La investigación y la vacante de Medina Mora

Foto: Andrea Murca
 
Edición Impresa y lunes, 14 octubre, 2019 01:00 PM

Aceptada la renuncia al ex ministro Eduardo Medina Mora, la Unidad de Inteligencia Financiera tendrá más facilidades para investigar. No se reveló la razón que motivó la dimisión del ex miembro de la SCJN. Piden se le investigue por corrupción en la PGR y su participación en la represión de Atenco en 2006 cuando era secretario de Seguridad. La empresa Compusoluciones, de la familia Medina Mora, ha entablado luchas jurídicas contra misceláneas fiscales y en algunos casos ganó amparos en Juzgados y tribunales colegiados. Perfilan a posibles candidatos a terna para ocupar lugar en la Corte, mujeres en primeras opciones

Luego de la renuncia aceptada al ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Eduardo Tomás Medina Mora Icaza, dos son los asuntos que ocupan la agenda del Ejecutivo. A mediano plazo, concluir la investigación de lavado de dinero iniciada en contra del dimitente, y, a corto plazo, integrar la terna de candidatos propuestos para ocupar su lugar en el máximo órgano de justicia del país.

Sin embargo, diversos sectores han solicitado que las pesquisas contra Medina Mora sean ampliadas a los periodos en que fungió tanto como secretario de Seguridad Pública federal, como procurador general de la República, tiempo en el que quedaron algunos resabios de su posible participación en actos de represión, además de corrupción en la infiltración de la dependencia persecutora de los delitos en México.

Aunque esas son las prioridades, aún existe inconformidad de algunos personajes de la vida política por la forma en que el Senado de la República aprobó la renuncia del entonces ministro. El martes 8 de octubre de 2019 se emitió la votación, con 111 sufragios a favor, tres en contra y cinco abstenciones. Ninguna duda. Ni siquiera la de conocer la “causa grave” que motivó la voluntaria separación del cargo de Medina Mora.

El senador por Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Germán Martínez, afirmó que el silencio del dimitente no es una renuncia apalabrada, ya que en la nueva administración sí hay separación de poderes.

“Creo que no hay argumento para una defensa frente a una renuncia silenciosa. Sí se renuncia se tiene que decir por qué y asumir las consecuencias, pero si no, este órgano no puede estar atrapado en la parálisis para sustituir al ministro en el silencio del ministro dimitente, por favor”, declaró.

Una vez que el pleno del Senado de la República aprobó la renuncia del ex integrante de la SCJN, se informó al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que está vacante un cargo de ministro en la Corte, para que de acuerdo a las facultades que le otorga la Constitución, proponga una terna de la cual la Cámara alta deberá elegir un sustituto.

 

INVESTIGACIÓN Y FINIQUITO

Tras recibirse en el Senado de la República la solicitud de renuncia de Medina Mora el 3 de octubre, y de que el abogado no se presentara ante el órgano legislativo que lo citó para saber los motivos de su decisión el lunes 7, no solo se desconocen -oficialmente- las causas que le llevaron a separarse de la SCJN, también su paradero.

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, sabía que el ex ministro no se presentaría a la sala de audiencias, y justificó: “Él no desea ni ampliar sus motivos, ni menos asistir o comparecer al Senado para explicar. Ha comentado que ha agotado su petición, su interés en seguir en la Corte y ha presentado su renuncia con carácter definitivo e irrevocable, y que desea no participar en el Senado y concluir su trámite de renuncia”. Supuestamente conoció el dato a través de una tercera persona.

Para entonces, Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), ya había confirmado lo mismo que reveló en junio: Medina Mora es investigado como persona indiciada por lavado de dinero. Hace dos meses, la dependencia a su cargo presentó la denuncia en contra del ministro bajo la sospecha del delito financiero ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Foto: Moisés Pablo/Cuartoscuro.com.- Eduardo Medina Mora integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la sesión en la cual se eligió al nuevo ministro presidente de la SCJN.

Las investigaciones iniciaron por una alerta por parte del gobierno estadounidense debido a movimientos y transferencias bancarias a Reino Unido, donde el ex ministro se desempeñó como embajador antes de ocupar un sitio en el máximo órgano de justicia de México durante la administración del ex Presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien lo propuso en una terna.

Las pesquisas de la UIF se basan en la información proporcionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en la que se señala que Medina Mora presuntamente recibió en sus cuentas bancarias más de 2 millones de dólares y transfirió cuantiosas sumas de libras esterlinas a cuentas en Reino Unido.

La información revelada en una columna periodística a mediados de año fue desmentida en su momento por el directamente involucrado a través de una carta, quien sin embargo, no hizo pública la información sobre su patrimonio durante los últimos cuatro sexenios, cuando se desempeñó en cargos públicos.

 

INDAGAR EL PASADO

El ex panista Germán Martínez exigió se lleve a cabo una investigación sobre la probable responsabilidad de Medina Mora en la represión de Atenco en 2006, cuando ostentaba el cargo de secretario de Seguridad Pública federal, ya que existe una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que urge a actuar en contra de las autoridades de aquella época.

Otras voces como las de ex funcionarios de la antes llamada Procuraduría General de la República (PGR) que fueron encarcelados por presuntos vínculos con el narcotráfico, han pedido se investigue al que fuera titular de esa dependencia en el sexenio de Felipe Calderón, señalado extraoficialmente de proteger al Cártel de Sinaloa desde su posición y haber sancionado a otros  servidores públicos por la sospecha de que servían a organizaciones criminales rivales.

Durante la gestión de Medina Mora como procurador general, 25 agentes policiales, ministeriales, coordinadores y directores adscritos a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) fueron puestos a disposición de autoridades judiciales, acusados de servir al Cártel del Pacífico Sur que encabezaban los hermanos Beltrán Leyva, lo que les valió ser detenidos y apresados en 2008. Todos fueron absueltos y recuperaron su libertad años después. Los últimos fueron liberados en 2014 del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 4 de El Rincón, Nayarit.

En esa acción denominada “Operación Limpieza”, la entonces titular de la SIEDO (hoy SEIDO), Marisela Morales, y el procurador Eduardo Medina Mora, primero aplaudidos por su misión de “sanear” la dependencia, años después fueron criticados al no probar sus imputaciones ante el Cuarto Tribunal Unitario del Tercer Circuito, cuyo magistrado absolvió a los ex agentes y ex funcionarios defenestrados.

Por resolución judicial, se conoció que los nueve testigos protegidos utilizados para enderezar la indagatoria en contra de los procesados habían mentido en sus declaraciones ministeriales, o por lo menos señalado que no les constaba de forma directa. También se estableció que la mayoría de las pruebas presentadas por la ex PGR fueron obtenidas de manera ilícita.

Sobre el tema de la renuncia del ex integrante de la SCJN, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se ha expresado en dos ocasiones. La primera el 4 de octubre, cuando declaró que la dimisión habría ocurrido porque “quiere atender denuncias presentadas, no sé si una, dos, cuántas denuncias que se han interpuesto y están en manos de la Fiscalía General de la República, son investigaciones que corresponden al Ministerio Público, nosotros hemos sido respetuosos y no nos involucramos”.

La segunda vez que el mandatario se refirió al caso, fue el lunes 7 de octubre, cuando negó haber dado la orden de investigar a Medina Mora y rechazó que se trate de una venganza política. El Presidente descartó que busque conformar una Corte a modo.

 

EMPRESA EN BONANZA

Por el momento, la UIF no indaga a la empresa Compusoluciones y Asociados, SA de CV, mencionada en los reportes británicos de movimientos bancarios realizados en favor del ex ministro Eduardo Medina Mora Icaza, que el investigado menciona en una carta en la que justifica depósitos por concepto de “pago de dividendos” que su difunta esposa recibía como accionista del corporativo.

Eduardo Tomás apareció como beneficiario del “pago de dividendos” con un depósito de 10 millones 643 mil 600 pesos en sus cuentas, pese a que en sus declaraciones patrimoniales recientes no reporta ser socio de la compañía. También transfirió a María Cecilia León Pasquel 2 millones 096 mil pesos por concepto de “compra de acciones Compusoluciones” y “pago préstamo”, según reportes divulgados en junio por el diario capitalino El Universal.

La referida empresa se constituyó en 1985, en Guadalajara, con los socios José Medina Mora Icaza, José Ignacio Montemayor y Fernando Contreras, entre otros, bajo la razón social Informática y Computación, SA de CV, para 1988 ya facturaba dos millones de dólares y fue nombrada por Hewlett Packard como “novata” del año, según presume en su página web. En 1989 se extendió a Ciudad de México a través de otro familiar: Juan Pablo Medina Mora.

A mediados de la década de los noventa abren otra sucursal en Monterrey, y en el año 2000 inauguran nuevas oficinas en la Capital del país, designando a Juan Pablo Medina Mora como director general. En 2011 se inaugura el edificio corporativo de Compusoluciones sobre Avenida Mariano Otero número 1105 en Guadalajara, Jalisco. Inmueble con valor catastral de 57 millones 250 mil 251 pesos por el que se pagó un Impuesto Predial de 116 mil 696 pesos con 10 centavos durante 2018, de acuerdo con una copia de recibo en poder de ZETA.

La empresa dedicada a principios de la actual década a la venta, soporte, consultoría y servicio de software y hardware, así como a soluciones de nube, hoy es un mayorista que diseña, fabrica e integra soluciones de tecnología.

Durante los últimos años, el equipo legal de Compusoluciones y Asociados, SA de CV (también identificada como Inmobiliaria Compusoluciones, SA de CV)  se ha dedicado a combatir jurídicamente misceláneas fiscales en temas como Impuesto Sobre la Renta, entre otros, obteniendo en algunos casos resoluciones favorables de Juzgados de Distrito en materia administrativa o de tribunales colegiados en la misma especialidad.

 

LA VACANTE QUE DEJÓ MEDINA MORA

Luego que el Senado de la República aprobara la dimisión de Eduardo Medina Mora como ministro de la SCJN, el coordinador de la bancada de Morena, Ricardo Monreal, refirió que la ex diputada federal Loretta Ortiz y la magistrada Celia Maya podrían formar parte de la terna que el Presidente de la República proponga para elegir relevo.

El legislador del partido oficial expuso que en términos jurídicos, ambas profesionales del Derecho podrían repetir hazaña como aspirantes a esa posición. En cuanto a sus pretensiones de fungir como miembros o consejeras del Poder Judicial, Monreal había adelantado ser preciso que declinaran a sus respectivas candidaturas; en ese contexto, también aludió a la ex magistrada Eva Verónica de Gyvés.

Maya y Ortiz estuvieron incluidas en la terna de la que emanó José Luis González Alcántara Carrancá como ministro para sustituir a José Ramón Cossío Díaz en diciembre de 2018. Ambas volvieron a candidatearse junto a Yazmín Esquivel Mossa, cuyo ascenso como ministra procedió en marzo de 2019, en reemplazo de Margarita Luna Ramos. Se trata de las dos únicas ternas que AMLO ha impulsado.

En cuanto al posible relevo de Medina Mora, Monreal Ávila sostuvo que una vez se le notificara al Presidente que la renuncia del jurista fue aprobada, este tendría que enviar a la brevedad la propuesta de nuevas postulaciones.

Loretta Ortiz Ahlf formó parte del equipo de transición de López Obrador y está casada con el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, José Agustín Ortiz Pinchetti. Se desempeñó en los foros por la Pacificación y la Reconciliación efectuados en el marco de los trabajos de entrega-recepción de la Presidencia de la República, sobresaliendo por afirmar que el Papa Francisco acudiría a tales encuentros, versión que el Vaticano desmintió.

Celia Maya García pretendió candidatearse para senadora por Querétaro al amparo de Morena. En su momento López Obrador indicó que las inclinaciones de índole partidista no constituían un impedimento para postularse al cargo de ministro.

En diciembre de 2018, Ortiz Ahlf renunció a las filas de Morena. En cambio, Celia Maya declaró recientemente estar interesada en dirigir el partido de izquierda, aunque en dado caso esperaría el momento oportuno para buscar esa posición.

De Gyvés Zárate formó parte de la terna que propuso AMLO para ocupar el puesto de fiscal general de la República, de la cual emergió como tal Alejandro Gertz Manero. En el contexto de esas postulaciones, a De Gyvés se le identificó por estar casada con el abogado Rafael Guerra Álvarez, quien laboró para el actual Presidente de la República durante el proceso de desafuero (2004-2005) que el tabasqueño enfrentó en su gestión como jefe de Gobierno del Distrito Federal (hoy Ciudad de México).

Bernardo Bátiz y Vázquez también ha figurado en el espectro mediático como posible sustituto de Medina Mora, al igual que Ana Laura Magaloni. El jurista mexicano fue procurador general de Justicia de la Capital durante la administración de AMLO (2000-2006). En tanto Magaloni, quien cuenta con doctorado en Derecho, perteneció al equipo de transición de la actual gobernadora de CDMX e integrante de Morena, Claudia Sheinbaum.

 

CON RENUNCIA “FORZADA” DE MEDINA, AMLO BUSCA INJERIR EN LA CORTE: PAN

Eduardo Medina Mora renunció al cargo de ministro en el curso de las indagaciones que la UIF emprendió en su contra ante la presunción de que recibió transferencias económicas que no cuadran con su nivel de ingresos, tampoco con su declaración patrimonial.

En opinión del presidente de Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza, la dimisión en cuestión fue forzada y tuvo que ver con que AMLO pretende injerir en las decisiones de la Corte mediante el relevo que proponga.

“López Obrador busca controlar resoluciones judiciales en temas como el Aeropuerto de Texcoco, estancias infantiles o la ‘Ley Bonilla’”, asumió el líder partidista, quien agregó: “Es de suma preocupación lo que estamos viviendo en México y debe prender la alerta de los ciudadanos, ya que los gobiernos autoritarios comienzan a penetrar y tener injerencia en los poderes hasta que los debilitan”.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio