La importancia de la empatía gubernamental

Foto: Internet/Psicóloga Rosario Linares
Opinionez lunes, 22 febrero, 2021 12:00 PM

En opinión de Rosario Linares, psicóloga española, la vida pone a prueba nuestras capacidades, como en esta la pandemia generada por COVID-19: hecho notorio, la crisis mundial.

La crisis de salud ha permitido observar las fortalezas y también las áreas de oportunidad en el fortalecimiento del servicio público, por lo que es importante replantear el modelo adoptado para la selección de los perfiles de los servidores públicos.

Hecho notorio constituye la crisis empresarial, debido a las recomendaciones del sector salud de quedarnos en casa, la sana distancia, aunado al miedo al contagio, a perder la vida, a llevar la enfermedad a casa…

La actividad social, económica, laboral, educativa, de impartición de justicia, por mencionar algunas, no se puede paralizar; los encargados del servicio público, generadores de las políticas públicas a través de las cuales se busca vivir en paz, estamos obligados a brindar el servicio público, sobreponiéndonos a la crisis derivada de la pandemia. Saliendo fortalecidos, reestructurando nuestros recursos en función de las nuevas circunstancias y necesidades de la población, buscando crecer y fortalecer el área de despacho correspondiente, sirviendo con humildad, reconociendo nuestras potencialidades y limitaciones, a fin de que se esté en capacidad de trazar metas objetivas con base a los recursos con los que se cuente; necesario ser creativo (a).

Evidentemente, a raíz de la pandemia y las medidas sanitarias indispensables, que buscan proteger la vida, ya nada será igual, obligados a reinventarnos, todo con la finalidad de seguir brindando el servicio público que nos fue encomendado.

Sin temor a la insuficiencia, debemos confiar en nuestras capacidades; trabajar en equipo, ayudar y dejarnos ayudar; o bien, con humildad y éticamente responsables, el funcionario que no cumpla las expectativas, deberá asumir las dificultades como una nueva oportunidad para aprender o, en dado caso, dar paso a quienes sí reúnan el perfil adecuado para la nueva realidad en el campo laboral público y privado, a fin de ejecutar la labor de manera objetiva, con actitud positiva.

De esta forma, se crea una red de apoyo para el fortalecimiento en el desempeño del servicio, contralando sus emociones a fin de lidiar con la incertidumbre que genera la pandemia y el riesgo de contagio, al tener la necesidad de participar activamente en la operatividad de la vida económica y social del país; se tiene representantes con flexibilidad para adaptarse a los cambios que sean necesarios para lograr el objetivo trazado, con actitud positiva, abiertos a la posibilidad de buscar y aceptar ayuda en caso de necesitar apoyo social, a través del campo de la psicología.

Por ello la importancia de contar en el campo del sector gubernamental, con servidores públicos empáticos. Por ejemplo, para Victoria Gamboa, motivadora, facilitadora de aprendizajes, entrenadora emocional e historiadora, el amor y la empatía son los motores de un mejor mundo; no se dan el uno sin el otro. La empatía es la muestra suprema de amor por el prójimo, siendo imprescindible y vital tener capacidad de ponerse en el lugar de los demás, solo de esa manera, la vida es fácil, ahí reside el secreto de entender a todos.

En su opinión, empatía consiste en cuatro cualidades: la capacidad de tomar la perspectiva de otros, alejarse de juicios, reconocer la emoción de los demás y comunicarla.

Definiendo empatía como “sentirse con la gente”, cualidad susceptible de aprenderse, genera éxito y armonía. Constituye el secreto contra violencia; con esta cualidad tendremos una sociedad humanizada, respetuosa, igualitaria y sensibilizada. Según Jordi Ferrús Batiste, doctor en antropología social y docente en Universidad Miguel Hernández de Elche, España, la reacción irresponsable e insolidaridad ante la pandemia en sector privado y público se debe en gran medida a falta de capacidad para ponerse en el lugar de la otra persona, comprendiéndola.

Necesario que perfiles de servidores públicos sean vistos desde la antropología social y cultural. A través de la empatía entendemos al otro, aun ante la diferencia de pensamiento; coincidiendo con Gandhi, en que tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos del mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de los adversarios.

Momento de qué México demuestre esa capacidad histórica en unidad, saliendo adelante de esta tragedia, como en otras ocasiones, tales como los terremotos e inundaciones vividas, en donde la empatía ha sido la bandera nacional.

 

La abogada María de Lourdes Molina es catedrática en Derecho y jueza del Juzgado Décimo Civil de Tijuana.

Correo: molina.morales@msn.com

Comentarios

Tipo de Cambio