Cártel de Sinaloa amenazó a administradora de Aduana Ensenada

Foto: Cortesía
 
Edición Impresa lunes, 16 noviembre, 2020 01:00 PM

Tras un decomiso de fentanilo y acetaminofeno realizado el 23 de octubre en el puerto, el 6 de noviembre apareció una narcomanta en contra de Pamela Lilian Romero Luzanilla. Por incompetencia, la FGR se deslindó de la investigación de la funcionaria federal y la atrajo la FGE

El 23 octubre de 2020, la Aduana Marítima, en operativo conjunto con Fiscalía General de la República (FGR) y Secretaría de Marina, incautaron precursores químicos para la producción de fentanilo y metanfetaminas.

La mercancía que llegaría vía marítima era propiedad del Cártel de Sinaloa y tenían como destino los estados de Sonora y Sinaloa, donde se “cocinan” las drogas sintéticas. En total se aseguraron 16 botes de aproximadamente 28 kilos de acetaminofeno.
El buque proveniente de Yokohama, Japón, con cargamento propiedad de una empresa de Hong Kong, estuvo detenida unas horas en el puerto de Ensenada. La embarcación fue liberada por las autoridades federales horas después de la detención.
Además, en la rada portuaria de Ensenada hay tres embarcaciones fondeadas, dos de estas se encuentran en procedimientos legales por transporte de drogas y otras mercancías de contrabando.

Con estos antecedentes, la mañana del 6 de noviembre, la Policía Municipal fue alertada de una narcomanta en la que amenazaron a la administradora de la Aduana Marítima en Ensenada, Pamela Lilian Romero Luzanilla.  La advertencia fue colocada en el puente de Calle Reforma y Esmeralda de la colonia Carlos Pacheco con el mensaje:

“Pamela Romero Lusanilla (sic) admin de aduana con nosotros no se juega o devuelves la merca o el pago hija de puta atte LA MAÑA”, que para el caso, es el Cártel de Sinaloa, que ha sido afectado con los aseguramientos.

Por incompetencia, la FGR se deslindó de la investigación de la funcionaria federal y la atrajo la unidad investigadora de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Romero Luzanilla asumió el cargo a finales de marzo, en sustitución de David Pérez Tejada, quien fue trasladado al mismo puesto como administrador de la Aduana de  Tecate.

 

DECOMISOS EN EL PUERTO ENTRE 2019 Y 2020

En el puerto de Ensenada hay dos embarcaciones fondeadas en la rada y vigiladas por elementos de la Secretaría de Marina (Semar) donde fueron decomisados químicos y drogas.

De acuerdo con las investigaciones, se trata de mercancía que pertenecía a Víctor Manuel Padilla Murillo “El Chatarras”, también operador del Cártel de Sinaloa, acribillado en Ciudad de México el 28 de agosto.

El 11 de junio de 2019, la Secretaría de Marina Armada de México aseguró 79 kilogramos de cocaína transportados en el buque portacontenedores Adrian Schulte, proveniente de Manzanillo, en el Muelle 2 de la Terminal Internacional Ensenada; el buque fue liberado el mismo día.

Fuentes portuarias indicaron a ZETA que el barco zarpó del puerto de Ensenada a las 20:30 horas del 11 de junio, algunas horas después del aseguramiento.

Supuestamente la FGR entrevistó a toda la tripulación del buque, elementos croatas, rusos y de algunos otros países, sin la presencia de un perito traductor, por lo que la acción de los fiscales se consideró ilegal. No hubo personas detenidas.

Dos horas después, la FGR cambió de parecer e intentó detener el barco, pero ya había zarpado del puerto, revelaron las mismas fuentes.

El Adrian Schulte, con bandera maltesa, es uno de los 18 barcos que realiza una ruta normal por Ensenada, saliendo de Sudamérica y terminando en Asia.

En septiembre de 2019, el gobernador Jaime Bonilla Valdez declaró que la FGR estaba preocupada por esta situación, que no era posible haber incautado la droga y al mismo tiempo liberar el barco en que era transportada. “Ese buque debió ser detenido, boletinado y requisado desde mi punto de vista”, afirmó.

El 25 de febrero de 2020, la Marina decomisó 3.1 kilogramos de cocaína que eran arrojados hacia una lancha en el mar desde el buque portacontenedores Mol Majesty, proveniente también de Manzanillo, Colima.

El operativo fue desplegado en el recinto portuario cuando personal naval se encontraba realizando recorridos de vigilancia y detectó a una persona arrojando un bulto negro al mar, así como una lancha sospechosa en inmediaciones del buque. Ese barco permanece fondeado en la Bahía de Ensenada.

El 10 de marzo, la Marina incautó 108.22 kilogramos de cocaína, los cuales eran recuperados por una embarcación menor en inmediaciones del portacontenedores Nyk Lyra, proveniente de Manzanillo, Colima.

Cuando los tripulantes de la lancha se percataron del operativo naval, huyeron en la embarcación hasta el muelle de pescadores en inmediaciones del Mercado Negro, donde abandonaron la carga, el barco y huyeron vía terrestre.

Un día después, elementos de la Segunda Región Naval, en coordinación con la Aduana Marítima de Ensenada, FGR y la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI), aseguraron dos maletas con 65 paquetes de cocaína, con un peso bruto aproximado a 74.25 kilogramos, así como un equipo de geolocalización.

La mercancía fue localizada en el interior de un contenedor próximo a reestibarse en el mismo Nyk Lyra. Este buque también permanece fondeado en la Bahía de Ensenada.

El 25 de mayo fue descubierto otro cargamento de sustancias ilícitas en un portacontenedores proveniente de China: el Kure.

En el operativo participaron la Secretaría de Marina-Armada de México, FGR y la Aduana Marítima de Ensenada. Entre costales de jabón en polvo ocultos, fueron descubiertos 169.5 kilogramos de precursores de fentanilo.

Tras practicar el peritaje correspondiente, se descubrió que tres costales contenían N-fenil-4-piperidinamina (NPP) y otros cuatro costales con 4-N-fenetilpiperidina (ANPP), dando un peso aproximado de 169.505 kilogramos de sustancias ilícitas, consideradas como estupefacientes por la Ley General de Salud.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio