Celia del Palacio rescata al personaje de Miguel Cruz-Aedo en novela histórica

Foto: Internet
Cultura lunes, 21 febrero, 2022 12:00 PM

El personaje tapatío Miguel Cruz-Aedo, que vivió entre Guadalajara y Durango a mediados del Siglo XIX, es rescatado del olvido por la narradora Celia del Palacio en la novela histórica “No me alcanzará la vida”, publicada originalmente en 2008, pero debido a su gran recepción por parte de los lectores, ha sido reeditada este año por el sello Martínez Roca de Grupo Editorial Planeta.

Se trata de la primera novela histórica de Celia del Palacio, donde también cuenta la historia del personaje ficticio, Sofía, veinteañera, viuda y adinerada que, tras el fallecimiento de su esposo en Durango, se traslada a vivir a Guadalajara a mediados del Siglo XIX, donde conoce a Miguel Cruz-Aedo, joven escritor y militar que lucha por los ideales liberales.

Aunque en la época de la Guerra de Reforma o Guerra de Tres Años (1857-1861) figuran desde sus respectivas trincheras personajes conocidos a nivel nacional como Benito Juárez, Guillermo Prieto, Ignacio Manuel Altamirano, Francisco Zarco, por citar algunos, Celia del Palacio expresó a ZETA que prefiere contar la historia desde los personajes regionales, como Miguel Cruz-Aedo y sus jóvenes amigos José María Vigilo e Ignacio Luis Vallarta (personaje que alcanzó un lugar en la historia de Jalisco, pues fue honrado con su nombre el actualmente conocido como Puerto Vallarta).

“Los personajes nacionales tienen este mismo modelo de los jóvenes liberales de Jalisco. Francisco Zarco es un prototipo de periodista liberal de su momento o Ignacio Manuel Altamirano, poeta que participó en política activamente; pero yo de lo que me ocupo es de hablar de los personajes que no se conocen, que también contribuyeron de una manera muy importante y que tienen este mismo perfil a nivel más de las regiones de México”, refirió a este Semanario la doctora en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En “No me alcanzará la vida”, Del Palacio propone un viaje por la historia y costumbres de mediados del Siglo XIX de Guadalajara y Durango, a través de un personaje poco conocido, pero igualmente apasionante:

“Miguel Cruz-Aedo me llamó mucho la atención porque es el prototipo de joven liberal al extremo que combinó la literatura con la defensa de sus ideales, que eran los ideales de la Reforma: instituciones liberales, un gobierno que no estuviera relacionado con la Iglesia, que se dejara fuera al Ejército, que el matrimonio y los cementerios fueran civiles, y todo lo que después vimos condensado en las Leyes de Reforma. A diferencia de otros personajes que lo acompañaron en esos tres años de la Guerra de Reforma, Miguel Cruz-Aedo no tuvo la notoriedad nacional porque murió muy joven (1826-1859), pero sus colegas, como José María Vigilo o Ignacio Vallarta, que eran sus amigos, ellos sí son muchísimo más conocidos porque tuvieron una larguísima carrera”.

Para concluir, Celia del Palacio expresó: “Conocemos siempre los hechos de lo que ocurre en la Capital del país y cómo fue la Guerra de Reforma en las altas esferas, pero yo quiero rescatar siempre a esos otros personajes que perdieron la vida, que también tuvieron una enorme importancia y que ni se mencionan”.

Comentarios

Tipo de Cambio