Inmortalizan en murales a víctimas de feminicidio en BCS

Fotos: Tomadas de la página Ellas nos faltan BCS
Ezenario BCS martes, 18 mayo, 2021 12:00 PM

Las primeras obras se dedicaron a Daniela Lino y Aolanis Sánchez, quienes fueron asesinadas en los municipios de Los Cabos y Mulegé

Artistas, activistas, ciudadanos y familiares de víctimas de feminicidio se han unido en una iniciativa para plasmar la esencia de las mujeres que han sido asesinadas en Baja California Sur. A través de murales dedicados a sus memorias, honran sus sueños y recalcan que aún no hay justicia.

Se trata de la iniciativa Ellas nos Faltan BCS, un proyecto que ha trascendido a nivel nacional y que hoy se replica en Baja California Sur.

Sus rostros, esencias, ideales e identidades quedarán grabados en obras artísticas en las paredes de las distintas comunidades del estado.

En memoria de Aolanis y Daniela

El primer mural lleva la imagen de Daniela Lino, quien fue asesinada el 16 de diciembre del 2020. La joven de 18 años de edad, salió de su casa y no regresó. Su cuerpo sin vida fue encontrado en un camino de terracería en San José del Cabo.

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), el cuerpo de Daniela fue hallado semicalcinado.

Las autoridades identificaron al presunto asesino de Daniela como Jesús Ernesto “N”, sin embargo, hasta el momento, el feminicida sigue libre.

Un segundo mural fue pintado en Guerrero Negro para recordar y continuar la lucha por justicia para Aolanis Sánchez, de 23 años de edad.

Las activistas recuerdan el asesinato de la joven estudiante de economía: a inicios del 2020, su cuerpo sin vida fue localizado en la carretera que está en las afueras de la comunidad de Guerrero Negro, municipio de Mulegé.

Su cadáver tenía dos impactos de bala en la cabeza, en sus brazos se encontraba su bebé de meses.

La menor de edad sobrevivió, sin embargo, no Aolanis, cuyos sueños de terminar una carrera en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) no se concretaron y su hija crecerá sin ella.

Las y los artistas mencionan que no solo se trata de capturar las esencias, sino de gritar a la sociedad que casos como el de Aolanis continúan impunes.

Daniela Reyes, activista y participante de la organización de Sin Ellas BCS, recalcó que no sólo se trata de los feminicidios ya registrados, sino de la violencia de género que ha ido en incremento en todo México por la pandemia.

Explica que en el contexto actual, las mujeres, al verse obligadas a permanecer en sus hogares están en mayor riesgo, ya que conviven 24 horas con sus agresores; también son un blanco más fácil de otros delitos como robos y asaltos.

“La iniciativa tanto nacional y local surge por esta condición de violencia que se marca dentro de la pandemia por la COVID-19, en el que ya habían señalado con anterioridad que las mujeres están en confinamiento y que están conviviendo de manera cercana con sus agresores”, menciona.

Insiste en que Baja California Sur no ha sido la excepción. De acuerdo con Daniela Reyes, la PGJE declaró y reconoció que entre 2019 y 2020 se registraron 10 feminicidios, aunque en realidad son más.

“Es una cifra súper alarmante, es uno de los índices más altos a nivel nacional, de acuerdo con la tasa y de acuerdo a la población”, dijo la activista.

“A pesar de que reconoció estos 10, nosotros sabemos que hay muchos otros que se escapan de esta clasificación de delitos, que cumplen con la caracterización de feminicidios, pero que no los toman en cuenta como tal; los meten como homicidios dolosos, incluso, en el peor de los casos, como suicidio y otros delitos”, agregó.

Enfatiza que, a pesar de ser casos que han marcado a la sociedad por el nivel de violencia con el que se cometieron, no se ha encontrado eco en las autoridades.

Para ejemplo, añade, está el hecho de que no hay avances en las carpetas de investigación y en muchos casos ni siquiera hay un imputado.

“…A pesar de ser temas y casos tan indignantes, como el de Daniela Lino, que fue calcinada en diciembre del 2020; Andrea Juárez, que fue asesinada por su propio hijo; el de Ana Luisa Gutiérrez, que fue asesinada de manera muy cruel, en lo que intentaron hacer parecer como un robo a domicilio”, subrayó.

Las activistas aseguran que en breve iniciarán trabajos para pintar los murales de otras mujeres asesinadas, como Ana Luisa Gutiérrez y Monserrath Ortiz, cuyos cuerpos sin vida fueron encontrados en sus domicilios en los municipios de La Paz y Los Cabos en enero y febrero de este año.

Los reportes policiacos demostraron que las víctimas presentaban señas de violencia brutal, se trataron de dos casos que conmocionaron a la región y que siguen sin esclarecerse.

Expresan que aunque el arte sirve para honrar sus vidas y recordarlas por encima de cualquier crimen de alto impacto, la organización de las colectivas busca erradicar la violencia de género.

Dar visibilidad a las identidades de las víctimas servirá para evitar que sus historias se conviertan en un número más, en medio del contexto de violencia que enfrentan las mujeres en la entidad y en el resto del país.

Comentarios

Tipo de Cambio