Mulegé en crisis administrativa

Foto: Antonio de Jesús Cervantes G.
Edición Impresa martes, 3 agosto, 2021 12:00 PM

Con más de once días sin agua, trabajadores sin sueldos, población sin servicios públicos de calidad y con deudas millonarias, es como está cerrando la actual administración municipal a cargo de Felipe Prado, quien asegura que la crisis se debe a que el SAT congeló las cuentas del Ayuntamiento

Las y los habitantes del municipio de Mulegé atraviesan por una crisis en el último tramo de la administración del alcalde Felipe Prado Bautista. Acusan que una mala gestión de recursos públicos los llevó a estar casi dos semanas sin agua potable y sin haber cobrado su sueldo como trabajadores del Ayuntamiento.

La población del municipio del Norte de Baja California Sur vivió una verdadera desgracia, así lo describen las y los lugareños luego de las últimas dos semanas.

De repente surgieron diversas manifestaciones en redes sociales que daban indicios de que las cosas no marchaban del todo bien para Mulegé. Las personas exhibieron tener más de diez días sin agua potable, debido a que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cortó la energía eléctrica de los pozos de las principales ciudades del municipio.

En testimonios, cuentan que la situación escaló a niveles preocupantes. En Santa Rosalía, la gente optó por contratar servicios de pipas privadas para tener agua en casa; sin embargo, no fue tan sencillo como suena.

Explican que fue tan alta la demanda, que los piperos no pudieron abastecer a todas las personas que pedían el servicio. En el mejor de los escenarios, los afortunados pagaron 400 pesos por mil litros de agua.

En otros casos, los ciudadanos simplemente no tuvieron recursos para acceder a la prestación privada, ya que el Ayuntamiento de Mulegé debía el pago de la primera quincena del mes de julio.

“Primero llegan a los hoteles a abastecerse, si tenemos suerte, puede que vengan a la casa de uno. La gente está desesperada. Ya hay casos donde se han colgado a las pipas para que se detengan en sus casas a llenarles el tinaco”, narraron habitantes de Santa Rosalía.

Los residentes aseguran que en Nivel 5 -Naranja-, con los contagios de COVID-19 al alza y sin agua, simplemente no se puede sobrevivir a esas circunstancias.

La comunidad de Heroica Mulegé no se quedó de brazos cruzados ante la crisis hídrica, se organizaron y ellos mismos acudieron a las instalaciones para reconectar la electricidad en los pozos del poblado.

“Sabemos que es ilegal, pero la gente no aguanta esto. Hemos hecho guardias para que no llegue la CFE con la Guardia Nacional para desconectar los pozos. Tenemos agua porque nosotros mismos reconectamos la electricidad. Nuestro pueblo es el que menos tiene deuda de usuarios morosos, nada que ver con Santa Rosalía, Guerrero Negro y otras comunidades donde deben millones de pesos. No es justo que paguemos las consecuencias”, compartieron en su momento habitantes de Heroica Mulegé.

Los gritos de auxilio tardaron más de diez días en ser escuchados por el gobernador Carlos Mendoza Davis. Después de casi dos semanas de resistir estas circunstancias, el mandatario publicó un mensaje en sus cuentas oficiales de redes sociales para informar que gestionó con la CFE y el Ayuntamiento de Mulegé nuevos acuerdos que permitieron la reconexión de la electricidad en los pozos.

 

ES CULPA DE LOS MOROSOS: OOMSAPA

A través de un comunicado de prensa, el Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (OOMSAPA) detalló que Heroica Mulegé, Santa Rosalía, Vizcaíno y Guerrero Negro, fueron los poblados más afectados por el corte de energía.

Ante los cuestionamientos de usuarios y medios de comunicación que solicitaban una explicación del desabasto, la instancia responsabilizó a las personas que no pagan el recibo del servicio.

Pormenorizan que, por la nula respuesta de usuarios morosos en el municipio, deriva de un adeudo de 18 millones 337 mil 714 pesos con la CFE.

“Pese a que hemos exhortado en reiteradas ocasiones a toda la ciudadanía a través de comunicados oficiales, dirigidos principalmente a los morosos, hasta el día de hoy han hecho caso omiso a pesar de que se les ha informado con tiempo sobre los latentes cortes de energía”, respondió OOMSAPA.

Según la institución, por medio de gestiones de apoyo con el Ayuntamiento de Mulegé, se logró establecer un convenio de pago para abonar 2 millones de pesos cada quince días a la paraestatal, sin embargo, no se cumplió con el acuerdo.

“Lamentablemente hoy es imposible que nos pueda apoyar una vez más el H. Ayuntamiento, debido a que el SAT mantiene congeladas las cuentas, siendo nuestra única alternativa presionar a los morosos para que cubran sus adeudos. No justificamos el hecho de que es nuestra responsabilidad brindar el servicio, pero lamentablemente necesitamos del recurso económico para poder pagarle a la CFE, para que nos reactive el servicio”, reiteró sobre la problemática.

 

SINDICALIZADOS MANTIENEN PLANTÓN

No sólo se trató de las fallas en servicios públicos. Las y los trabajadores sindicalizados de Mulegé mantienen una protesta permanente por atrasos en pago de salarios y prestaciones.

Instalaron un plantón frente al Palacio Municipal en Santa Rosalía, el cual, aseguran, no moverán hasta que el alcalde liquide los adeudos.

El líder de la Sección Sindical de Mulegé, Tirso Baltazar Geraldo, denunció que autoridades adeudaban a las y los 700 sindicalizados la primera quincena de julio, la prima vacacional y el aumento salarial del 6% que debió aplicarse desde el 1 de enero.

Recordó que los policías en Gurrero Negro entraron en breve paro laboral, ya que a los agentes les deben el sueldo de casi dos meses.

“Ya mero se nos junta la otra quincena, aquí tenemos seis meses parados exigiendo lo que nos corresponde. Nuestras familias no viven de promesas ni de palabras, lo que queremos es el dinero que nos corresponde”, sentenció.

Las y los ciudadanos del municipio señalan que la situación de quienes trabajan para el Ayuntamiento, afecta directamente a la calidad de los servicios públicos. Subrayan que los retrasos en la recolección de basura cada vez son más largos. En Santa Rosalía, el camión recolector tarda hasta tres semanas en pasar por las colonias.

Ciudadanos denuncian que la situación que viven las y los sindicalizados agrava la crisis en servicio público, con retrasos más largos en la recolección de basura que tarda hasta un mes en pasar por las colonias.

Antes del cierre de esta edición, los sindicalizados confirmaron que recibieron el pago de la primera quincena de julio, sin embargo, no les liquidaron prima vacacional, aumento de salario y otros conceptos. En el caso del aumento salarial establecido por Ley, citaron que lleva casi siete meses en retroactivo. Hoy temen que la crisis no se solucione antes de que Felipe Prado termine la administración, ya que los adeudos se heredarán al gobierno de la alcaldesa electa, Edith Aguilar Villavicencio.

SAT CONGELÓ CUENTAS DE MULEGÉ

Mientras transcurrían las protestas, el alcalde Felipe Prado Bautista, dio declaraciones en las instalaciones del Palacio de Gobierno. Informó que la crisis del municipio se debe a que las cuentas del ayuntamiento fueron congeladas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“Hoy, que teníamos compromiso de entregarle a Comisión Federal de Electricidad 3 millones de pesos, aunque hubiéramos querido, no podíamos, porque tenemos bloqueadas las cuentas por el Servicio de Administración Tributaria. De qué forma tenemos que explicar, cómo nos pueden entender, no es un asunto de nosotros”, dijo frente a los trabajadores.

Las cuentas fueron congeladas debido a que el Ayuntamiento de Mulegé no respondió solicitudes de información sobre copias de contaduría correspondiente a 2016, cuando Cecilia López era alcaldesa.

Prado Bautista confirmó que las cuentas siguen bloqueadas, por lo que pidió entendimiento por parte de sus representados.

“Que el camión recolector de la basura no pasa por su casa, ¿cómo lo explicamos? Pues no pasa porque necesita combustible y, para ponerle combustible, necesitamos los recursos del Ayuntamiento y los recursos están bloqueados. ¿De qué forma lo podemos entender, de qué forma podemos ser empáticos con lo que estamos pasando?”, remarcó.

En su opinión, hoy por hoy, el Sistema de Agua Potable es incosteable para la administración que encabeza. Asegura que ha invertido más de 110 millones de pesos entre el adeudo que recibió y el que se genera quincena tras quincena.

“Celebro la valentía de aquellos que tras una computadora o un teléfono y con un dedo son los más valientes del municipio, pero esos valientes no son capaces de mover ese dedo por su colonia, ni por su pueblo, ni siquiera por la banqueta enfrente de su casa”, señaló el presidente municipal mulegino.

 

MI SOLIDARIDAD CON LAS FAMILIAS AFECTADAS: ALCALDESA ELECTA

Edith Aguilar Villavicencio, alcaldesa electa de Mulegé, manifestó estar al tanto de las problemáticas por las que atraviesa el pueblo que le tocará gobernar próximamente.

“Mi solidaridad con todas las familias que están siendo afectadas por la falta de agua y la falta de un sueldo para el sustento de su hogar. El alcalde en funciones es quien debe responder, atender y resolver. A partir del 24 de septiembre seré yo quien deba dar los resultados y soluciones”, advirtió.

Aguilar dice estar atenta a la búsqueda de soluciones y acercamiento que pueda abonar a una pronta recuperación de la comunidad, y una de las acciones a implementar para rehabilitar a OOMSAPA cuando sea presidente municipal, será la disminución de altos sueldos de funcionarios de primer nivel y revisión de las altas de personal realizadas en los últimos meses.

Promete la sistematización del cobro del agua para evitar el uso de tarjetas llenadas a mano, gestionar la sustitución de los viejos equipos de bombeo por equipos más eficientes y con menos consumo de energía eléctrica.

Para concluir, hizo hincapié en la necesidad de proyectos con energías limpias y una correcta y transparente administración de los recursos que ingresan y egresan a OOMSAPA.

Comentarios

Tipo de Cambio