Tandeos de agua: crisis provocada de la CESPT

Foto: Cortesía.- Reserva agotada
 
Edición Impresa lunes, 11 noviembre, 2019 01:00 PM

La Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana aplicará un tandeo programado que cada cuatro días dejará sin agua al 20% de la población de Tijuana y Playas de Rosarito, pero que podría generar colapsos en la infraestructura, con el riesgo de alargar el desabasto por más de las 36 horas programadas. La reserva de agua para ambos municipios es suficiente, pero el bombeo no está en condiciones de suministrar el vital líquido. En pie desaladora de “Kiko”, confirmó Bonilla

Con agua suficiente para suministrar 5 mil litros por segundo que como máximo demanda la población de Tijuana y Playas de Rosarito, autoridades de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) dejaron colapsar el sistema de bombeo, provocando con ello un deliberado desabasto del vital líquido.

No solo eso: el mal estado de la infraestructura impidió llevar a la presa El Carrizo los 4 mil litros por segundo que tiene programado recibir, pero en cambio le era extraído un mayor volumen del que recibía, mermando la reserva de agua.

Para recuperar el nivel óptimo de la citada presa, las nuevas autoridades de la paraestatal, encabezadas por Rigoberto Laborín Valdez, elaboraron un plan integral que no contempla la creación de infraestructura que permita recibir un mayor volumen al programado, mismo que durante el verano es menor a la demanda.

Foto: Jorge Dueñes.- Anuncian desabasto programado.

La estrategia de Laborín Valdez para enfrentar la crisis queda básicamente en manos de los usuarios, a quienes se continuará suspendiendo el suministro de agua, pero ahora en forma calendarizada.

Peor aún, en el plan integral de racionalización “existe el riesgo de abrir una válvula y no poder volverla a cerrar”, reconoció Manuel Sierra Cruz, director de Agua y Saneamiento de la CESPT.

Un evento de esa naturaleza podría provocar que se reviente la tubería y fugas de agua, contingencias que incrementarían por más de 36 horas el corte del servicio, secundó el director de la dependencia, Rigoberto Laborín.

Por ello será necesario “meternos en este programa cuando menos los próximos dos meses, analizar y ver si se va a extender, tiene que ser perfectible, porque ni el organismo operador ni la ciudadanía estamos preparados para algo así, nunca lo habíamos hecho, pedimos comprensión porque esas 36 horas pueden ser menos, pero también pueden ser más si hay alguna falla”, recalcó Laborín.

Foto: Cortesía.- Bomba recien reparada.

La continuidad del tandeo de agua iniciado durante el gobierno de Francisco Vega de Lamadrid y continuado por el actual que encabeza Jaime Bonilla Valdez, ha generado manifestaciones de rechazo de la población, principalmente de los usuarios domésticos, quienes conforman el 80 por ciento del padrón de clientes de la paraestatal.

En tanto, los sectores productivos manifestaron su desaprobación por las circunstancias que causaron el desabasto de agua y con cinco directores encabezando la CESPT en los últimos seis años. Coincidieron en señalar que la crisis en el suministro del agua “ya la veíamos venir”.

Salvador Díaz González, presidente de la Asociación de Industriales de la Mesa de Otay, subrayó: “Vivimos el resultado de falta de mantenimiento y de infraestructura para dar el servicio a la población, hace falta reparar la infraestructura, porque el líquido está en el Valle de Mexicali”.

Por su parte, Óscar Cortés Reyna, vicepresidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Tijuana, dijo que la crisis deriva de una mala planeación en infraestructura.

Jorge Macías Jiménez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio Tijuana, exigió a las actuales autoridades de CESPT “que nos digan cómo y cuándo van a resolver el problema, que no nomás digan que tenemos un problema y lidiemos nosotros con él, sino que también nos digan de qué manera van a resolverlo”.

El líder de los comerciantes demandó que la suspensión del agua no afecte los fines de semana las zonas turísticas como Zona Centro, Zona Río y Playas de Tijuana, “para que no haya un mal servicio al turismo”.

Laborín advirtió que el tandeo se aplicará en forma pareja para todos los usuarios, tanto doméstico, industria y comercio, lo que incluye escuelas y hospitales, a quienes recomendó acopiar agua suficiente para enfrentar las horas de desabasto: “Por mucho que no estén de acuerdo, ahorita Tijuana es la que está sufriendo como ciudad”.

 

DESABASTO POR INCOMPETENCIA DE FUNCIONARIOS

“Estamos en crisis, pero no debiéramos estar alarmados”, expuso Rigoberto Laborín Valdez, actual director de la CESPT, luego de hacer oficial el tandeo de agua.

Foto: Cortesía.- Bomba de reserva sin funcionar.

Explicó que el problema por el que determinó necesario cortar el servicio al 20% de la población cada cuatro días, medida que iniciará el próximo lunes 11 de noviembre, “es por cuestión de nivel de la presa, para que recupere el volumen suficiente que permita extraerle 5 mil litros por segundo de agua que demandan los 600 mil usuarios de la CESPT”, indicó el funcionario.

Aclaró que en Baja California sí se tiene agua e infraestructura suficiente para atender la demanda de consumo de la población, pero para ello es necesario elevar el nivel de la presa El Carrizo, la cual suministra el agua a la planta potabilizadora El Florido, la cual abastece del vital líquido al 90% de las colonias de Tijuana y Rosarito.

De 24 millones de metros cúbicos de agua que se proyectó almacenar en este vaso hidráulico durante 2019, actualmente embalsa un volumen de 14 millones 477 mil 272 metros cúbicos, pero solo 8.5 millones de metros cúbicos pueden considerarse volumen útil, con una reserva disponible para solo ocho días de consumo.

Como lo señalaron los representantes de los sectores productivos y lo ratificó el propio Rigoberto Laborín, la crisis actual del agua es el resultado de falta de mantenimiento y de infraestructura por parte de las autoridades.

Se estima que desde marzo de este año se averió una de las cuatro bombas de la planta de bombeo PB-Cero, utilizadas para conducir el agua de la presa El Carrizo a la planta potabilizadora El Florido. Para colmo, una quinta bomba que se tiene como respaldo, se localizó inhabilitada por su mal estado físico.

Con solo tres bombas funcionando, El Carrizo solo recibía 3 mil 500 litros por segundo, pero se le extraían 4 mil 180 litros por segundo de los 5 mil que demanda la población.

Es decir, durante meses a esta presa se le extrajo un mayor volumen del líquido que recibía, lo que fue mermando su reserva “y cada que se abate su nivel, se pierde la capacidad de enviar agua para potabilizar a la planta de El Florido”, anotó Manuel Sierra Cruz, director de Agua y Saneamiento de la CESPT.

Aun resolviendo el problema de la reserva de agua de la presa, la cantidad de agua suministrada a la planta potabilizadora ha sido insuficiente para atender el requerimiento de los usuarios, de ahí que cientos de colonias se hayan quedado sin agua un día sí y otro también.

La bomba cuatro de la PB-Cero se logró reparar con una inversión de 45 mil dólares y el miércoles 6 de noviembre se puso en operación, permitiendo bombear 4 mil 180 litros por segundo a la presa, misma cantidad que se le extrae para ser enviada a la planta El Florido.

“Para evitar escasez de agua en el próximo verano se requiere que la presa recupere su nivel y para ello es necesario el tandeo, disminuir al 50% la extracción para que la presa alcance su nivel”, reiteró el funcionario de la CESPT.

Foto: Cortesía.- Potabilizadora El Florido no recibe agua suficiente para atender demanda.

Consideró que al dejar sin agua a 120 mil usuarios cada día, logrando que 480 mil restantes consuman la mitad de lo que normalmente gastan, y manteniendo el sistema de bombeo funcionando al 100%, la presa podrá alcanzar su nivel a más tardar en abril de 2020.

Reducir a la mitad la demanda diaria de agua es factible, toda vez que en invierno el requerimiento es de 3 mil litros por segundo. La propuesta, dijo, es iniciar con la restricción de agua programada a partir del lunes 11 de noviembre y a finales de diciembre hacer una evaluación para, dependiendo de los niveles de recuperación de la presa, determinar si es necesario o no continuar con el tandeo.

 

EL POLÉMICO TANDEO

“La información se iniciará a partir del lunes, pero ya se está llevando a cabo el tandeo”, admitió Rigoberto Laborín, titular de la CESPT.

Para su aplicación programada, los siete distritos en los que la Comisión tiene dividida su infraestructura de abasto de agua, serán subdivididos en cinco, de tal forma que por un día dejen de suministrar el servicio al 20% de los usuarios que atiende.

El corte en cada colonia se efectuará cada cuatro días por un lapso mínimo de 24 y un máximo de 36 horas, previo anuncio de cuando menos 21 horas, para que la población afectada pueda tomar las previsiones correspondientes y evitar la compra de agua. Actualmente los piperos cobran 50 pesos por un tambo de 200 litros de agua, o 250 pesos por un metro cúbico del líquido.

Para que el tandeo no se extienda para el próximo año, el funcionario recomendó a los usuarios solo almacenar agua para 36 horas y optimizar su uso antes, durante y después del corte, “utilizar el 50% del agua que actualmente utilizamos, para poder sobrevivir los próximos dos meses”.

Preciso que en promedio “el tijuanense utiliza cerca de 200 litros por habitante al día, lo que genera una demanda anual de 160 millones de metros cúbicos”. En tanto la demanda del sector industrial es de 300 litros por segundo.

 

INFRAESTRUCTURA EN RIESGO

Aplicar una medida de esa magnitud implica el riesgo de un posible colapso de la infraestructura hidráulica, del cual los nuevos directivos de la paraestatal dicen estar conscientes.

Dada su antigüedad y falta de mantenimiento adecuado, aunado a que el equipamiento no está diseñado para llevar a cabo interrupciones continuas de tal magnitud, el tandeo es susceptible a fallas, “una bomba no puede operar así, existe riesgo de que se dañe”, reconoció Manuel Sierra Cruz, director de Agua y Saneamiento de CESPT.

“Eso de estar parando, bombeando, parando, a las tuberías les entra aire, y aunque tengamos sistemas expulsores de aire, son sistemas que no trabajan así, no puedes estar parando la tubería, vaciándola y luego dañándola, se someten a vibraciones, presiones que no se tienen consideradas y la urgencia de restablecer nos va a provocar daños. El sistema es susceptible, no es un sistema nuevo, opera desde hace años”, expresó.

También existe el factor humano, un error puede generar una situación de la que “no tengamos control, puede haber una fuga que no podamos restablecer, pero estamos trabajando en el tiempo de reacción, primero tenemos que generar conciencia (en la población)”.

Las fugas que se generen por los cortes programados de agua incrementarán el tiempo de restablecimiento del servicio a más de las 36 horas programadas como máximo en el tandeo. Se sumarán a las fugas que a diario se registran, debido al mal estado de la infraestructura de la CESPT y de las que no se tiene un padrón que determine una cantidad exacta.

Lo que sí se puede medir es el volumen de agua que se desperdicia en esas fugas: alrededor de mil litros por segundo, el 19% del agua que sale de la planta potabilizadora El Florido para abastecer a la población se pierde en esas fugas, informó Rigoberto Laborín.

Foto: Cortesía.- Estado actual de las fuentes de suministro del vital líquido.

CAOS FINANCIERO EN LA CESPT

Será en veinte días cuando Sergio Antonio Rosete Weben, administrador de la CESPT, pueda determinar el estado financiero del organismo operador, debido a que la información no ha sido totalmente localizada y la que se encontró está siendo analizada por un despacho de Ciudad de México que se contrató para realizar una auditoría.

Adelantó que no hay disposición de recursos para definir un programa de obra, aunque se gestiona el apoyo de los gobiernos estatal y Federal para avanzar en la atención del problema de desabasto de agua.

De momento, indicó que solo se logró localizar en caja 7 millones de pesos, etiquetados como fondo de la caja de ahorro de los trabajadores.

Entre las anomalías detectadas, durante el mes de octubre desaparecieron las cuentas de los grandes deudores, “si alguien debía 50 millones de pesos, apareció que debe 50 pesos, y el dinero no está, se está investigando”.

Otro de los factores a los que el funcionario atribuyó el mal estado financiero del organismo, es el hueco legal al que han recurrido 5 mil usuarios  para no pagar el agua, a través del programa Borrón y Cuenta Nueva.

De las anomalías encontradas, Laborín mencionó la falta de una bomba que la anterior administración adquirió a un costo de 50 millones de pesos, la cual no se localiza.

 

SANCIONAR MAL USO DEL LÍQUIDO

Para garantizar un uso adecuado del agua,  autoridades de la CESPT solicitaron al alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, aplicar el Bando de Policía y Buen Gobierno, sancionando a quienes hagan mal uso del recurso y “dejar de mandar agua al lago del Parque de La Amistad y al Parque Morelos, necesitamos tener disponibilidad del recurso”, anotó el titular de la paraestatal.

La petición, expuso, fue vista con buenos ojos por parte del presidente municipal, quien esta semana anunció: “Estamos en crisis y tenemos que cuidar el agua. Se analiza la posibilidad de implementar multas o sanciones a aquellos ciudadanos que desperdicien este vital líquido”, al tiempo que conminó a la población a reducir su consumo.

 

SE RECURRIRÁ A COMPRA DE AGUA DE EU

Rigoberto Laborín no descartó comprar agua a Estados Unidos si no se logra bombear el agua requerida para atender la demanda de la población, o en caso de que se presente alguna contingencia en el acueducto Río Colorado, al cual desde hace seis años no se le invierten “120 millones de pesos anuales que debieron aplicarse en su mantenimiento”.

Informó que la última ración de agua adquirida a la Unión Americana se hizo durante septiembre de este año y fue por 200 litros por segundo a un precio de 19 pesos por metro cúbico, de 13.50 que se paga a los agricultores del Valle de Mexicali. “Nos cuenta caro, pero es necesario”.

De los 160 millones de metros cúbicos de agua requeridos para abastecer a la población de Tijuana y Rosarito, de acuerdo al Tratado de 1944 establecido en el Acta 323, 80 millones de metros cúbicos al año se suministran a través del acueducto.

Los otros 80 se compran a los productores del Valle de Mexicali, a quienes la anterior administración tampoco les pagó, generando una deuda de 18 millones de pesos, de los cuales hoy viernes 8 de noviembre se pagará a mitad y el resto se entregará en abonos.

 

EN PIE DESALADORA DE “KIKO”, CONFIRMÓ BONILLA

El proyecto de la desaladora de Rosarito sigue en pie, pues es necesario para los proyectos de abastecer de agua a toda la Zona Costa. Sin embargo, el esquema de pago establecido por el gobierno anterior es imposible de cubrir, señaló el gobernador del Estado, Jaime Bonilla Valdez.

Agregó que los proyectos de Asociación Público Privada son buenos, pero deben llevarse a cabo con transparencia y sin actos de corrupción, por lo que advirtió que continuará el proyecto de la desaladora de Rosarito, pero con una nueva forma de pago, pues con las actuales finanzas del Estado, sería imposible erogar 158 millones de pesos mensuales para cubrir los gastos de este proyecto.

Sobre si esta decisión ya fue notificada a las empresa Aguas de Rosarito, Bonilla Valdez aseguró que si, y agregó que no fue bien recibida.

A su parecer, este proyecto debe ser autosustentable y no cargar esta enorme cantidad de dinero a las arcas estatales, por lo que analizarían nuevas formas de cubrir con los compromisos del mismo, máxime cuando las comisiones de agua no cuentan con suficiente recurso para un compromiso de esta naturaleza.

En entrevista para ZETA, el ex mandatario José Guadalupe Osuna Millán, consideró que sí se requiere la desaladora, “pero no de la escala como la licitaron y se comprometieron, hay que replantear el proyecto. La CESPT no tiene que comprar dos metros cúbicos por segundo, es un agua demasiado cara, tiene necesidad de 125 litros por segundo cada año”.

Desde su punto de vista, se debería construir un módulo de solo 500 litros y contratar agua como lo va demandando la ciudad, “pagar lo que se demanda, no como está contratada, que se pretende pagar 2 mil litros desde el primer día que empiece a producir, lo que financieramente no es rentable”, finalizó. (Con información de Eduardo Villa Lugo)

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio