Once narcolaboratorios en BC

Fotos: Omar Martínez/Cuartoscuro.co
Edición Impresa lunes, 28 junio, 2021 12:22 PM

Durante el último año, de mayo de 2020 a mayo de 2021, autoridades han asegurado tal cantidad de fábricas de droga. Ensenada, a la cabeza en la producción de drogas sintéticas en la entidad. Los principales narcolaboratorios producen metanfetamina. Terceros resienten consecuencias de los decomisos, como el propietario de 16 vehículos asegurados en un bodegón. Del Cártel de Sinaloa, la mayoría de predios intervenidos. Durante este lapso no fue asegurada ninguna factoría de fentanilo, que sigue llegando vía terrestre por la ruta del Pacífico

Con la finalidad de ya no realizar el trasiego de algunas drogas por la ruta del Pacífico hacia la frontera, el Cártel de Sinaloa dispuso la instalación de narcolaboratorios en los diversos municipios de Baja California, principalmente para la fabricación de metanfetamina. Con lo anterior se ahorran gastos de transporte y evitan el riesgo de revisiones y decomisos policiales.

Al menos así se desprende de once laboratorios de narcóticos asegurados durante el último año, entre los meses de mayo de 2020 y 2021, en los que diversas autoridades estatales y federales han atribuido la propiedad de dichas factorías, en su mayoría, al Cártel de Sinaloa que encabeza Ismael “El Mayo” Zambada, y que en otra de sus facciones dirigen Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, conocidos como “Los Chapitos”.

Después de Sinaloa, Durango, Michoacán y Jalisco, Baja California figura entre los principales territorios en los que se fabrican drogas para el consumo del mercado negro y para su exportación a Estados Unidos.

Ensenada es el sitio donde se localizaron seis de las manufactureras de narcotráfico, en Mexicali tres y en Tecate dos. En ninguno de los laboratorios asegurados se pudo constatar la fabricación de fentanilo, la poderosa droga que llega desde el Occidente del país y también se elabora en Sinaloa para llegar hasta Tijuana. En cambio, las autoridades revelaron en seis de los hallazgos la fabricación de metanfetamina, en otros seis no se pudo establecer el tipo de droga a diseñar -posiblemente también metanfetamina por el tipo de precursores químicos asegurados- y en uno de aceite de cannabis o hachís, también conocido como wax.

Apenas el 21 de junio, el secretario de la Defensa Nacional, General Luis Crescencio Sandoval González, dio a conocer que, en el periodo del 1 de enero al 20 de junio, el Ejército Mexicano ha asegurado 17 narcolaboratorios a lo largo del país, e incautó casi 29 toneladas de metanfetamina y una tonelada 33 kilogramos de fentanilo, lo que da una idea de la fabricación de las diversas sustancias ilícitas.

Casas, bodegas y sitios al aire libre cubiertos con maleza y láminas de cartón, son los escenarios descubiertos en el caso de BC, donde además de contenedores y tinas grandes, tanques de gas y quemadores, se han hallado cantidades industriales de precursores químicos para la elaboración de drogas sintéticas, como sosa cáustica, ácido fenil acético, cloruro de bencilo, sulfato de zinc, acetona, cianuro de sodio y ácido nítrico, entre otros.

 

LOS MÁS RELEVANTES

De los laboratorios asegurados en la entidad, dos destacaron por sus dimensiones, implementos localizados y la capacidad de producción de drogas. Uno de estos, la enorme bodega localizada sobre la Carretera Libre Rosarito-Ensenada el 1 de junio de 2020. En su momento se dijo que allí se podrían haber fabricado hasta 702 kilogramos de metanfetaminas. El otro, el del desierto de Mexicali, en el Ejido Heriberto Jara, a once kilómetros de la Línea Internacional, en cinco campamentos con techos de cartón, entre dos cerros, el 5 de septiembre.

En el caso del laboratorio en el bodegón, la Guardia Nacional, la Marina, la Guardia Estatal de Seguridad (GESI) y la Fiscalía General del Estado ya tenían semanas vigilando hasta que se obtuvo orden de cateo. La cantidad de químicos asegurados fue impresionante, como también la diversidad de unidades automotores que allí se encontraban. Un cateo previo, el 25 de mayo en Tecate, condujo a las autoridades hasta ese lugar, presuntamente regenteado por el Cártel de Sinaloa.

Dicho aseguramiento en el Kilómetro 73+800 de la carretera Rosarito- Ensenada, trajo consigo molestias a terceros, pues 16 vehículos -presuntamente ajenos a los hechos ilícitos- quedaron en poder, de forma precautoria, del Ministerio Público de la Federación.

Las unidades fueron reclamadas desde el primer momento por su propietario, Rigoberto “N”, al que le ha sido denegado el incidente no especificado de devolución de vehículos.

El afectado asegura que desde el 6 de enero de 2020 rentó un espacio de 500 metros cuadrados del inmueble para el almacenamiento de maquinaria para la construcción y automotores, mismos que se encuentran asegurados dentro de la carpeta de investigación iniciada por el Agente del Ministerio Público de la Federación, Gregorio Lechuga García, titular de la Agencia Tercera Investigadora de Ensenada, a quien se solicitó la devolución de los vehículos el 19 de agosto del año próximo pasado, y el día 24 del mismo mes determinó no procedente lo peticionado.

Rigoberto “N” acreditó la propiedad de los automotores y adjuntó copia del contrato de arrendamiento, pasado ante la fe del Notario Público 79 de la ciudad de Hermosillo, Sonora, pero recibió la negativa del fiscal. Posteriormente promovió una demanda de garantías que le amparó para efectos de que el Juez de Control analizara las pruebas y resolviera sobre la solicitud de devolución, pero el juzgador también falló en contrario en audiencia celebrada el 15 de enero de 2021. Por lo anterior, el afectado presentó otra demanda de amparo.

Por lo que ve al narcolaboratorio del desierto de Mexicali, lo increíble fue el sitio del montaje, de difícil acceso, con las inclemencias del clima, con techos de cartón del mismo color de la arena y donde había por lo menos tres toneladas de precursores químicos. También se localizaron poco más de 3 mil litros de diversos líquidos. El sitio se le atribuye al Cártel de Sinaloa, sin rivalidad que le haga sombra en la región.

Expertos estiman que por cada laboratorio que encuentran las autoridades, existen por lo menos otros diez. En el tema del fentanilo, el producto está llegando elaborado hasta la frontera del Noreste, aunque se llegó a localizar alguna factoría hace dos o tres años. Sin embargo, la fusión de los opiáceos con el producto farmacéutico universal, necesarios para el fentanilo, se está realizando en Michoacán, Jalisco y Sinaloa. Es en esta última entidad donde se han asegurado laboratorios de la poderosa droga.

A diferencia de la cocaína, metanfetamina o el trasiego de marihuana, el fentanilo no es enviado por cientos de kilos o toneladas, sino en pequeñas cantidades de peso, ya que se trata generalmente de comprimidos de fácil transporte ocultos entre ropa, objetos o compartimientos sin que hagan mucho bulto. Para su distribución, utiliza las rutas de transporte terrestre. La mayor parte del fentanilo llega a Tijuana a través de camiones de carga o autobuses de pasajeros.

 

Comentarios

Tipo de Cambio