Crisis turística: retrasan avistamiento de tiburón ballena

Edición Impresa martes, 8 diciembre, 2020 1:00 PM

Entre la tramitología, la ausencia de trabajadores oficiales debido a la pandemia por COVID-19 y la poca afluencia turística, uno de los principales atractivos naturales de La Paz, el avistamiento del tiburón ballena, lleva un mes de atraso. Las pérdidas económicas aún no son cuantificadas, pero en un año regular, la derrama económica es de 60 millones de pesos

Luego de uno de los años más complicados en la historia de los servicios de turismo náutico por la emergencia sanitaria provocada por la pandemia debido al nuevo coronavirus, los micro empresarios y tours operadores del municipio de La Paz esperaban el arranque de la temporada de avistamiento del tiburón ballena como un escape ante la crisis económica.

No obstante, según confirman trabajadores y especialistas de esta actividad, los tours de avistamiento de la llamada joya natural de la bahía de La Paz iniciaron con un mes de retraso.

Nezahualpilli Tovar, biólogo marino que desde hace más 25 años se dedica a los servicios de turismo náutico en Baja California Sur, calificó la situación como “un difícil inicio de temporada”.

Debido a que también es parte del Comité de Representantes de Tour Operadores de Tiburón Ballena, puede confirmar que la pandemia complicó los trámites de permisos necesarios para ofrecer esta actividad a los turistas: “Uno de los trámites con los que más problemas tuvimos fue con la certificación en Capitanía Puerto. Hay compañeros que ni siquiera han podido empezar a trabajar porque ni siquiera han obtenido permisos. Ellos miran muy afectada su economía por este retraso, a un mes iniciaron y hay personas que todavía no reciben su permiso”.

 

PROCESO MÁS LENTO DE LO HABITUAL

Como prestador de servicios turísticos y especialista, Tovar reiteró que Capitanía de Puerto no se ha dado abasto con los pendientes, ya que, por la pandemia, este trámite estuvo suspendido. Hasta el momento confirman que se han expedido 70 autorizaciones, sin embargo, hay quienes todavía no tienen el Certificado de Seguridad Marítima.

Para entregar los permisos, existe todo un proceso técnico en el que autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) revisan todos los papeles e investigan que no haya multas pendientes en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“Somos representantes del Comité de Permisionarios, no decidimos quién sí va a tener permiso. Las instituciones hacen la investigación y de ahí se revisa si son negados o autorizados. Es difícil, el proceso está siendo demasiado lento”, indicó el especialista.

“En Conanp ellos también están limitados, están trabajando con la atención a personas de martes a jueves. Están trabajando con el 30% de su personal, nos afecta porque nos robó un mes de retraso, para algunos sigue corriendo el tiempo sin que les llegue el permiso”, mencionó.

La temporada de avistamiento empieza los primeros días de octubre y termina hasta abril, sin embargo, este apenas arrancó oficialmente a mediados de noviembre.

Las pérdidas económicas no han sido cuantificadas por los prestadores de servicios, no obstante, al ser un año “totalmente anormal”, será complicado definir una cifra.

En estos momentos, los protocolos establecidos por el Comité Estatal de Seguridad en Salud a través del Semáforo COVID que está en Nivel 3 color Amarillo, las embarcaciones solo pueden operar máximo al 50% de su capacidad para mantener las medidas sanitarias.

Temen que si los contagios aumentan en las próximas semanas y el semáforo sube a Nivel 4 color Naranja, deberán operar al 30% de la capacidad durante la temporada de avistamiento del pez más grande del mundo.

Eso encarece el viaje, aunado a que la ciudad no se encuentra en su mejor momento de ocupación hotelera, “hay gente que nos está visitando, pero tampoco son números grandes; ahorita estamos como al 50%, cuando normalmente veíamos al puerto en estas fechas en un 70-80%”, apuntó el biólogo marino.

 

FONDO DEL TIBURÓN BALLENA NO LLEGARÁ A LA META ESTE AÑO

Además de ser uno de los dos grandes atractivos naturales que se ofrecen a los turistas, el tour del tiburón ballena también es una medida de conservación y vigilancia para el desarrollo de la especie.

Para ello, empresarios mantienen el Programa de Recaudación de Fondos para el Tiburón Ballena, que se utiliza para garantizar que el pez sea protegido y evitar lesiones graves por embarcaciones.

Según prestadores de servicios,  cada año se registra una afluencia de hasta 47 mil turistas extranjeros y nacionales que visitan el santuario del tiburón ballena. No obstante, empresarios hoteleros contemplan que esta cifra podría ser  más alta.

Por persona, el tour tiene un costo de entre mil y mil 200 pesos, tarifa que incluye un porcentaje que es para el Fondo, permitiendo captar una meta anual aproximada a un millón de pesos. Sin embargo, es probable que, por el inicio retrasado, no se cumpla este año, como advierte Nezahualpilli Tovar.

“Lo utilizamos para pagar toda la operatividad, el radio, luz, internet, las personas que se emplean para hacer la labor de vigilar”, precisó.

 

TIBURÓN BALLENA, JOYA NATURAL PARA LOS PRESTADORES DE SERVICIOS EN LA PAZ

¿Por qué tiene tanto revuelo y demanda el tour de avistamiento de esta especie?  Cada año, la actividad que se lleva cabo durante seis meses deja una derrama estimada en 60 millones de pesos.

Directa e indirectamente, miles de empresas se ven beneficiadas. Los turistas que llegan a la Ciudad Capital para el encuentro con el pez más grande del mundo, no solo contratan el servicio del tour.  Hoteles, restaurantes, servicios en playas también reciben la derrama económica. A estos se suman aquellos que se dedican a la proveeduría.

En el último año, la asociación Empresas Hoteleras y Turísticas (Emprhotur) realizó un estudio para analizar el impacto que tiene el tour del tiburón ballena para el municipio de La Paz. Según Agustín Olachea Nogueda, presidente del organismo, del millón de turistas que arribaron a La Paz, 41% realizaron alguna actividad en la naturaleza, ya sea pesca, playa, camping o nado con especies marinas. Es decir, más de 400 mil personas. De esas, el 31% ha visitado la isla Espíritu Santo o el santuario del tiburón ballena.

“Gana el tour a la isla Espíritu Santo, porque es todo el año, sin embargo, en los meses de octubre a abril el tiburón casi llega a los mismos números. Si fuera todo el año, sería una locura. El tiburón ballena y la isla Espíritu Santo son los atractivos más importantes de La Paz”, detalló el titular de Emprhotur.

“Ahí estaba, lo veían muy poquitos. Hubo una época en que venían turistas japoneses y buscaban al tiburón ballena. Lo identificamos y empezamos a promocionarlos, y en ocho años lo logramos. Gracias a esto ha aumentado la derrama económica del turista que viene a La Paz para buscar aventura”, añadió.

El 70% de los turistas nacionales y el 30% de los viajeros extranjeros contratan el tour para nadar con esta especie marina.

De acuerdo con datos de Emprhotur, un turista nacional deja una derrama diaria de 2 mil 563 pesos, mientras que el extranjero promedia 3 mil 900 pesos por día.

 

CONSERVACIÓN DE LA ESPECIE, CLAVE PARA EL TURISMO DE AVENTURA EN LA PAZ

Agustín Olachea comparte que en un inicio no fue tarea sencilla lograr un equilibrio entre el respeto a la especie y el negocio, “cuando empezamos fue muy complicado, faltaba control; se subían arriba de la especie, las embarcaciones pasaban a alta velocidad por la zona. Dañaron a los tiburones, pero ahora hay mucho control”, mencionó.

“Ahora la manera de llegar es silo una embarcación por tiburón, vigilan que a eso se le dé cumplimiento, todas las embarcaciones tienen micro chip para ubicarlas en tiempo real y si incumplen, les quitan el permiso. Los dientes de las autoridades es quitar el permiso”, declaró Olachea.

En su perspectiva, el turista que busca experiencias de aventuras también tiene un conocimiento mayor sobre la importancia de la preservación de especies. Si los operadores de embarcaciones no cumplen con los protocolos, pueden ser reportados por los mismos viajeros.

Agustín Olachea Nogueda

“Nos da satisfacción ofrecer un recurso natural para aprovecharlo de manera sustentable, los beneficios que da la especie a la ciudad es la respuesta de utilizar los recursos e manera sustentable. No lo tocas, no lo utilices. Esto da recursos a las familias, mejor calidad de vida, empleos y el recurso se mantiene sano, se invierten estudios y dinero para protegerlo más”, reiteró

 

UN EJEMPLAR LESIONADO POR EMBARCACIÓN MAYOR

Por la importancia que tiene la especie para la vida económica de La Paz, los operadores de servicios náuticos mantienen una vigilancia constante sobre los ejemplares.

En días pasados, denunciaron con imágenes por medio de publicaciones en redes sociales, que una embarcación mayor transitaba por el área del tiburón ballena en la bahía de La Paz.

Recapitulan que el 8 de octubre de 2020, antes de iniciar la temporada de avistamiento tiburón, la Conanp y el Comité Representante de Operadores Turísticos realizaron una salida de reconocimiento al área de Refugio.

En esta expedición, autoridades y empresarios confirmaron que los 24  ejemplares no presentaban lesiones. La página de Facebook Tiburón Choyero denunció que el 14 de noviembre, cuando iniciaron las actividades, se encontró un ejemplar con lesiones de gravedad.

“No son lesiones producidas por turismo, el animal fue golpeado de gravedad en un área vital en las branquias. Por fortuna, no cortó el arco branquial, ni tuvo dificultades para respirar. La herida fue causada por una propela de gran tamaño. En el video, el remolcador les pasa encima a dos o tres ejemplares que estaban comiendo”, informó Nezahualpilli Tovar.

Los prestadores de servicios aseguran que no buscan pelear, sino establecer diálogos para que haya responsabilidad de tránsito marítimo en la bahía. Demandan una respuesta clara por parte de autoridades ambientales, así como responsables de puerto para que la temporada de avistamiento transcurra sin más complicaciones de las que ya generó el coronavirus.

 

Comentarios

Tipo de Cambio