Baja California y sus gobiernos

Jaime Bonilla Valdez
Opinionez lunes, 11 octubre, 2021 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno. – A quienes nacimos en Baja California o residen aquí desde hace mucho tiempo, nos duele -y harto- ver las condiciones desastrosas en las que han dejado esta entidad diversas administraciones estatales y municipales que han desfilado por el poder; destaca entre todas ellas la actual, por lo corto de su gestión, el rosario de pifias, errores y abusos acumulados. Mala entre las malas; pero las demás -diría mi sabia, nonagenaria y olvidadiza abuela- “no hacen malos quesos”.

Desde que Baja California se convirtió en entidad federativa, entre constitucionales, interinos y sustitutos, el estado ha tenido 15 gobernadores y una gran cantidad de presidentes municipales. De todos los gobernadores solamente el actual es nacido en la entidad, pero tiene la ciudadanía norteamericana (a la que afirma haber renunciado); sin embargo, va y viene a USA como “John por su house” en esto tiempos pandémicos y de acceso restringido.

Los demás, desde Braulio Maldonado hasta el nefasto Francisco Arturo “Kiko” Vega han llegado de otros estados a gobernar aquí: del territorio de Baja California Sur, Yucatán, Jalisco, Chihuahua, Chiapas, Veracruz, Sonora, Sinaloa, Ciudad de México en nuestro país; tuvimos también dos de Calexico y uno de San Diego, California, en los Estados Unidos. De ahí han provenido quienes nos han gobernado.

Unos más y otros menos, pero los nativos de estos lares y sus residentes de largo tiempo, recuerdan los abusos de “los chemitas” de Braulio Maldonado; las obras realizadas por Raúl Sánchez Díaz; el desarrollo de la Zona del Rio Tijuana impulsada por Milton Castellanos (y las “manzanitas” que decía el inolvidable Héctor “Gato” Félix que se apropió); por supuesto que nos acordamos también de la frivolidad, el despilfarro, y el nepotismo de “Bob” de Lamadrid y sus amigos.

Asimismo vimos como el recientemente fallecido Xicoténcatl Leyva Mortera protagonizó  el “quinquenio infame” cuando, dado el desastre y los excesos que traía, lo retiraron de la gubernatura para enviarlo a “otra encargo”; atestiguamos también el paso de la “ola azul” con sus aciertos y errores, iniciando en 1989 con Ernesto Ruffo Appel, misma que terminó embarrada hasta los codos de corrupción con Francisco Arturo “Kiko” Vega de Lamadrid, el que hasta la fecha goza de “cabal impunidad”. Así hasta el actual mini gobernador Bonilla Valdez…

Doz.- Todos (salvo el actual) tienen en común haber gobernado Baja California sin ser nativos de aquí, llegaron al poder por sus nexos con los gobiernos federales en turno; otros detalles que los “hermana” es haber terminado su periodo con una mejor situación económica en comparación a como llegaron. Los hay sin duda que hicieron esto con tal desvergüenza, que fácilmente podríamos calificarlos como ladrones.

Gobernadores de Baja California sin duda los ha habido violentos, frívolos, coquetos, garañones, soberbios, prepotentes, aprovechados, corruptos, altaneros, ambiciosos, aliados de los delincuentes e ignorantes y otros epítetos más… cuando habían prometido ser honestos, formales y cumplidores.

Trez.- Por eso duele, lastima y encabrona a los buenos ciudadanos, el hecho de que los gobernantes antepongan sus intereses personales o de su partido y dejen de lado los de sus gobernados que -para bien o para muy mal- los han elegido.

Cuando en dos años se cuentan más de 12 mil muertos en forma violenta en los municipios de Baja California, cuando la violencia e inseguridad han aumentado como nunca antes en tan corto tiempo, cuando la administración estatal -y por ende las municipales- son un verdadero desastre financiero; en suma (y para no hacer larga la lista), cuando no se ha sabido gobernar bien, no se puede andar midiendo fuerzas y haciendo uso y abuso de sus facultades para imponer a otros su voluntad o cumplir caprichos personales.

Ya lo hemos comentado antes: Baja California y sus residentes ya merecemos algo mejor, de lo contrario, la lista de gobernadores y autoridades municipales que no pueden con el cargo que buscaron, seguirá creciendo y con ella la desgracia -y la mohína- de quienes aquí habitamos.

P.D.- Hoy tampoco hay… ¿Y qué?

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio