El caos del PRI

Foto: Archivo/Jorge Hank, ex alcalde de Tijuana
Cachanillaz lunes, 15 febrero, 2021 12:00 PM

Tengan cuidado si forman parte de la estructura del PRI de Baja California, pero no son del equipo del casinero Jorge Hank Rhon, porque seguro recibirán una amenaza por parte de su equipo de colaboradores.

Resulta que, aunque busca la gubernatura de Baja California por el PES, el grupo allegado al ex alcalde de Tijuana está desesperado por mantener el poder dentro del Partido Revolucionario Institucional, cuyo posicionamiento político se encuentra en la peor crisis de la historia.

Los pocos cargos de elección popular a los que podrán aspirar los priistas en Baja California son contados y los “galgos” quieren apoderarse de todos, por lo que están recurriendo a amenazas hacia militantes que externen abiertamente su descontento por la intromisión del ex reo de El Hongo en la vida política del tricolor, ahora que es arropado por el PES.

Aunque el grupo es reducido, los “anti hankistas” son respaldados por el PRI nacional, desde donde ya se han hecho algunos movimientos para debilitar el poder del mexiquense, como la remoción -perdón- renuncia de Ranier Falcón al frente de la CNOP, cuya sucesora mejor posicionada es Daniela García Salgado, ex regidora del PVEM en la administración de Gilberto Hirata Chico.

Ranier es una de las piezas más cercanas del hankismo, siendo sacrificado como un golpe sobre la mesa por parte de Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” para retomar el control del PRI, y todo parece indicar que se acercan los últimos días de Carlos Jiménez en la dirigencia estatal del partido tricolor en Baja California, pues conocido es que corre en el Hipódromo.

Veremos cómo queda la novela del PRI, que vive la crisis más severa desde su fundación en Baja California, pues en estos momentos su verdadera lucha no es por ganar la gubernatura o diputaciones, sino por mantener las prerrogativas, toda vez que, aunque el tricolor es un partido nacional y no puede perder el registro, quedarse sin financiamiento público sería demoledor.

Por cierto, el diputado David Ruvalcaba y la regidora Adriana López Quintero ya presentaron recursos ante el Tribunal de Justicia Electoral de Baja California, debido a que no les han permitido registrarse para competir por la reelección.

El primero, porque sabemos que no siente afinidad por los “galgos”, mientras que la segunda ya mantiene negociaciones, a través de su esposo, con el ex candidato perdedor del PRI en 2007.

Por el contrario, el ex delegado del PRI, Eduardo Bernal Martínez, está cabildeando una posición por la vía plurinominal dentro del PES, a través del ex presidente municipal de Tijuana.

 

JUSTA DIMENSIÓN

Hoy en día, la elección de Baja California se ubica en su justa dimensión en comparación con lo que ocurre a nivel nacional.

Antes de que causara ejecutoria la reforma electoral federal que en 2019 homologó los comicios para realizar elecciones solo cada tres años, el Estado representaba mucho, toda vez que era el primer gobierno que modificaba la titularidad del Poder Ejecutivo.

En esta ocasión, México tiene disputas electorales en todas las entidades, en quince de estas se contenderá por gubernaturas: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Campeche, Chihuahua, Zacatecas, San Luis Potosí, Nayarit, Querétaro, Colima, Michoacán y Guerrero. El resto son distritos locales o federales para diputaciones.

Partiendo de esta premisa, a los partidos políticos que en verdad aspiran a ganar, les preocupa perder posiciones en entidades federativas con mayor votación o distritos federales, pues el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pretende mantener la mayoría abrumadora en la Cámara y el resto busca un poder político suficiente en los estados con mayor capacidad de voto.

Para los partidos grandes, Baja California fue una moneda de cambio en todos los sentidos, ya sea para cumplir la cuota de género, o para obtener algún beneficio particular.

No cabe duda que el ejercicio electoral de este año será el más atípico y pintoresco de la historia.

 

Comentarios

Tipo de Cambio