Van 49 periodistas asesinados durante Gobierno de AMLO; impunidad del 94%

Protestas de periodistas en Acapulco por el asesinato de un reportero. Foto: Cuartoscuro
Destacados martes, 2 noviembre, 2021 5:30 PM

En lo que va de la presente Administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador -desde diciembre del 2018 hasta el pasado 30 de octubre-, han sido asesinados un total de 49 comunicadores, además de 94 activistas, lo que daba un total de 141 personas y la mayoría de estos crímenes están impunes.

El último asesinado fue Alfredo Cardoso Echeverría, director del medio digital Dos Costas, quien el pasado viernes 29 de octubre fue sacado con violencia del interior de su domicilio particular, por un grupo de hombres armados, quienes posteriormente lo abandonaron cerca del citado lugar, con nueve disparos de arma de fuego.

A pesar de las múltiples lesiones, el director del portal digital Dos Costas logró ser trasladado al hospital general “El Quemado”, que se localiza en la periferia de Acapulco, donde el pasado domingo 30 de octubre falleció, justo en el momento en que se realizaba una protesta de alrededor de 50 periodistas, quienes exigían justicia por dicho crimen.

Antes, alrededor de las 20:20 horas del pasado jueves 28 de octubre, el periodista Fredy López Arévalo fue asesinado, luego de que un hombre le disparó con un arma de fuego al momento que ingresaba a su domicilio particular, ubicado en la colonia Las Rosas, en el municipio de San Cristóbal, en Chiapas.

Según datos de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en lo que va de la presente Administración encabezada por el presidente Obrador, desde diciembre del 2018 hasta el pasado 5 de octubre, habían sido asesinados un total de 47 comunicadores, además de 94 activistas, lo que daba un total de 141 personas. No obstante, con el asesinato de Cardoso Echeverría, la cifra ascendió a 49 periodistas.

“La impunidad es el principal aliciente para que la violencia se perpetúe. Cuando el 98 por ciento de las agresiones contra la prensa no son sancionadas, el mensaje que se manda a los perpetradores es que pueden seguir haciéndolo”, dijo Leopoldo Maldonado Gutiérrez, director regional de Artículo 19 en México y Centroamérica, en el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

Por su parte, ayer lunes 1 de noviembre, la Embajada de Estados Unidos en México, pidió al Gobierno encabezado por López Obrador, investigar de forma integral, el asesinato de los periodistas Alfredo Cardoso Echeverría y Fredy López Arévalo, además de que solicitó que dichos casos no queden impunes.

Mientras que, también en en el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) afirmó que de cada 10 periodistas comunicadores en todo el mundo, solo en un caso se hace justicia, lo que significa una impunidad del 87 por ciento.

Con base en datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO,) el organismo constitucional autónomo mexicano reportó que entre 2006 y 2020, fueron asesinados mil 200 periodistas en todo el mundo.

Sin embargo, afirmó, que a pesar de que entre 2016 y 2020 los casos disminuyeron un 20 por ciento en comparación al periodo comprendido entre 2011 y 2015, el dato que preocupa a la CNDH es que de cada 10 periodistas comunicadores, solo en un caso se hace justicia.

La CNDH indicó que el organismo especializado de las Naciones Unidas, señala tres factores como los principales obstáculos para tener acceso a la justicia en los casos de crímenes contra periodistas: falta de recursos humanos y financieros, corrupción y falta de transparencia, y por último, la falta de conocimiento de las personas servidoras públicas que investigan estos delitos, provocado que los asesinatos de periodistas sean investigados como delitos comunes que nada tienen que ver con su profesión.

En el caso de México, la CNDH aseguró que se trata de un verdadero problema de Estado, ya que, según sus datos, la mayor parte de los asesinatos contra periodistas son cometidos precisamente por el ejercicio de su profesión, e involucran al crimen organizado y a autoridades locales.

“Pero también tenemos los desplazamientos que la propia violencia o las amenazas generan, que no solo limitan el ejercicio periodístico, sino que afectan la estabilidad de sus familias”, enfatizó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos mexicana.

Apenas el pasado jueves 28 de octubre, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), dio a conocer los resultados del ‘Índice de Impunidad Global’ anual -reporte que cubren el período del 1 de septiembre de 2011 al 31 de agosto último-, en el que México se mantiene en el sexto lugar por segundo año consecutivo, sólo detrás de Somalia, Siria, Irak, Sudán del Sur y Afganistán.

Asimismo, el pasado 22 de octubre, Alejandro Encinas Rodríguez, titular de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), alertó que la “enorme impunidad” en los homicidios cometidos contra activistas y periodistas es de casi el 100 por ciento.

El funcionario federal detalló que el porcentaje de la impunidad en el caso de los asesinatos de activistas es de 99 por ciento, mientras que en el caso de los homicidios de periodistas es del 94 por ciento. Apenas el pasado 5 de octubre, la misma SEGOB había indicado que en el caso de los crímenes contra comunicadores, la impunidad era del 89 por ciento, por lo que esta habría aumentado un 5 por ciento en tan sólo 17 días, según las propias cifras oficiales.

El pasado 5 de octubre, la SEGOB confirmó que en lo que va de la presente Administración encabezada por el presidente López Obrador, desde diciembre del 2018 hasta esa fecha, habían sido asesinados un total de 47 comunicadores, además de 94 activistas, lo que daba un total de 141 personas y la mayoría de dichos crímenes están impunes.

Enrique Irazoque Palazuelos, titular de la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, sostuvo que del total de asesinados, sólo seis estaban en el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Durante todo el Gobierno de Enrique Peña Nieto, hubo entre 47 y 59 comunicadores muertos, según conteos que varían en las cifras de diversos organismos gubernamentales u ONG’s.

Con Felipe Calderón, hubo entre 48 y 52 asesinatos a periodistas, la que era entonces la mayor cifra de los últimos 20 años, según Artículo 19. En tanto, en la administración de Vicente Fox se registró el asesinado de entre 22 y 25 periodistas.

El 1 de diciembre del 2018, el día que tomó posesión López Obrador como presidente de la República, fue asesinado Jesús Alejandro Márquez Jiménez, periodista que laboró en el diario Crítica durante 8 años. En ese momento el comunicador era el director general del periódico Orión Informativo.

Márquez Jiménez fue encontrado con un disparo en la cabeza, en un cañaveral de la localidad de Pantanal, municipio de Xalisco, cerca del aeropuerto de Tepic, Nayarit. El comunicador salió un día antes, de forma inesperada, de una reunión con sus familiares, a la cual ya no regresó.

No habían pasado ni siete días del crimen de Márquez Jiménez, cuando se reportó el homicidio de Diego García Corona, de 35 años de edad, reportero del semanario Morelos, cuando iba a bordo de su vehículo en Ecatepec, en la entidad morelense.

El 5 de febrero del 2019, el presidente López Obrador, prometió que se garantizaría la libertad de expresión y el ejercicio periodístico durante su administración. Destacó que, de ser necesario, los periodistas contarían con guardaespaldas.

“No hay escoltas, no hay guardaespaldas para políticos, para altos funcionarios públicos, pero sí para quienes padecen de acoso y de amenazas. Los que pueden tener en riesgo su vida tienen todo nuestro apoyo”, aseguró el mandatario nacional, durante su conferencia de prensa matutina.

Comentarios

Tipo de Cambio