Los vínculos de “El Chucky”

Edición Impresa martes, 20 octubre, 2020 1:00 PM

El 7 de octubre, en la comunidad de Santa Rosalía, fue capturado Jazziel Huerta García y/o Reyes Jazziel Huerta García “El Chucky”, de 29 años, originario de Ensenada, Baja California, Contaba con un mandamiento por secuestro. Autoridades advierten el ascenso de Los Solís en la Zona Norte

En los últimos días se han reportado desapariciones de jóvenes en Guerrero Negro, El Vizcaíno, Santa Rosalía y Bahía Tortugas, aunque ciudadanos confirmaron que también en Mulegé Pueblo persiste este delito.

“Han sido duros golpes a la estructura criminal, sin embargo, rápidamente llega un sucesor para seguir operando en el sitio, y es que el control que se ha evidenciado va desde Ensenada, Baja California hasta Comondú en este Estado, lamentablemente hay autoridades del orden federal y local protegiendo a los criminales, así es como se complica todo trabajo de contención”, reveló a ZETA una fuente de la Mesa de Seguridad de Baja California Sur.

Desde la desarticulación de líderes criminales como Edson Reyes Reyes “El Chucky”, Kevin Armando Martínez González “El Kevin” y/o “El Flash”; y recientemente Juan Manuel Lazcano Ramírez  “El Tío”, “El Apá” y/o “El Viejo”, la Zona Norte ha estado en la mira, ya que rápidamente ascienden a la cima y no hay manera de desarticular la organización.

El último golpe y de los más importantes en la lucha criminal, ocurrió el miércoles 7 de octubre en la comunidad de Santa Rosalía, donde fue capturado Jazziel Huerta García y/o Reyes Jazziel Huerta García “El Chucky” de 29 años, originario de Ensenada, Baja California. Contaba con un mandamiento por secuestro para causar daño o perjuicio a la persona privada de la libertad, según causa penal J105/2020 del 1 de octubre de 2020.

El 19 de septiembre habría privado de la libertad a José Manuel Ibarra Araiza en la colonia Nivel 50 en Santa Rosalía, tras haber sido imputado; hoy se encuentra tras las rejas.

El operativo se llevó a cabo sin un solo disparo y tras varios días de seguirle la pista, además, surgieron datos de prueba relevantes que lo vinculan con la estructura criminal a cargo de la Zona Norte. La Mesa de Seguridad de Baja California Sur reveló que se trata de Los Solís.

Los indicios lleva a pensar a miembros de inteligencia estatal que la estructura criminal se manejó con bajo perfil, hasta la caída del grupo delictivo vinculado con Edson Giovanni “El Chucky”, lo que trajo el ascenso del grupo criminal Los Solís, estructura que hoy se encuentra al frente de las operaciones en la Zona Norte.

De acuerdo con información extraoficial proporcionada por miembros de inteligencia, “El Chucky” contaba con información relevante y contactos entre sus pertenencias, que ha servido para ubicar a cada uno de los operadores de la estructura criminal.

“Básicamente se trata de una familia, Solís Arce, quienes están operando la actividad criminal, ellos están atendiendo el llamado de ‘El Tiburón’, miembro de operaciones criminales desde Ensenada hasta Ciudad Constitución, que hoy opera la Zona Norte para el Cártel de Sinaloa, instruyendo a Los Solís”, refiere la fuente de la Agencia Estatal de Investigación Criminal.

Ricardo Alberto Villavicencio El Niño, de 32 años, privado de la libertad el 25 de septiembre en Santa Rosalía, es probable que la Zona Norte esté implicada en desaparición

LA ESTRUCTURA CRIMINAL DE “EL CHUCKY”

“El Chucky” es pieza clave en el andamiaje de la estructura criminal, que además de estar vinculado con el “secuestro” del joven José Manuel, podría estar vinculado con otras desapariciones más.

Durante septiembre se registraron por lo menos dos secuestros o “levantones”:

* Alberto Villavicencio Villavicencio “El Niño”, privado de su libertad aproximadamente a las 13:30 horas del viernes 25 de septiembre en Avenida Constitución entre calles 10 y 11 de la colonia Centro de Santa Rosalía.

* José Rojas Romero, privado de su libertad alrededor de las 14:00 horas del martes 29 de septiembre en Guerrero Negro.

En las publicaciones de los familiares, piden a sus captores que si “ya cumplieron con su trabajo, si los hicieron pagar, no desaparezcan sus restos, hay familia que los busca”, lo que parece indicar que reconocen que estaban involucrados en asuntos del delito. Al cierre de esta edición seguían en la búsqueda.

Pero no solo esos datos están bajo investigación, al recién capturado “El Chucky”, le encontraron en su poder apuntes y más indicios que serán fundamentales en la investigación y ubicación de más miembros de la organización Zona Norte.

“Entre los datos de prueba se encontraron diversos apuntes, contactos de personas que estaban involucradas en la operación de Los Solís, hay periodistas en nómina, autoridades de la FGR, Guardia Nacional y locales, eso ha sido vital, primero para desinformar a la ciudadanía y generar una percepción de mala estrategia de operación criminal de las autoridades, además de cooptar a autoridades para operar con tranquilidad y sin ser molestados”, reveló la fuente de la Mesa de Seguridad.

Jesús Antonio Banda Solís “El Güero Banda”, originario de Vizcaíno tras su captura reveló información para identificar a Los Solís

Entre las pertenencias de “El Chucky” se pudieron encontrar apuntes con contactos desde el Centro de Reinserción Social, Guardia Nacional, Fiscalía General de la República, policías municipales de Mulegé, periodistas, renta de casas y números de cuenta a los cuales realizar depósitos.

Aparentemente “El Chucky” se encargaba de llevar el control de los pagos a los aliados de la estructura criminal, la renta de casas de seguridad para operar, entre muchos otros indicios, por ejemplo, es probable que su labor era “levantar” y “alinear” a vendedores de droga contrarios.

Además de estar al servicio de Los Solís, Jazziel Huerta García recibía órdenes de “El Pitufo”, presunto líder de plaza en Guerrero Negro, y de “El Tiburón”, quien controla la zona desde Ensenada, Baja California hasta Comondú.

“`El Chucky’ era un distribuidor de droga, que tras la caída de miembros de la estructura de ‘El Kevin’, ‘El Lazcano’ y Edson Giovanni, subió de nivel para andar ‘levantando’ gente y operar ahora parte de los contactos, tenemos ya mayor presencia del Cártel de Sinaloa en el Estado, y precisamente la Zona Norte es de los principales puntos de refugio de la organización criminal”, expuso la fuente de Investigación Criminal.

Sin duda la captura de “El Chucky” será relevante para la desarticulación de Los Solís, pero también se espera la localización de inhumaciones clandestinas, por lo que quizá haya noticias para los colectivos de búsqueda de personas desaparecidas.

 

EL ASCENSO DE LOS SOLÍS

La caída de la célula criminal al frente de la Zona Norte comandada por Edson Giovanni Reyes Reyes “El Chucky”, capturado en mayo del 2019, ha sido una oportunidad para el ascenso de Los Solís, quienes desde la sombra se fueron metiendo hasta tomar el control de la Zona Norte.

El grupo criminal aprovechó las operaciones de autoridades de la Mesa de Seguridad para contener a los grupos criminales encabezados por “El Chucky” y asumir el control de la venta y distribución de la droga, además de operar “levantones” de contrarios.

“Mientras autoridades estatales desarticularon a estos grupos criminales, el último, ‘El Lazcano’, esta familia criminal fue tomando fuerza y empezaron a alinear a vendedores de droga y gente que estaba con la Zona Norte,  miembros arraigados en Santa Rosalía y El Vizcaíno, y con el apoyo de ciertas autoridades han podido establecer el control de la Zona Norte, hoy ya reconocidos con el mando del territorio”, dijo la fuente de investigación.

De acuerdo con los informes de inteligencia criminal, la estructura criminal está comandada por Jesús Jaime “El Rodo”, sus brazos armados son Ramón “El Mon” y José Luis “El Gallo”, todos de apellido Solís Arce.

Hijos sobrinos y cercanos a la familia se encuentran en operaciones para Los Solís, que hoy están en la mira de la Mesa de Seguridad, así como todo miembro vinculado activamente y apoyando a la estructura criminal.

“Con la información revelada tras la detención de ‘El Chucky’, sin duda nos abre un panorama más claro, todos los nexos de la familia Solís y que prácticamente tiene secuestrada la seguridad en Mulegé, ellos son los líderes de narcomenudeo, incluso ‘El Tiburón’, jefe de la agrupación que opera en toda la Península de Baja California, ya había sido mencionado con operaciones en Comondú, en muchas de las declaraciones de narcomenudistas agredidos surgió el apodo de esta persona, quien participaba para ‘alinear’ a vendedores de droga”, puntualizó el agente de inteligencia.

Entre la organización surgieron nombres ya mencionados en altercados. La noche del 9 de mayo, Jesús Antonio Banda Solís “El Güero Banda”, de 22 años, fue capturado en El Vizcaíno, tras ser vinculado por asalto a mano armada a la estación de combustible ubicada en el Kilómetro 137 del tramo carretero Santa Rosalía-Guerrero Negro.

“El Güero Banda” y otras personas amenazaron y amagaron a las víctimas con un arma de fuego y un machete para apoderarse de dinero en efectivo y teléfonos celulares. Luego de la carpeta de investigación abierta, fue vinculado a proceso el 21 de mayo y dictaron prisión preventiva por delito de robo con violencia equiparada, al ser cometido por más de una persona armada.

José Manuel Ibarra Araiza secuestrado en la colonia Nivel 50, en Santa Rosalía por El Chuky, actualmente detenido

“(Los Solís) Están vinculados  en desapariciones forzadas cometidas desde enero en la zona de El Vizcaíno, poco a poco se ha ido deshilando la organización, la estructura se ha establecido; sobre todo mantenían una guerra interna contra ‘El Chucky’, ya que este último fue el asesino de Héctor Humberto Banda Solís, que el 7 de abril de 2018 colocó su cabeza en el tramo carretero de Loreto a Santa Rosalía junto a otro individuo, desde ese momento ya estaban encontrados, solo que la estructura de Los Solís no era visible”, se informó desde la Mesa de Seguridad.

 

CONFIRMAN SENTENCIA A HOMICIDAS DE MURÚA

La caída de “El Chucky” en la Zona Norte marcó el día que asesinaron al director de RadioKashana, Rafael Murúa Manríquez, desde ese entonces los puso en la mira de la Mesa de Seguridad estatal y muchos organismos nacionales e internacionales.

En su momento, ZETA dio a conocer que a los asesinos del comunicador les confirmaron sentencia condenatoria por 43 años y nueve meses de prisión:

* Martín Salvatierra Amador “El Martín” y/o “El Picapore”, originario de Santa Rosalía, quien amarró las manos a Murúa y disparó en dos ocasiones en su cabeza.

* Pedro Eduardo López Mendoza “El Güerito” o “El Jaiba”, oriundo de La Paz, quien participó en el homicidio.

* Héctor Mora García “El Moreno”, operador de Mulegé Pueblo y Santa Rosalía, imputado por el homicidio de Murúa.

Rafael fue privado de la vida entre las 23:00 horas del 19 de enero y las 05:00 horas del 20 de enero de 2019.  Su cuerpo fue encontrado en el Kilómetro 39+950 del tramo carretero Santa Rosalía-Paralelo 28, semicubierto con una bolsa de plástico de color negro.

Según las indagatorias, fue subido a la fuerza a un vehículo marca Nissan Tsuru color blanco, se le trasladó a la altura del Kilómetro 13+300 del tramo carretero Santa Rosalía-Paralelo 28. Allí “El Martín” le disparó en dos ocasiones y movieron el cuerpo kilómetros más adelante.

“En este sitio encontraron pertenencias de Rafael Murúa y casquillos percutidos, así como restos de sangre. En el sitio del homicidio, ‘El Moreno’ cavó una fosa, pero se lo llevan del lugar y lo dejan sobre un montículo de basura, semitapado con una bolsa negra. Hoy ya están tras las rejas junto a ‘El Lupillo’, autor intelectual”, reveló la Agencia de Investigación.

De acuerdo con declaraciones de los imputados, “solo cumplían órdenes”, y desde ese momento la estructura de la Zona Norte quedó al descubierto. Así ha sido desarticulada.

Comentarios

Tipo de Cambio