“El cine debe ser espejo de identidad cultural”: Francisco Lombardi

Espectáculoz lunes, 30 noviembre, 2020 12:15 PM

Encuentra el cineasta peruano consolidación en la creación cinematográfica de la industria latinoamericana. Le preocupa la desigualdad en cartelera y cree en la necesidad de retratar nuestras realidades, alejarse del pragmatismo hollywoodense; al mismo tiempo celebra la democratización fílmica que con nuevas tecnologías abre posibilidades transformadoras para el cine y los cinéfilos

“El cine latinoamericano vive una etapa de consolidación con una tendencia diferente a lo que entendíamos por creación cinematográfica, su riqueza está en la pluralidad. Se ha vuelto más autoral, ensayístico, busca otros lenguajes, distintas posibilidades. En ese sentido es estimulante que nos alejemos un poco de lo que se proyecta comercialmente, pero me preocupa que estas producciones no lleguen a las salas, que no tengan relación con el público del país en el que se ha producido, cuando el cine es un factor importante de identidad cultural en una nación; en cambio, estamos invadidos de visiones de otras culturas, otros países. El cine debe ser espejo de identidad cultural, de lo que somos, para poder reconocernos, discutirnos, y mirarnos”, enfatizó a ZETA el legendario cineasta Francisco José Lombardi Oyarzu, de 71 años, quien fue reconocido con el Premio Mayahuel Iberoamericano en la trigésima quinta edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Lombardi enfatizó al Semanario su preocupación por la falta de igualdad, y de oportunidades a la educación: “La magia del cine no se puede comprar, no se vende, pero las nuevas tecnologías han asegurado la democratización, la cual debería ser lo más importante en todos los órdenes de la vida; así tendríamos conocimiento como defensa, sociedades más justas, y menos miserables. Aparentemente la realidad nos demuestra que la igualdad es una utopía, pero podemos aspirar a que haya oportunidades de desarrollo para todos, en ese sentido, la tecnología ha dado posibilidades para crear cine, independientemente si es bueno o malo”.

Referente a la cartelera latinoamericana, el realizador con 43 años de carrera en el cine, abundó que “no solo América Latina, Francia, Alemania, y el mundo están repletos de películas de superhéroes, de cine escapista que exporta el cine norteamericano, un cine muy pragmático que inunda las pantallas, que no te deja nada y no tiene que ver con nuestra vida, pero que funciona a corto plazo. Porque es un gusto masificado que crearon como entretenimiento en primera instancia, cine rápido y fácil que transformó la experiencia del público, a meramente un evento social, y experiencia gastronómica”, dijo el autor de “Ciudad de los perros”, “Muerte al amanecer” y “La boca del lobo”.

“Ahora el público quiere fundamentalmente entretenerse, pero la labor del cineasta es provocar que la película se vaya a casa con el espectador, que lo cuestione. Nuestro cine debe reflejar quiénes somos, ser un espejo; no necesariamente un cine naturalista, sino que nos hable de fantasía e imaginación de nuestras vivencias, y encontrar espacios para compartir esa realidad, cautivar, expresar, y transmitir como el cine francés, apegado a sus costumbres, y cultura. A su vez, es un cine experimental de búsqueda, cine de autor comercial, pero con representación local capaz de convocar. No hay cosa más difícil que hacer una buena película y que sea muy comercial”, planteó el realizador sudamericano, quien considera el desafío actual de la industria latinoamericana no es crear películas, sino que sean interesantes, provoquen emociones y encuentren difusión en salas de cine.

Por otro lado, Francisco Lombardi dijo a ZETA que no intenta satanizar la producción estadounidense, pues destaca la labor cinematográfica de Martin Scorsese, y Thomas Anderson, que los separa del mundo de superhéroes y efectos especiales, y que los caracteriza por retratar sus realidades, como la proliferación de cine en lenguas originales en Latinoamérica, caso como México y Perú. “Tenemos una explosión de cine de segmento, geografía y cultura, de regiones marginadas que con cámaras nos retratan su entorno, que no necesariamente es en español, y eso enriquece, la democratización del cine nos permite tener muchas voces que no se escuchaban, y con la tecnología tenemos plataformas de streaming que dan paso a la creación audiovisual, existe una mayor cantidad de ventanas que brindan posibilidad de trabajo y expresión para los cineastas”, explicó.

“El cine documental es uno de los más enriquecidos, renovados, y vehículo para mostrar la visión del autor como un punto de vista de la realidad. Hoy Netflix, Amazon, son espacios comerciales, pero permiten la existencia de espacios para películas que buscan un camino diferente. El streaming se está ampliando, su cobertura es más cada vez, pero, sobre todo, hay un público cada vez más amplio que necesita entretenerse, conocer, y los productores latinos tenemos que ir encontrando esos nichos de mercado”, concluyó el creador de 17 filmes.

Comentarios

Tipo de Cambio