¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

Foto: Germán Orozco Mora/Cubanos y jesuitas reciben en La Sagrada Familia al Papa Francisco 2014
Opinionez lunes, 26 julio, 2021 12:00 PM

“Puerto Rico…ala que cayó al mar, y no pudo volar… Yo te invito a mi tierra, para que aprendas el verbo amar…”

-Pablo Milanés, cantautor cubano.

 

Que Cuba se abra al mundo, y que el mundo se abra a Cuba. Son palabras del Papa Juan Pablo II. No todos los países latinoamericanos han tenido la dicha, como Cuba, de recibir la visita del Papa Wojtyla, Benedicto XVI y de Francisco. El Pontífice argentino no ha visitado su patria en 8 años, como tal.

El cristianismo católico cubano no es como el cristianismo ortodoxo soviético. Don Fidel Castro, formado por los jesuitas, no cometió la locura de los soviéticos estalinistas (bolcheviques antizaristas) de desparecer los admirables templos de cúpula bronceada típicos de aquellas regiones de Alaska, Polonia, Ucrania y Polonia.

Los Castro no venían de las masas pobres o de los llamados cimarrones, esclavos negros libres de la dominación española. En la Habana puede contemplarse, custodiado por vigilantes ocultos, el famoso Granma, el yate propiedad de los Castro con el que irrumpieron en Bahía de Cochinos para derrocar a Batista (un títere del imperialismo norteamericano).

Cuba, que indigna e injustamente era -antes de la monarquía castrista- una especie de prostíbulo norteamericano, como Acapulco, Guerrero, gracias a don Miguel Alemán Valdez, ex presidente de México… La Isla fue “transformada “gracias a la Revolución desde la Sierra Maestra, en un “edén” del comunismo.

Si usted nomás ha ido al Cayo Ensenacho o a Baradero, o a visitar la casa de Ernest Hemingway, y no ha recorrido el país, le falta darse cuenta de lo amoroso que son los cubanos: trabajadores, luchones, y que viven en la pobreza, pero felices.

Como Juan Tanamera, guajira, Juan Tanamera. Los guajiros son los cubanos provincianos, eso creo. De un extremo a otro, La Habana; y hacia el norte, Guantánamo, la tierra inspiradora de Guantanamera (no Juan Tanamera). La Guantanamera sería pues, una mujer de Guantánamo, la prisión norteamericana en tierra Cubana.

¿Será que Fidel Castro planeó y ejecutó, con el llamado grupo Alfa, el crimen de John F. Kennedy, por abandonar éste a los anticastristas a su suerte en Bahía de Cochinos? ¿Hitler murió en el pueblo de Misiones, Argentina?

En Cuba hay muchas limitaciones, pero son más las cosas admirables. Un profesor con 20 dólares, y un médico especializado con 30 de salario al mes, quién sabe cómo le hacen para vivir. En un buen Paladar (restaurant) el comensal tendrá que pagar en dólares, unos 20 a 25 por persona. En CUC, son cientos de pesos cubanos; comiendo los tendrá que pagar, es una comida deliciosa, no popular. ¿Qué cubano humilde gastará su salario mensual en una sentada?, nadie. Quizás coman carne clandestinamente, porque el ganado lo controla el estado.

Una es la Cuba de la Revolución, y otra la de cada siglo admirable en la Isla Colonial llamada La Española. La Cuba de los boleros, la cuba del padre Félix Varela, la de Martí, la del santo Obispo  de la Habana San Antonio María Claret, en el siglo XVIII-XIX; la Cuba donde fue ordenado el primer obispo santo mexicano, San Rafael Guizar y Valencia quien tuvo que ser ordenado en la católica Cuba, para luego ser enviado a Jalapa, Veracruz, al no poder ser consagrado en México por la Persecución de los “Revolucionarios” mexicanos (1917-1935).

Muchos juicios sobre la República de Cuba no son gratuitos, pero sí fanáticos; son juicios fuera de contexto, del imperialismo norteamericano contra el imperialismo soviético. Otros son juicios atinados como el del ex presidente de Checoslovaquia Vaclav Havel, entrevistado hace unos años en el número de la revista Letras Libres con la portada de El Viejo y el Mal, (En referencia a la obra de Hemingway, El Viejo y el Mar).

El Viejo y el Mal, hace referencia a don Fidel Castro. En entrevista el gran Vaclav Havel, Nobel de la Paz y dramaturgo checo encarcelado unos años por la ultraizquierda pro soviética de los 1980’s; acertadamente denunciaba la indignante situación en la que aún hoy viven cientos o miles de cubanos, perseguidos políticos, en el temible Combinao: una cárcel con calor y humedad, con un metro y 30 centímetros de alto, en donde viven hacinados los pobres presos.

Podría decirse lo mismo o peor en México: ni siquiera los dejan vivir en el Combinado, más bien los asesinan y entierran en fosas clandestinas. Mejor vivir en el Combinao, aunque con calor y humedá, chico.

Qué no tiene México de Cuba, o Norteamérica o el mundo. La alegría y entusiasmo de los cubanos, el bolero, el servicio, el hablar. Dicen que no hay cosa más conmovedora que ver charlar entre ellos a cubanos y sinaloenses; es un diálogo “violentísimo”, mas no pasa de ser un diálogo.

Si Cuba no fuera un país libre, ¿usted creé que los Papas la hubieran visitado? En 1997 Juan Pablo II, en 2012 Benedicto XVI, y en 2014 Francisco. Frente a la enorme Plaza de la Revolución; frente a frente dos monumentales imágenes de 30 x 30 metros, coincidían Ernesto el “Che “Guevara, y el Jesús de la Misericordia Divina, frente a frente. Cosas de la visita Papal.

La portada cotidiana del único periódico cubano, el Granma, con su perfil: Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba. Bienvenido Misionero de la Misericordia: Papa Francisco. Todos los días de la semana, la primera plana e interiores dedicada a la visita papal. Ningún Papa ha visitado Rusia, porque el patriarca de Moscú (Ortodoxo), nunca quiso acordarlo con los patriarcas de Turquía y el de Kiev. Él se lo pierde. Si el Papa no ha ido a Rusia no es porque no hay católicos, es por mezquindad de algunos.

Nomás saliendo del aeropuerto de La Habana… y los monumentales de Hugo Chávez, o Nicolás Maduro; los monumentos al Che, a Fidel; pero hay que recorrer Cuba de punta a punta para conocer a su gente, su calidez, su amabilidad; muchos que viven felices se quedan en sus productivas tierras; otros quieren vivir a “tono “con la modernidad, pues se convierten en balseros o de algún modo abandonan la Patria Grande, para vivir en la nostalgia del recuerdo.

Es conmovedor saberlo. El corresponsal de Guerra, el Nobel de Literatura Ernest Hemingway, que vivió siempre en Cuba, le regaló su medalla o presea de Nobel a la santísima Virgen de la Caridad del Cobre, fue hasta Santiago a dejarle ese tesoro… Humilde Hemingway.

Hay imperialismos mediáticos que abaten a los cubanos; unos los exaltan y otros los denigran. Si no se les va ayudar, mejor será, que ellos que son capaces, se autodeterminen, que les vaya bien. Y que tres patines nos siga alegrando, y Milanés inspirando, y la Virgen de la Caridad protegiendo…

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio