26.7 C
Tijuana
viernes, julio 12, 2024
Publicidad

Monopoliza Salud federal pruebas para COVID-19; dice haber realizado 14 mil

Autoridades sanitarias federales estarían “bloqueando” las pruebas de detección rápida del coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19), y el único distribuidor autorizado es prácticamente un monopolio que vende más caro los test, mismos que deberían ser aplicados de forma regular, acusan gobernadores y empresarios

Según Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, en México se habían realizado, hasta el jueves 2 de abril, alrededor de 14 mil pruebas de detección rápida del coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19), y el sector público continuará haciendo “todas las que se necesiten” para monitorear y  vigilar el curso de la “epidemia”.

Según el funcionario federal, las 50 mil pruebas que llegaron de China están siendo evaluadas por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), “para distribuirse en el sistema público” y “sean utilizadas eficientemente”.

“Las pruebas se usan para vigilancia epidemiológica. Se utilizan para saber qué va ocurriendo en el país, sobre la propagación del virus: a qué velocidad, en qué población, en qué territorios, etcétera. La prueba no es de uso clínico, ni la PCR, ni la otra prueba poco útil”, indicó en conferencia de prensa.

“El número de pruebas que se hacen, depende del número de casos sospechosos que se identifican. No hay un plan para decir: ‘Voy a hacer tantas pruebas por día’. Si un día hay más casos, se hacen más pruebas”, dijo López-Gatell.

Hasta el cierre de esta edición se habían practicado alrededor de 14 mil pruebas, y según el subsecretario de Salud Federal, comenzaron desde antes que se diera el primer caso en México, “precisamente con la expectativa” y posteriormente para darles seguimiento.

“¿Cuántas más vamos a hacer? Todas las que se necesiten, para monitorear y para vigilar el curso de la epidemia”, aseguró después que fundaciones de China donaran a México 50 mil kits para efectuar pruebas del coronavirus, las cuales arribaron la madrugada del martes 31 de marzo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

A través de un comunicado, el Centro Cultural de China informó que también enviaron 100 mil mascarillas y cinco respiradores artificiales por parte de las fundaciones Jack May y Alibaba.

Los suministros médicos fueron recibidos por representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Secretaría de Salud federal (SSa) y de la Administración General de Aduanas.

“La coordinación de donaciones del Departamento de Derechos Humanos y Democracia de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo que China y México sostienen una asociación estratégica integral”, señaló el Centro chino.

“En estos momentos, en que la nueva epidemia de COVID-19 se extiende a nivel mundial, las empresas chinas han donado generosamente algunos suministros a México, gesto que ha sido reconocido por la comunidad mexicana”, refiere el comunicado.

 

AUTORIDADES SANITARIAS “BLOQUEAN” PRUEBAS

Sin embargo, las autoridades sanitarias mexicanas han impedido la importación de pruebas para detectar el coronavirus debido a trámites burocráticos, lo que ha evitado que las entidades apliquen más test, acusaron importadores de estos productos y gobernadores.

Señalaron que ni la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ni el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), han autorizado la introducción comercial de pruebas diagnósticas moleculares, tampoco de pruebas rápidas.

A los estados de Jalisco, Sonora, Quintana Roo y Nuevo León, la Cofepris les negó la autorización de compras de las pruebas. Sin embargo, la Comisión negó que retengan pedidos o que impidan a las entidades el ingreso de sus envíos a México.

Por su parte, distribuidores de las pruebas expresaron al diario Reforma -que informó del hecho- que el INDRE solo tiene un productor autorizado, cuya capacidad es baja (12 mil 500 semanales) y se encuentra rebasado, lo que “básicamente es un monopolio” que vende las pruebas en 530 pesos, cuando los test estadounidenses valen unos 300 pesos.

Hasta el momento, las pruebas denominadas PCR, conocidas como gold standard con una sensibilidad del 97%, tardan hasta 48 horas en dar resultado. Son las únicas avaladas por la Cofepris para confirmar o descartar un caso de COVID-19.

Ante ello, el Gobierno de Nuevo León armó un nuevo plan para detectar el virus, con 50 mil pruebas PCR gratuitas confirmatorias. El mandatario Jaime Rodríguez Calderón señaló que a través de laboratorios locales, se realizaron pruebas a aquellos con síntomas reales del virus y ser diagnosticados por los denominados “centinelas” de la Secretaría de Salud estatal.

Por su parte, Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, reveló que las 20 mil pruebas rápidas para detectar el COVID-19, que compró su administración estatal, aún no han llegado porque la Comisión no las avaló, “lo que resulta es que no pudieron entrar al país, que al no tener la autorización de Cofepris, ni esas ni al parecer, ninguna”, dijo.

Por lo que el Gobierno Federal se comprometió, durante la videoconferencia con los mandatarios de cada entidad, a “desatorar” la importación de la pruebas a más tardar hoy viernes 3 de abril, aseguró Alfaro Ramírez.

“Expresamos que adquiriríamos las pruebas que ellos nos dijeran que fueran las más adecuadas, tenemos por lo menos tres opciones analizándose”, detalló el jalisciense en entrevista con Ciro Gómez Leyva para el noticiero “Por la Mañana” de Radio Fórmula.

Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro.com

“No quiero pensar que lo que está haciendo (el subsecretario de Salud federal, Hugo) López-Gatell (Ramírez) es cuidar la estadística, porque sería un acto de traición a la patria”, abundó Alfaro Ramírez.

El gobernador aseguró desconocer “la motivación” del funcionario federal para impedir la aplicación de estas pruebas de forma masiva, ya que no se trata de una idea original del Estado de Jalisco, sino acatar lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El Gobierno Federal espero que entienda que si Jalisco y todos los estados del país estamos cerrando filas con el Presidente (Andrés Manuel López Obrador), lo menos que esperamos es que se atiendan las peticiones y planteamientos que con fundamento estamos poniendo sobre la mesa, como es el caso de las pruebas masivas”, agregó Alfaro Ramírez.

“Que nos definan cuáles pruebas, nosotros ni siquiera decimos estas o estas, ni con este laboratorio. Que nos digan cuáles, que le permita a la Cofepris con su certificación que sean importadas, porque hoy el problema es que no las podemos introducir a México porque no tienen la certificación de Cofepris”, remató el funcionario.

 

POSTURA OFICIAL DE COFEPRIS RESPECTO A LAS PRUEBAS

En un documento oficial publicado el 27 de marzo, la Cofepris destacó que la prueba diagnóstica del coronavirus que se aplica en el sector público, fue desarrollada por el INDRE y entregada a los laboratorios estatales.

Además, que las pruebas que aspire a introducir el sector privado, ya sea para aplicarlas por su cuenta o para venderlas a los gobiernos estatales, sean evaluadas por el INDRE y tener contacto con la Coordinación de Evaluación de la Cofepris. De arrojar resultado positivo, el Instituto publicaría una lista de cuáles pruebas se pueden comercializar en el país.

Para la aplicación en hospitales y laboratorios clínicos privados, la Cofepris informó: “Las pruebas diagnósticas, antes de su introducción comercial en el país, deben ser evaluadas preliminarmente por el INDRE con el objetivo de evitar falsos positivos o negativos que puedan causar males mayores a la población.

“Por ello, en acuerdo con el INDRE, se acuerda que aquellos interesados en introducir pruebas diagnósticas deberán entrar en contacto con la Coordinación de Evaluación, al (teléfono) 555-062-1600 ext. 59570”, abundó la Comisión.

“El INDRE llevará a cabo una evaluación preliminar de su reactivo; si el resultado de la evaluación es favorable, se podrá ingresar el trámite para obtención del registro sanitario; para ello, deberá ingresar su dossier, más el documento con el resultado favorable y se les otorgará un oficio blanco”, e insistió:

“El INDRE publicará una lista de aquellas pruebas que se pueden comercializar en el sector privado para la obtención del diagnóstico de COVID-19”,

En caso de importación de pruebas diagnósticas para evaluación del Instituto, estas deberán ser entregadas al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y de resultar aprobadas, importarlas al país vía Ventanilla Única de Comercio Exterior Mexicano.

Asimismo, para ser evaluadas por el INDRE, las muestras necesarias podrán ser importadas para investigación a través de la clave que para tal fin cuenta el Conacyt.

Por otra parte, para la importación y comercialización en el sector privado, las pruebas deberán contar con el resultado de la evaluación preliminar favorable del Instituto y el oficio blanco que expedirá la Cofepris una vez que sometan el dossier para evaluación.

Foto: Cortesía El Siglo de Torreón

“Con estos documentos podrán importar, vía Ventanilla Única de Comercio Exterior Mexicano (VUCEM), la cantidad a comercializar que se requiera”, destaca el aviso oficial de la Cofepris.

 

COFEPRIS APRUEBA CUATRO ENSAYOS CLÍNICOS CONTRA COVID-19

La Cofepris aprobó tres de cuatro ensayos clínicos para combatir al coronavirus. La OMS define un ensayo clínico como pruebas de medicamentos que se aplican a humanos para detectar la efectividad de algún medicamento.

En conferencia de prensa, el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, informó que el primer ensayo clínico consiste en el uso de Remdesivir, un antiviral poco usado en el mundo, pero podría ser muy útil para el brote.

El segundo ensayo clínico es del medicamento Tocilizumab, anticuerpo monoclonal que bloquea uno de los mecanismos que produce la inflamación del tejido pulmonar. El tercero se basa en la Hidroxocloroquina, medicamento que se usa para tratar el paludismo y enfermedades reumáticas.

El cuarto, que no fue aprobado, es el uso de la Cloroquina en combinación con un antibiótico que se usa ampliamente, Acitromicina. Las pruebas comenzarán a realizarse la siguiente semana, y acorde con el funcionario federal, “cuando empezó la epidemia, se acordó que México se incorporara a campos que aplican ensayos clínicos o experiencias de salud pública”.

Además, “Cofepris aprobó tres ensayos y está en proceso de liberación de la autorización del cuarto. Son colaboraciones con investigadores de institutos nacionales de Salud de Estados Unidos”, abundó el funcionario federal.

 

39 TRABAJADORES DEL IMSS INFECTADOS POR COVID-19

Eduardo Robles Pérez, jefe de Salud en el Trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), reportó que hasta 39 trabajadores de dicha institución se encuentran infectados por COVID-19.

En Coahuila se tienen 21 casos confirmados, “la mayoría ambulatorios, la fuente primaria fueron dos médicos”, aclaró, además de que uno de los tres trabajadores que falleció, se contagió por un familiar que viajó al extranjero, mientras que otro era una persona jubilada, cuya infección se dio de manera externa.

El funcionario del IMSS reveló que, según evidencia con la que cuentan, las tres defunciones no se deben a una exposición ocupacional de los empleados.

En cuanto a los infectados, 19 son de la unidad del IMSS en Monclova, Coahuila, por el brote que previamente anunció Hugo López-Gatell.

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Carlos Álvarez Carlos Álvarez carlos A 1008 carlosalvarezacapulco@gmail.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas