La heroica Tijuana

Foto: Internet
Opinionez lunes, 28 junio, 2021 12:15 PM

En Baja California vivimos una época muy especial. Sin desear transmitir pesimismo, es importante relacionar el presente con el pasado para que resulten buenas acciones que inviten a la esperanza.

Recién pasó la época de elecciones para nombrar a quienes habrán de gobernar los cinco ayuntamientos y al estado. Quedan en los medios de comunicación, impresos y grabados, todo lo manifestado por el amplio grupo de aspirantes. Hubo de todo: mentiras, presumidas, ofrecimientos, insultos…También quienes, como loros, repetían las tonterías y mediocridades de sus admirados, sus guías y a quienes adoptaron como sus mentores. Ojalá que ese aspecto lo olviden y busquen centrar mejor sus ideas. Siempre hay que aspirar a la superación y no imitar las mediocridades.

A nivel nacional las campañas fueron tristes, dolorosas y -por supuesto- la mayoría pobres. La esperanza es que varios partidos desaparezcan, y sus pocos seguidores escojan con más cuidado a dónde se van a arrimar. Una vez más lo diremos: el futuro congreso local no permite grandes esperanzas. No avanzaremos, pues estarán más dedicados a complacer a la señora gobernadora, sin analizar, estudiar y determinar qué es lo más importante para nuestro estado y para su gente. Ojalá que en las alcaldías, congreso y gubernatura, con su trabajo y compromiso de servicio, nos tapen la boca a quienes desconfiamos. Ojalá.

El pasado martes 22 de junio, pocos tijuanenses estuvieron en el Monumento a los Defensores de B. C. Sin embargo, los fieles seguidores de la Heroica Tijuana, como Ricardo Fitch García, fundador de Tijuana Cien Años de Esfuerzo, A. C., y algunas autoridades ahí llegaron. Narrar lo sucedido el 22 de junio de 1911, cuando los valientes tijuanenses, apoyados ya por el coronel Celso Vega y un grupo de voluntarios, libraron fiera batalla, haciendo huir hacia los Estados Unidos a los invasores filibusteros que se atrevieron durante 44 largos días a causar destrozos, humillar a los pocos residentes e izar en nuestra ciudad la bandera de los Estados Unidos.

Los filibusteros llegaron a nuestra patria entre los días 8 y 9 de mayo de ese 1911. Alrededor de 300 extranjeros sorprendieron a los pocos habitantes de Tijuana. El subprefecto de la ciudad, José María Larroque y su “ejercito” de 9 policías, apoyado por el subteniente Miguel Guerrero, con sus escasos 20 años y al mando de 25 soldados, libraron el 9 de mayo una sangrienta batalla en la que agotaron el escaso parque. Los obligó a tomar el camino a Ensenada, para ahí solicitar ayuda al coronel Celso Vega.

Se reagruparon y con la Compañía Fija de Vega, y el apoyo de voluntarios, llegaron a las orillas de Tijuana; ahí protagonizaron un valiente y definitivo combate que terminó con la huida de los filibusteros que se entregaron al ejército norteamericano. La historia narrada por los conocedores retrata el valor de un pequeño ejército que defendió a su patria y tuvo éxito. Ya que pase esta época de emergencia, seguramente regresará el homenaje anual a los defensores de Tijuana.

Nota 1. Aplausos al Presidente por tantas ideas. ¡Qué bárbaro!

Nota 2. Hay muchos que tienen infundado miedo a la vacuna contra el COVID.

Nota 3. ¿Llegaron los medicamentos oncológicos? Insabi no paga a las compañías farmacéuticas deuda del Seguro Popular.

 

Luz Elena Picos es directora de Red Social de Tijuana.

Correo electrónico: redsocialtijuana@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio