El ocio en la Cuarta

Fotos: Tomadas de Internet/Julieta Ramirez
Cachanillaz lunes, 22 noviembre, 2021 12:00 PM

En la última semana, representantes populares emanados de Morena, han demostrado el poco interés con que enfrentan los retos y problemas del país, limitando sus discursos a banalidades y aplausos fáciles; o bien, evidenciando un total desinterés sobre las verdaderas encrucijadas que enfrenta una sociedad.

Es el caso particular de dos mujeres. Dos perfiles de Morena que ocupan cargos relevantes, pero que parecen no entender la responsabilidad que llevan en sus hombros. Se trata de la alcaldesa de Mexicali, Norma Bustamante Martínez, y la diputada federal -quien actúa como intocable debido a su proyecto político- Julieta Ramírez.

Las morenistas hicieron gala de su frivolidad y de su desinterés social en momentos importantes para la vida política de Baja California. La primera fue exhibida por medio de redes sociales mientras se entretenía y concentraba en la realización de un dibujo (demostrando su falta de capacidad en la materia) en su libreta de apuntes de hojas amarillas.

Norma Bustamante

La mañana del sábado 14 de noviembre se llevó a cabo una sesión de Cabildo en Mexicali, donde regidores ubicados en la línea opositora -o sea, los que no son de Morena, o el opositor agradecido Óscar Vega Marín- debatían de forma álgida la postura sobre un posible aumento al pago de Impuesto Predial y la preservación del ilegal impuesto de alumbrado público. Fue evidente, por su silencio y su inversión de tiempo en otra actividad de recreación, que Bustamante Martínez decidió no defender su proyecto ni debatir.

De hecho, ni si quiera tuvo el interés de escuchar a los opositores durante esa sesión, limitándose a dibujar el rostro de una mujer en la libreta de apuntes que llevaba, afición que fue captada por las cámaras de los medios de comunicación.

Un día antes, la diputada federal Julieta Ramírez hizo lo propio, cuando a través de sus redes sociales compartió una imagen alusiva al Día Internacional del Libro, apareciendo con su vestimenta autóctona, su típica flor en el cabello y un libro de Shakespeare en su mano derecha.

La imagen implicaría un acto inocente, de no ser porque el momento de lectura se dio en medio de una sesión de la Cámara de Diputados, en la cual se debatía la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del Gobierno de México.

La imagen de la legisladora fue presumida con el siguiente texto: “Empecé a leer más poesía en la medida en que algunas responsabilidades me absorbían más y más tiempo. Siempre un par de libros me acompañan y en las sesiones largas, entre poema y poema, le decimos sus verdades a la derecha”.

Curiosamente, ninguna de las propuestas de Ramírez ha tenido algo que ver con una línea de izquierda, pues se ha enfocado en atender a perritos de la calle y a apoyar al sector de cerveceros artesanales de Mexicali, el cual dista mucho de ser un sector de izquierda o vinculado a las causas sociales de proyectos convergentes.

Ambos personajes, alcaldesa y diputada, evidenciaron en simples postales la frivolidad narrativa de algunos quienes representan a Morena en Baja California.

¿Qué diferencia hay entre las conductas exhibidas por Norma Bustamante y Julieta Ramírez, que se distraen en banalidades, comparado con la ex diputada federal Carmen Salinas, quien dormía durante las sesiones? ¿O con el diputado federal Apolinar Casillas, del PAN, exhibido observando pornografía durante el Pleno? ¿E incluso los innumerables casos de legisladores captados por el ojo periodístico mientras juegan Candy Crush, Scrabble o Pictionary en línea, en pleno ejercicio de sus funciones?

Desde luego que quienes están en la función pública, tienen derecho a disfrutar descansos o una escapada para recuperar sus fuerzas y concentración, pero resulta increíble que exhiban y presuman estas conductas durante momentos importantes, a meses de haber tomado posesión de sus respectivos cargos.

Aquellos diputados que han sido captados “distraídos” -por no decir algo peor-, se han visto obligados a ofrecer disculpas a la ciudadanía, pero en Morena no es necesario, pues ni alcaldesa ni diputada se han disculpado por dedicarse al ocio, en lugar de atender sus respectivas sesiones.

Comentarios

Tipo de Cambio