Departamento

Fotos: Cortesía
Columnaz lunes, 26 julio, 2021 12:00 PM

Eva María Viridiana Soria Amador, directora general del recién creado Servicio de Administración Tributaria de Baja California (SAT BC), fue denunciada penalmente por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ante la Fiscalía General de la República por estar presuntamente coludida en una red de corrupción aduanal, cuando fungía como administradora de la Aduana de Tijuana. Entonces, fue cesada del cargo y posteriormente rescatada por el gobernador Jaime Bonilla para llevar las riendas de la nueva dependencia. De acuerdo con la denuncia interpuesta por la UIF, Soria Amador compró en una sola exhibición, un departamento de lujo por 5.7 millones de pesos en Avenida Ejército Nacional número 225 en Ciudad de México, el cual pagó con un cheque de caja. Lo irregular para la UIF, es que ni juntando todos sus salarios durante su gestión en la función pública, María Viridiana podría ahorrar tanto dinero en efectivo y disponer de este de un momento a otro. A través de su hermano Juan Francisco, la funcionaria estatal trianguló el recurso para pagar el departamento. Primero depositó a su consanguíneo 5.7 millones de pesos, luego este los retiró y después se pagó el inmueble. Viridiana fue pareja de Arnoldo Martínez Rentería, cesado por la ex titular del SAT, Margarita Ríos-Farjat, por negociar un contrato de manera irregular. Pero la funcionaria estatal acusada de corrupción aduanal, pertenece al grupo del ex subsecretario de gobernación (e incondicional de Jaime Bonilla), Ricardo Peralta Saucedo, al igual que el administrador de la Aduana de Mexicali, Raymundo Humberto Jiménez Lázaro y el de Tecate, David Pérez Tejada Padilla. Todos cesados de su respectivo cargo por investigación de la UIF.

Comentarios

Tipo de Cambio