¿División o sumisión de Poderes?

Sin categoría lunes, 30 noviembre, 2020 12:10 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno.- Desde que Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia de la República, prácticamente el Poder Legislativo Federal está para complacerlo; basta con que insinúe algo para que la mayoría morenista en diputados y senadores esté presta a levantar el dedo para aprobarle sus deseos, a veces sin estudio ni análisis previo.

Prácticamente ajustan la frase que es atribuida al Centauro del Norte, Francisco Villa: “fusílenlo, después averiguamos”: así primero legislan y después averiguan de qué se trata el asunto.

Por desgracia, eso se repite también a nivel estatal aquí en Baja California, donde el gobernador Jaime Bonilla le ha sabido sacar provecho a su mayoría morena y uno que otro comparsa en el Congreso Local; ejemplos de iniciativas locales “sobre medida” hay varios, desde la “Ley Bonilla,” la “Ley gandalla,” o la “nueva ley Bonilla”.

Ya desde la anterior legislatura estatal los diputados locales se pusieron a disposición del Ejecutivo Estatal; y en la actualidad no se diga: le aprueban todo, desde leyes sobre asuntos que no son de su competencia y a las que luego les “dan palo” en la Suprema Corte de Justicia de la Nación; además de otras propuestas legislativas para facilitarle el camino a alguien eliminando requisitos para ocupar un puesto público. Tal es el caso del propio titular de la Fiscalía de BC, o el del director del IndeBC David González, padre de los beisbolistas Adrián y Edgar González.

Doz.- La más reciente arremetida del gobierno estatal encabezado por Bonilla, es la que le otorga facultades para intervenir en el proceso de suplencias de munícipes, según el Decreto 158 que reforma el Artículo 42 de la Ley de Régimen Municipal de Baja California. En el caso de que un alcalde solicite licencia por más de 30 días naturales, el Congreso local resolverá la ausencia y, en caso de que el suplente no llegue a asumir el cargo, el gobernador enviará una terna al Congreso local para cubrir la vacante; quitándole -con esto- esa facultad a los Ayuntamientos.

No obstante tratarse de una clara intromisión en la autonomía municipal, los diputados locales aprobaron en apenas un par de días los deseos de Jaime Bonilla y de sus asesores, y luego han hecho maromas y enredos legislativos para tratar de justificar su entreguista actuación.

Para rematar, también los legisladores del gobernador (literal) se avientan sus ocurrencias; recientemente el diputado que dice ser independiente, Miguel Ángel Bujanda, presentó en el Congreso local una iniciativa de reforma constitucional para declarar el municipio de Tijuana capital de Baja California, argumentado mayor población, más actividad económica y otras cuestiones.

Como si no existieran otros temas y prioridades sobre las que legislar en nuestro estado, y sin tomar en cuenta el costo millonario que esto implicaría en caso de concretar la tan audaz, caprichosa e inútil propuesta.

Trez.- La división de Poderes es el principio por el cual se organizan los Estados modernos, según el cual las funciones legislativa, ejecutiva y judicial se ejercen a través de órganos distintos e independientes entre sí, existe precisamente para que haya un balance en el poder, que no se ejerza en forma arbitraria.

Cuando realmente existe la división de Poderes, estos se limitan y moderan entre sí; hay un sistema de contrapesos, de tal forma que ninguno esté por encima de otro; la división permite que los diferentes Poderes se limiten y moderen recíprocamente, de modo que entre ellos haya equilibrio y ninguno pueda prevalecer sobre el resto.

Dicho en términos cortos, la división de Poderes (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) evita los abusos de autoridad.

Está claro que tanto el Legislativo Federal como el Legislativo de Baja California son Poderes sometidos a la voluntad del Presidente de la República y al gobernador del Estado; no hay división, sino sumisión. Ahí están los hechos.

P.D.- Si pusieran el mismo empeño en asuntos más necesarios y urgentes como seguridad, economía, salud y educación -por citar solo algunos-, otra “ave canora, domestica, plumífera, propia de granja” nos cantara…

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio