Los Uriarte atacan policías

Edición Impresa lunes, 12 julio, 2021 12:00 PM

Los Pinos, zona de Tijuana donde se han perpetrado tres ataques armados contra agentes, es controlada por José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”, cabecilla del Cártel de Sinaloa. Matones reaccionan ante captura de jefe de sicarios Alberto Murillo “El Pula”, y en Tecate asesinan al tercer policía en seis días. Las armas se han usado desde enero de 2020 en otros siete homicidios

Criminales dedicados a la venta de droga al menudeo y al homicidio, al servicio de José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”, son los principales sospechosos de los ataques a policías perpetrados los días 4 y 5 de julio en la colonia 3 de Octubre de Tijuana, en los que tres agentes resultaron lesionados por arma de fuego.

La operatividad criminal de la célula de traficantes identificada como “Los Uriarte”, ha sido encabezada en la parte criminal por Luis Mendoza desde hace once años, a partir de febrero de 2010, cuando su primo Raydel López Uriarte “El Muletas” fue detenido.

Aunque en la zona de Los Pinos -donde se cometieron los ataques- también tienen actividad criminal David López Jiménez “El Lobo” por parte del Cártel Arellano Félix-“Los Chapitos”; y Rodolfo López Arellano “El Cabo 30”, del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Conforme a las versiones al interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Municipal (SSPCM) de Tijuana, el control criminal lo tienen Los Uriarte. De hecho, contemplan como responsables de los más recientes ataques a integrantes de una célula en particular, la que hasta hace nueve días era liderada por José Alberto Murillo Altamirano “El Pula” con operatividad y control criminal en las delegaciones Los Pinos y El Florido.

“El Pula” estaba identificado como “objetivo prioritario” por la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad, y apenas el 30 de junio, fue capturado por la Policía Municipal de Tijuana. En un trabajo de coordinación con la Fiscalía General del Estado (FGE), ejecutaron una orden de aprehensión por homicidio en contra de Murillo Altamirano “y sus cómplices se están vengando”.

Este joven criminal está en sus veintes, pero ha estado involucrado en crímenes desde la adolescencia, delitos contra la salud, robos con violencia y homicidios. Por las muertes solo entró y salió del sistema de menores en cortos períodos de tiempo.

En junio fue detenido porque algunos testigos informaron a las autoridades que privó de la libertad a un chofer de un camión de pasajeros de Settepi, lo torturó, asesinó y descuartizó porque, de acuerdo con su versión el trabajador del volante delinquía para el CJNG.

Fue el 19 de marzo cuando los matones abandonaron la unidad de transporte de personal asignada a la víctima, en el estacionamiento de terracería de la delegación de Policía “Margarito Saldaña”, en cuyo interior, el día 20, fue localizado el cadáver del conductor, el torso y piernas cercenadas en una tina de metal, y a un costado y una maleta con la cabeza y los brazos.

Esa madrugada, el agente municipal Abel Medina Sánchez fue asesinado a balazos como resultado de un enfrentamiento, mientras atendía un incidente después de protagonizar una persecución con un vehículo tipo vagoneta color negro en la colonia Terrazas del Valle, también controlada por “El Güero Chompas”.

 

UN TERCER ATENTADO EN LA MISMA ZONA 

Después de la muerte de Medina en marzo, el siguiente atentado en contra elementos de la Policía Municipal de Tijuana se cometió el 13 de junio, en contra del jefe de Distrito, Francisco Guadalupe Corona García, y su escolta Lucero Margarita Flores Rivera. De acuerdo con el Informe Policial Homologado (IPH), sucedió mientras patrullaban la colonia Villa del Álamo, también en Los Pinos.

Hombres armados los alcanzaron por la parte de atrás mientras circulaban, y la mujer policía, quien conducía la patrulla, fue herida en espalda y el glúteo. Del jefe dijeron que tuvo heridas, sin mayores detalles.

Al día siguiente, el 14 de junio y conforme al Plan de Seguimiento e Identificación de los Generadores de Violencia del Distrito de Los Pinos, elementos de la SSPCM Tijuana detuvieron a tres hombres con armas y drogas, presuntamente involucrados en el ataque contra Flores y Corona:

– Gustavo Adolfo Azarcoya Cebreros. Detenido por robo, robo de cable y preso por portación de arma en 2016; lo presentaron con 45 envoltorios de marihuana.

– Salvador Monserrat Ayala Ruiz. Sin antecedentes y presentado con un arma calibre .9 milímetros. Ambos fueron liberados en la FGE sin cargos.

– Daniel Becerra Ceballos. Detenido por primera vez en 2005 por delitos contra la salud, y hasta 2016 sumó otras ocho capturas por el mismo delito, una por robo en 2014 y fue asegurado para investigación -se ignoran los delitos- en 2015 y 2016. En esta ocasión, lo presentaron con 30 dosis de marihuana y fue el único procesado en esa captura, pero ya está libre.

Al no haber flagrancia y no reunir elementos suficientes, a ninguno de los tres se le procesó por el ataque contra los uniformados.

 

DOS ATAQUES CONTRA POLICÍAS EN 16 HORAS

La primera balacera en contra de uniformados, se reportó a los números de emergencia a las 21:24 horas del domingo 4 de julio, de la segunda se informó a las 13:00 horas del lunes 5. En ambos casos, la dirección donde ocurrió el crimen fue la calle Punta Arenas de la colonia 3 de Octubre, en Tijuana.

El llamado fue “Apoyo general a compañeros lesionados por proyectil de arma de fuego”, lo cual indica que la mayoría de las unidades en servicio en las delegaciones cercanas, deben responder y presentarse en el lugar.

El 4 de julio, los policías heridos fueron Rubén Mondragón Aguilar, quien recibió un balazo en la cabeza. Al agente José Gabriel Gómez Hinojosa le dispararon en las piernas y el oficial Fuentes resultó ileso.

Según el IPH, cuando los uniformados patrullaban en la unidad P-136 sobre la calle Punta Arenas, a la altura de la calle Cañón de las Margaritas de la colonia 3 de Octubre, les dispararon por lo menos en 20 ocasiones con un rifle calibre .223 desde un lote baldío. Aceleraron para salir de la línea de fuego, se detuvieron en la calle Las Palomas, hasta donde llegó la unidad P-0832 y trasladó a los heridos a la Cruz Roja.

Las armas usadas en este atentado no registraron antecedentes en otros delitos previos. Tampoco en la balacera suscitada al día siguiente.

El 5 de julio, el llamado fue a la altura de Abarrotes Martínez. La unidad con número 1441 fue baleada con tres agentes a bordo, sin embargo, solo se reportó como lesionado a Jonás Reyes González, con herida penetrante en el lado derecho de la barbilla y en pie izquierdo.

Después de pedir apoyo, los oficiales Arellano y López -compañeros de Reyes- intentaron trasladarlo al hospital, pero por el daño causado por los impactos, la patrulla se detuvo a la altura del Bulevar Díaz Ordaz y Avenida Manuel Contreras, Fraccionamiento Villas Jardines. Allí fueron interceptados por paramédicos de la Cruz Roja, quienes se hicieron cargo.

De los agresores, los testigos solo mencionaron que huyeron a través de los cañones en la zona. En la escena los peritos recuperaron once casquillos de dos rifles .223, uno de estos utilizado en otros cinco homicidios:

– 6 de junio, 2020. Hombre asesinado en la colonia Durán, Delegación Sánchez Taboada.

– 4 de enero, 2021. Homicidio de masculino en la colonia Sánchez Taboada, Delegación Sánchez Taboada.

– 5 de marzo. Sujeto asesinado a balazos en la colonia Campos, Delegación Los Pinos.

– 27 de marzo. Hombre lesionado por bala en la colonia Durán, Delegación Sánchez Taboada.

– 2 de abril. Víctima masculina asesinada con arma de fuego en la colonia Durango del Norte, Delegación Sánchez Taboada.

En cuanto a los cabecillas de célula a la que los policías responsabilizan de los ataques, además de compartir y pelear el poder con su primo y hermano -Luis Alberto López Uriarte “El Pájaro” y Francisco Javier Mendoza Uriarte “El Chapito”-, de acuerdo con reportes de las corporaciones estatales, José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas” tiene como subalternos principales a José Loreto Capoema Rivera “El Versi” y Rogelio Sebastián Osuna Leyva. Y en la calle, para controlar a los cabezas de célula, a Aarón Salvador Jiménez Félix y Mario Ponce Arciniega.

Respecto a la función del fundador del grupo, Raydel López Uriarte -liberado en 2018-, las áreas de Inteligencia no han podido definir su actual participación.

 

TECATE: ARMAS QUE MATAN POLICÍAS, USADAS EN OTROS HOMICIDIOS

Las armas percutidas para matar a tres policías de Tecate en un lapso de seis días, no fueron las mismas, pero dos de las empuñadas en los dos últimos ataques se dispararon en otros siete homicidios en el mismo municipio, incluido uno triple.

Además, los asesinatos del 29 de junio y el 2 de julio se llevaron a cabo desde un mismo auto Ford Focus color rojo, con vidrios polarizados.

En la carpeta del asesinato del agente Jesús Manuel Aragón Estrada, acribillado el domingo 27 de junio en la colonia Downey en Tecate, investigado desde el 6 de julio de 2020 por sus nexos con Ismael Gómez Sierra, administrador del CJNG y su hermano Juan Carlos Aragón Estrada, presunto escolta de Dany Isaac Ortiz Covarrubias “El Moreno” -cabecilla de homicidas de Jalisco en Tecate-, hay pocos avances.

Las tres armas largas y una corta empleadas para matarlo, no se habían usado antes en Baja California, le dispararon por lo menos en 36 ocasiones, los dos pick-ups abandonados en la escena tenían reporte de robo en Tijuana y aún no trabajan en el auto de los homicidas localizado incinerado por la Guardia Nacional. El teléfono celular de la víctima fue robado de la escena. Su familia informó que no había sido amenazado, no tenía problemas y tampoco tenía conexiones criminales.

Respecto al homicidio del policía Miguel Ángel Sandoval Zavala, el 29 de junio, peritos recogieron nueve casquillos calibre .223 que no registraron coincidencia balística en otros delitos, sin embargo, los cinco casquillos calibre .40 evidenciaron que la pistola ha matado a siete víctimas más en el Pueblo Mágico a partir de enero de 2020. De hecho, el arma se había usado apenas el 7 de junio del año en curso.

– 2 de enero, 2020. El cadáver de Otoniel Díaz, así como de los hermanos Cristian Omar y Luis Ángel Mercado Rivera, fueron localizados en un punto despoblado de la colonia Nueva Hindú. Habían sido privados de la libertad afuera de la Comandancia de Policía el 22 de diciembre de 2019, tras ser liberados, por consumir bebidas alcohólicas en vía pública. La familia consideró que los uniformados los entregaron a sus verdugos.

– 27 de abril. Homicidas a bordo de una camioneta Ford F150 color blanco, chocaron contra el Jeep Cherokee de una víctima masculina en Calle Culiacán de la colonia Emiliano Zapata. Uno de los matones bajó y disparó al hombre que quedó dentro del auto, sobre la banqueta.

17 de marzo, 2021. Según testigos, el cuerpo de una víctima masculina, fue lanzado desde un auto en movimiento, a un lado de Calzada del Carmen en el Rancho La Paloma, rumbo al Cuchuma. Al llegar, los socorristas lo declararon muerto en el lugar.

-13 de mayo. Un varón fue baleado por la noche, mientras estaba en el interior de un Dodge Caliber blanco, placas 5YSY623 del Estado de California, en el entronque de las calles Cuarta y Guillermo Prieto de la colonia Benito Juárez.

– 7 de junio. A un costado de la carretera a Tijuana, adelante del Rancho La Puerta, las autoridades encontraron el cadáver de un hombre acribillado.

En cuanto al oficial Francisco Delgado Espinoza, acribillado la noche del 2 de julio -declarado muerto un día después en el Hospital General- sobre la calle Peña Blanca, frente a la funeraria del poblado La Rumorosa, a donde había asistido a las honras fúnebres de Sandoval, la alerta fue por “disparos de arma de fuego y un oficial activo fuera de servicio lesionado”. El policía municipal “falleció por herida de proyectil de arma de fuego en tórax, abdomen y miembro pélvico derecho, las lesiones del abdomen fueron de gravedad -después de ser operador- presentó paro cardiorrespiratorio”.

Además del Ford Focus rojo usado para matar a Miguel Ángel Sandoval, en el caso de Delgado, testigos mencionaron una camioneta de color blanco. En la escena del crimen, los peritos recolectaron 12 casquillos de pistola calibre 9 milímetros, tres casquillos de arma larga y otro sin percutir. En este caso, el arma larga resultó negativa a coincidencias balísticas, pero la pistola se usó previamente en dos ataques mortales:

– 22 de enero, 2020. Un hombre fue ejecutado de un tiro en la cabeza en un camino vecinal de Los Manantiales, Delegación Luis Echeverría en El Hongo. Su cuerpo quedó tendido bocabajo, con los brazos extendidos.

– 12 de abril, 2021. Por la noche asesinaron a Carlos Esparza, de 50 años, en la vía pública, entre calles Villarreal y Avenida México de la colonia Colinas del Cuchuma. Paramédicos lo encontraron sin signos vitales, bocabajo, con tres impactos de bala.

El Coronel Diplomado del Estado Mayor, Ramón Márquez Hernández, director de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal de XXIII Ayuntamiento de Tecate, reiteró que los agentes asesinados no tienen antecedentes en común y, a pesar que Delgado fue muerto en el funeral de Sandoval y los homicidas usaron el mismo auto, los agentes no fueron compañeros, no compartieron patrulla ni tampoco servicio, ya que Delgado patrullaba la zona rural y Sandoval la urbana.

También informó que ni las familias ni los otros policías han reportado que los victimados hayan sido amenazados previo a sus asesinatos.

En Baja California, el reporte respecto a estas muertes fue que las indagatorias continúan en torno a la situación laboral y personal de las tres víctimas. En cuanto a nexos criminales, las áreas de Inteligencia insisten que a la fecha solo tienen elementos en contra de Aragón, pero presentan los tres homicidios como parte de la pugna entre los cárteles CJNG y el de Sinaloa.

Comentarios

Tipo de Cambio