Legislación del aborto no avanza en BC; oposición cosecha votos para el no

Fotos: Eduardo Andrade.- Diputadas del PAN Amintha Briceño Cinco y Alejandrina Corral Quintero
Edición Impresa lunes, 25 octubre, 2021 12:00 PM

Con todo y que en el Congreso del Estado obra

una iniciativa presentada el 20 de septiembre

para legalizar la interrupción voluntaria del

embarazo, aún no está definido cuándo se

votaría. La fracción de Acción Nacional sugirió

que Morena no cuenta con los votos suficientes

para sacar adelante la propuesta; sin embargo,

legisladoras panistas tampoco aseguraron que

en consecuencia la oposición cuente con

sufragios adicionales para frustrar el proyecto.

Presidente de la Mesa Directiva afirma que

“seguramente” el tema se enlistará en el actual

período de sesiones

Ni en la oposición ni en Morena hay certeza de la cantidad de votos que cada frente pueda reunir para pronunciarse sobre la propuesta de legalización del aborto en Baja California, iniciativa que fue presentada por parte de la fracción del partido oficial el 20 de septiembre.

Integrantes de grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) afirmaron que entre las fuerzas opositoras predomina una tendencia a rechazar la tentativa. Sin embargo, con los ocho votos que tales fracciones pudieran concentrar, no lograrían frustrar la mayoría que se requiere para su aprobación: 17 sufragios.

En cambio, Morena y partidos aliados cuentan justo con el número de diputados para lograr esa mayoría, con el pormenor de que no todos los legisladores emanados del partido en el poder estarían plenamente dispuestos a impulsar el proyecto legislativo.

Las diputadas del PAN, Amintha Guadalupe Briceño Cinco y Santa Alejandrina Corral Quintero, afirmaron tener información de que en Morena al menos un par de legisladores han mostrado renuencia a acompañar el sentido de la propuesta formulada por la diputada Liliana Michel Sánchez Allende.

En tanto el diputado de Morena, Juan Manuel Molina García, quien preside la Mesa Directiva en la XXIV Legislatura, reconoció que posiblemente algunos correligionarios suyos estén analizando qué postura adoptar al respecto.

Mientras tanto, la iniciativa apenas se encuentra en la Consultoría Legislativa (dentro del Congreso del Estado), según reveló Molina García, quien expuso que de ahí tiene que pasar a la Comisión de Gobernación, en el ánimo de elaborar el dictamen correspondiente, “para después analizar la Junta de Coordinación Política cuándo se sube al pleno”, complementó.

En entrevista con ZETA, el diputado reelecto sostuvo que no se puede establecer con precisión en qué fecha se discutiría la propuesta. Mencionó que “seguramente” el debate parlamentario tenga lugar en el actual periodo de sesiones.

La iniciativa de reforma “para efectos de legalizar y regular la interrupción del embarazo” apunta a modificar la Constitución Política, el Código Penal y la Ley de Víctimas de Baja California, así como adicionar artículos a la Ley de Salud Pública, igualmente en el plano local.

Diputado Juan Manuel Molina

Se caracteriza por favorecer que las mujeres embarazadas no se vean impedidas de abortar dentro de las primeras 12 semanas de gestación y que, para quienes recurriesen a semejante práctica después de ese periodo, la pena respectiva se redujera de cinco años a entre tres y seis meses de prisión, penalidad que también podría consistir en trabajo comunitario de 50 a 100 días.

En cuanto a la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, el ajuste recaería en el Artículo 7, de modo tal que se eliminaría la parte referente a tutelar “el derecho a la vida, desde el momento en que un individuo es concebido (y) entra bajo la protección de la Ley y se le reputa como nacido para todos los efectos legales correspondientes, hasta su muerte natural o no inducida”.

Molina García observó que “se ha comentado y la han referido como una iniciativa del aborto, a favor del aborto”, y que no debe definirse en tales términos. “Es una iniciativa que respeta el derecho de las mujeres a decidir, a tomar una decisión informada, a conocer sus opciones y eventualmente no ser perseguidas por el Estado. No estamos mandando absolutamente a ninguna mujer a abortar y ni se lo estamos poniendo como opción, porque la opción ya la tienen; las opciones son desgraciadamente los abortos clandestinos”, manifestó.

De prosperar la propuesta, las mujeres que decidan interrumpir el embarazo “van a tener la opción de acudir a una institución pública, en las mejores condiciones que les garanticen la seguridad de no tener una complicación que ponga en riesgo su vida”.

Recordó que “el aborto en Baja California tiene tres causales ya de despenalización”, de manera que, con la pretendida reforma, se introduciría “una cuarta causal que bajo determinadas circunstancias pudiera considerarse como no punible”.

Sobre las causales establecidas, mencionó: “Aborto por violación, esa ya existe, el aborto culposo, que es cuando ocurre un accidente, un descuido; y el tema de peligro, de riesgo de la vida de la madre, cuando válidamente se puede interrumpir. Por ejemplo, el caso de una mujer que sufriera males cardíacos y el parto la colocara en riesgo de perder la vida, puede tomar la opción de interrumpir el embarazo, privilegiando la vida de la madre”.

 

LAS OBJECIONES DE ACCIÓN NACIONAL

Las diputadas panistas Amintha Guadalupe Briceño y Santa Alejandrina Corral, refirieron a este Semanario que el planteamiento de Morena no se acompaña de alternativas para las mujeres que enfrenten un embarazo no deseado, más allá de la opción de interrumpirlo.

A propósito, Molina García consideró que “definitivamente no es así”, en razón de que existe “una Ley que inclusive permite que mujeres que tengan un hijo y lo entregan en una institución, no son perseguidas por abandono”; esa disposición “les permite entregar a sus hijos a una institución pública una vez nacidos, hasta determinado momento”, abundó.

Las integrantes de la fracción del partido blanquiazul, a la que también pertenece Diego Echevarría Ibarra, señalaron que Morena no está ponderando la figura de la paternidad responsable, que en tal caso pondría en desventaja a una mujer embarazada, dados los recursos y demás medidas que debiera procurar en beneficio de la vida del ser concebido.

“Eso ya está regulado en la Ley y también sí, claro, también sucede, la mujer tiene que también saber que no, que aunque alguien no le responda, hay métodos legales para hacer que responda, hay exámenes de ADN que pueden acreditar la paternidad, del hijo, y que deben tener el valor para demandar la pensión alimenticia y les cubran los gastos de parto y una serie de situaciones derivadas de paternidad responsable”, argumentó Molina García.

Las diputadas entrevistadas indicaron que los médicos que no comulguen con la idea de practicar abortos quedarían laboralmente desprotegidos ante la posibilidad de que se les rescindiera su contrato de trabajo, por no prestarse a ejercer esa práctica.

“No puedes ir más allá del derecho que tienes de prestar los servicios de salud que marca la Ley, y si parte de estos servicios es precisamente la interrupción legal del embarazo, hay que acatarlo”, asentó el presidente de la Mesa Directiva.

Y ejemplificó:

“Lo pongo en un contexto muy sencillo: un defensor público no tiene el derecho a elegir qué caso lleva, le pasan el que le toca, homicidio, violación, el que sea, robo en casa habitación, y tiene la obligación de brindarle el mejor servicio que sus conocimientos le den, pero no puede decidir qué casos lleva”.

De forma tal que el profesionista que “preste un servicio público de salud en una institución pagada por el Estado, tiene que prestar los servicios que la Ley marca, y si la Ley llegara a establecer esto, tiene la obligación de hacerlo más allá de la omisión y conciencia”, expuso el entrevistado, para después sugerir: “Si (el médico) no está de acuerdo con esto, entonces debería buscar trabajo en otro lado”.

Como parte de una serie de actividades destinadas a difundir la postura del PAN en lo referente a la iniciativa presentada por Liliana Sánchez Allende, los legisladores del partido de oposición se hicieron acompañar de la abogada Diana Gamboa, quien insinuó que el hecho de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación haya despenalizado recientemente el aborto no obliga a los congresos locales “a legislar en un sentido determinado”, de modo tal que las legislaciones vayan de acuerdo con esa resolución.

“La Corte no tiene legitimación democrática como los congresos locales”, argumentó la profesional del Derecho. “Un acto legislativo se legitima porque estamos en una sede democrática que tiene por fuente el voto de los ciudadanos”, mientras que las cortes no están integradas como producto de una elección democrática, aunque “se legitiman con una argumentación sólida en sus sentencias”, aseveró.

“Yo la escuché que dijo que los congresos no legislaban para  once ministros, así es, exactamente, tal vez no legislemos bajo las instrucciones de once ministros, pero el trabajo legislativo debe ajustar la legislación a la realidad social y al entorno nacional, y el entorno nacional es que tenemos un alto tribunal que dictó una resolución. Entonces, por qué le tenemos que sacar la vuelta, simplemente por cuestiones que van con ideologías”, contrapuso el legislador de Morena.

En lo particular, él ha participado “al menos hasta ahorita en tres foros de abogados, precisamente”, dos se celebraron en Tijuana y otro en Mexicali. “El tema lo he planteado para escuchar las opiniones que se viertan en relación a este asunto y seguimos escuchando abiertos, pero también vamos a revisar bien la resolución de la Corte, los alcances jurídicos de la misma en relación a esta iniciativa”, profirió.

Abogada Diana Gamboa

 

TENDENCIAS

Ocho de los diputados que integran el Congreso de Baja California emanaron de los partidos opositores, con el pormenor de que Rosa Margarita García Zamarripa renunció a la fracción de Encuentro Solidario, a poco más de un mes de haber arrancado la XXIV Legislatura.

De cualquier manera, las diputadas del PAN afirmaron que la tendencia a rechazar la legalización del aborto se vislumbra pareja entre los legisladores ajenos a Morena y partidos aliados.

“Ocupan 17 votos y somos 25, entonces, estamos en búsqueda de llegar al noveno”, estableció Amintha Guadalpue Briceño Cinco.

Agregó que los diputados del PAN pretenden “trabajar fuertemente” en un afán de unirse “con diferentes fuerzas políticas para que el tema de la despenalización del aborto no pase”.

Su correligionaria, Santa Alejandrina Corral Quintero, indicó que al interior de Morena hay legisladores que no se han posicionado en torno a la propuesta. “No te podemos decir ni quiénes son, porque no nos lo han dicho, o sea, las personas que andan en los movimientos, que han hablado con todos y les han hecho una marcación personal, a todos ellos aseguran que andan como dos de Morena que pretenden no votarlo”, expresó.

Ambas legisladoras, al igual que Diego Echevarría Ibarra, se pronunciaron (el lunes 18 de octubre) por “una legislación que por un lado proteja la vida y los derechos del no nacido y, por otro lado, genere opciones y alternativas a la madre” en caso de enfrentar “un embarazo no deseado”.

Juan Manuel Molina admitió que “puede haber algunos (diputados de Morena) que todavía estén meditando su voto” en torno a la propuesta para legalizar el aborto, “pero es parte del proyecto del derecho de las mujeres a decidir, es parte de la declaratoria de alerta de género. Esperamos que las diputadas y diputados de la fracción parlamentaria, como los aliados en principio, apoyen esto para arribar a esos votos y no se dejen llevar por otras situaciones que nada tienen que ver con la Ley”, estableció el presidente de la Mesa Directiva.

“El plan nacional de acción de Morena contempla este tipo de situaciones específicamente, donde se privilegia el tema del derecho de las mujeres a decidir”, expresó, a la par de recalcar que los diputados pertenecientes al partido oficial firmaron la plataforma política, los principios y se comprometieron a respetar los estatutos de ese instituto político, “pero principalmente aquí se trata de acatar la Ley, y la Corte interpretó la Constitución y las legislaciones de diversos estados, y arribó a una conclusión”, justificó.

De los legisladores aliados expuso: “Los diputados del PT y el diputado del (Partido) Verde llegaron al Congreso por los votos de Morena, eso está en números y es fácilmente realizable, ellos llegaron con los votos de Morena y firmaron apoyar la plataforma política de Morena”, de ahí que, a su modo de ver, es de esperarse que favorezcan el proyecto legislativo.

“Esta no es una legislación a favor ni para promover el aborto, es una legislación a favor del derecho de las mujeres a decidir respecto a si desean ser o no madres, porque la Corte lo dijo, no puede imponerse la maternidad a una mujer, de ninguna manera”, remató Molina García.

Comentarios

Tipo de Cambio