La marcha tardía de la UABC

Foto: Cristian Torres
 
Edición Impresa lunes, 14 octubre, 2019 01:00 PM

El jueves 10 de octubre, 35 mil estudiantes, docentes y directivos exigieron el pago de casi mil 600 millones de pesos que adeuda el gobernador Francisco Vega de Lamadrid a la Máxima Casa de Estudios. El rector Daniel Valdez Delgadillo tampoco hizo en su momento reclamos al mandatario electo, Jaime Bonilla Valdez, quien le prometió un recurso de 600 millones de pesos para iniciar el ciclo escolar en agosto, el cual no llegó

Cuando en octubre de  2016, el rector de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Manuel Ocegueda y el presidente de su Patronato, Gustavo de Hoyos Walther, denunciaron el adeudo de casi 470 millones de pesos que tenía el Gobierno del Estado con la institución educativa, no se imaginaron que llegaría a tal extremo.

Tres años después y con una deuda que creció hasta mil 597.4 millones de pesos -según informó la UABC-, entre catorcenas y otro tipo de apoyos debidamente presupuestados, es lo que tardó el rector Daniel Valdez Delgadillo para dejar su discurso tibio y movilizar a los “cimarrones” de toda la entidad, quienes “paralizaron” la Plaza de los Tres Poderes en Mexicali, en una mega protesta organizada por los propios directivos, funcionarios y la sociedad de alumnos de la Universidad, a0quella que hace unos años era considerada una de las mejores instituciones educativas del país y que hoy enfrenta una de las crisis financieras más severas a 62 años de su fundación.

 

LOS ADEUDOS 

Como lo ha explicado el rector Valdez en reiteradas ocasiones, el recurso que conforma el presupuesto de UABC es 55 por ciento federal y 45% estatal. Además, la propia institución aporta otros mil millones de pesos -aproximadamente- provenientes de cursos, patentes, inscripciones, sorteos y demás.

Mientras que la UABC y el Gobierno Federal han aportado religiosamente, el Estado ha sido omiso en el pago de las mismas. El gobernador reiteró que la falta de recursos extraordinarios es la justificación por la que no se ha entregado el dinero al alma mater, la realidad es que la Federación -según el Presidente de México, Andrés

Manuel López Obrador en su conferencia mañanera del miércoles 9 de octubre-

no cuenta con un solo adeudo.

Desde su primer año, “Kiko” Vega, dejó de pagar ministraciones a la UABC. De la

deuda de 13 millones que tenía la administración de José Guadalupe Osuna Millán, para 2014 aumentó a 86 millones 089 mil pesos, y en 2015 incrementó a 168 millones 970 mil pesos.

En octubre de 2016, el entonces rector Juan Manuel Ocegueda y Gustavo de Hoyos

Walther, presidente del Patronato de UABC, denunciaron la falta de apoyos económicos por 470 millones de pesos.

Luego de un mes de señalamientos públicos, en noviembre firmaron un convenio con el

Gobierno del Estado para cubrir la deuda en cinco ministraciones, pero solo se pagó una de 70 millones.

En 2017 la deuda se mantuvo más o menos igual, pero en 2018, según Valdez

Foto: Cristian Torres

Delgadillo, las omisiones de pago fueron cada vez más recurrentes, tanto en los fondos de pensiones como en las aportaciones, y en octubre de ese año, la situación se tornó crítica, pues hasta las catorcenas dejaron de cubrirse, viéndose obligados a utilizar el

fondo de contingencias.

En esas fechas, burócratas, maestros, el Poder Judicial y los organismos ciudadanos

dejaron de percibir ingresos, lo que provocó una severa crisis gubernamental; día a día se daban protestas, pero la UABC mantuvo la calma.

Entre todos estos conceptos, para enero de 2019, cuando Valdez Delgadillo tomó

protesta como rector -evento en el que por cierto no estuvo el gobernador-, la deuda

alcanzó los mil millones de pesos.

La tibia respuesta de Valdez Delgadillo fue colocar mantas que actualizaban cada catorcena ante la falta de más de 50 millones de pesos que deben aportarse cada dos semanas por parte del Gobierno del Estado.

Pese a la crisis, el rector aseguró que no saldrían a las calles durante el proceso electoral, pues no querían “pintarse” de ningún color o incluirse en una agenda política.

Sin embargo, esperó otros tres meses después de la elección para dejar su discurso temeroso -y severamente criticado, según reconoció en la conferencia de prensa de ayer jueves- y que el gobierno estuviera a menos de un mes de culminar para efectuar  la protesta.

Valdez Delgadillo tampoco hizo reclamos al gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez, quien le prometió un recurso de 600 millones de pesos para iniciar el ciclo escolar en agosto, el cual no llegó.

 

RECTOR, PATRONATO Y CONSEJO TAMBIÉN SON RESPONSABLES: SOLORIO

Quien no confía mucho en esta movilización emprendida por el rector, es el conocido abogado Daniel Solorio Ramírez, quien aseguró que esta crisis financiera no podría entenderse sin la complicidad de los ex rectores y el Patronato de la UABC, que no tomaron las medidas correspondientes para evitar una situación como esta.

Acompañando a los universitarios, Solorio Ramírez, quien en múltiples convocatorias ha sido aspirante a rector de la UABC, comentó que la responsabilidad es compartida y que el Valdez no informa a los estudiantes la realidad de lo que ocurre dentro de la Máxima Casa de Estudios.

“Daniel Valdez debía decirles la verdad de lo que pasa dentro de UABC, dentro hay grandes complicidades de ex rectores, patronatos. Ellos son los culpables de esta crisis, porque toleraron a todos los gobiernos panistas, nunca cobraron las deudas correctamente, es culpa de los gobernadores y de la UABC”, insistió Solorio.

Tal situación se  agravó durante el periodo de rectores “mungarayistas”, y aunque reconoció que la movilización es positiva, no debe dejarse de lado la responsabilidad de la propia autoridad: “El problema es de los gobernantes de la UABC que han sido cómplices de los gobernadores panistas”.

Agregó que el propio Gustavo de Hoyos Walther debe rendir explicaciones a la comunidad universitaria por la inacción en torno a la deuda.

 

LA MARCHA DE LOS 35 MIL

La marcha del jueves -la primera de tres contempladas- tuvo una asistencia de 35 mil personas -según conteo de la Policía Municipal-, y se da a menos de un mes que el gobernador Francisco Vega de Lamadrid concluya su administración y del anuncio de que no tiene dinero para cubrir otras responsabilidades.

Maestros de las dos secciones sindicales, burócratas, proveedores y hasta los ayuntamientos, han denunciado abiertamente la falta de pagos o carencias que afectan sus funciones diarias.

Como remate, el rector de la UABC anunció ante los miles de estudiantes que interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y la Fiscalía General de la República (FGR), por los delitos de corrupción por abuso de autoridad, coalición de servidores públicos, peculado y lo que resulte. A la vez, presentó una solicitud de juicio político contra el gobernador y sus funcionarios ante el Congreso del Estado, por los adeudos referidos.

Foto: ZETA/Alejandro Gutiérrez Mora

En el mismo edificio legislativo, una semana antes diputados preparaban una serie de reformas a la Ley Orgánica de la UABC, en la cual prohibían la venta de terrenos y cualquier bien inmueble -emprendida por el Patronato-, la suspensión de sueldos a ex rectores y la creación de una Auditoría independiente de la Universidad; después de una reunión con los pilares del morenismo y alfiles del gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez en el Poder Legislativo, el discurso del rector cambió y ahora recurre al Congreso para investigar al diluido mandatario, a quien no se atrevió a tocar hasta ahora.

En todo ese tiempo, “Kiko” ha evadido responsabilidades y señala que desde la gestión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República, se generó un gran adeudo superior a 4 mil millones de pesos, pero el miércoles 9 de octubre de 2019, Andrés Manuel López Obrador aseguró que no existen adeudos con el gobierno bajacaliforniano. Sin embargo, el jueves 10 aludió  que existen intereses político-electorales en las movilizaciones emprendidas por el rector.

Sin embargo, David Álvarez García, abogado general de la UABC, dio a conocer que

detectaron que no solo se trata de recursos federales, sino de aportaciones obtenidas por

apoyos universitarios que se cobran a través de impuestos estatales, los que no se han

entregado a la Universidad, pero han sido otorgados a instituciones privadas como el Centro de Enseñanza Técnica y Superior (CETYS), lo que sugiere que se ha recibido este recurso, pero solo a la Máxima Casa de Estudios se le ha negado.

Con un Congreso opositor, un Gobierno Federal que no reconoce adeudos, una nómina

gubernamental y partido fragmentados, “Kiko” se diluye en un gobierno que bien pudo

terminar hace tres meses y nadie se habría inconformado.

Baja California es una de las diversas universidades que presentan crisis financieras por

diversos temas, pero la deuda que padece solo es comparable con los 2 mil 100 millones de pesos que dejó el hoy detenido ex gobernador Javier Duarte con la Universidad de Veracruz.

Desde la tarde del  9 de octubre se sabía que la marcha tendría una

convocatoria importante, aunque para los propios académicos superó la expectativa.

A las ocho de la mañana, grupos de “cimarrones” vestidos de blanco y verde dejaron sus

clases y se presentaron en las explanadas principales de Rectoría, Vicerrectoría y Calzada Castellón, donde se encuentra la Facultad de Ciencias Humanas.

Los inmuebles cerraron parcialmente. Estudiantes, directivos y administrativos tomaron las calles. Mostrando pancartas, desde ofensivas, analíticas hasta humorísticas, se

enfilaron desde los tres puntos a través de vialidades principales, gritando consignas en

favor de su alma mater y en contra de un gobierno cuya mala administración perjudicó a

prácticamente todos los sectores sociales.

Entre las 8:30 y 9:00 am comenzaron a salir los contingentes, ya que las distancias eran variadas. Por ejemplo, el recorrido de la Facultad de Ciencias Humanas fue de alrededor de 5 kilómetros, mientras que el de Vicerrectoría y Rectoría fue de 3.4 y 2.8 kilómetros, respectivamente.

Poco a poco, las arterias principales del Centro Cívico comenzaron a cerrarse; los

estudiantes caminaban tranquilamente con la misma energía que al salir del punto de

partida y poco a poco se aglutinaron en la Plaza de los Tres Poderes, donde los esperaba

un escenario con una enorme pantalla que repetían mensajes de “cimarrones” y sus logros en favor de la sociedad.

Cánticos, festejos y hasta representaciones teatrales de la clase política robando a la

institución, quedaron plasmados en el Centro de Gobierno. En fin, hasta una piñata con el rostro del gobernador Vega fue “apaleada” en un sector de la plaza.

A pocos minutos de llegar, el rector Daniel Valdez se enfiló aceleradamente a las puertas del Congreso local y acompañado de funcionarios y algunos guaruras disfrazados de “cimarrones”, ingresó al pleno, donde lo esperaban legisladores; esos que una semana atrás pretendían profanar la autonomía universitaria y hoy respaldan las acciones del rector.

La sesión se detuvo momentáneamente para ofrecerle el espacio. Tras un breve mensaje, anunció que presentó recursos legales contra el actual gobernador y su equipo de colaboradores desde el día anterior, y en ese momento hacía lo propio ante el parlamento local, al presentar una solicitud de juicio político contra “Kiko” Vega.

“Esta manifestación es acompañamiento a las medidas legales encausadas en contra del gobernador Francisco Vega de Lamadrid, su gabinete y quien resulte responsable (…) Por acción u omisión han comprometido y vulnerado del desarrollo de Baja California, al

poner en riesgo su principal fuente de educación pública superior a cambio del beneficio

económico a unos cuantos”, acusó.

Tras recibir el documento, Valdez Delgadillo salió del recinto y subió al escenario donde

estudiantes lo esperaban. Ahí, frente al edificio del Poder Ejecutivo, fue recibido entre aplausos de sus representados, quienes lo respaldaron al anunciar las acciones legales contra Vega y sus funcionarios.

Recordó que las afectaciones por la falta de recurso repercuten en 65 mil estudiantes, cuyo semestre está en riesgo de perderse. Estableció el 10 de octubre como Día del Orgullo Cimarrón y anunció que las acciones continuarán hasta que cada peso encuentre destino en las arcas universitarias.

Antes de retirarse, solicitó la entonación del Himno Universitario y que los asistentes limpiaran antes de retirarse del lugar que tomaron por poco más de una hora.

Dos horas después, el rector  hizo presencia en el paraninfo universitario y respondió las preguntas de diversos medios de comunicación, asegurando que se está trabajando para cubrir la siguiente catorcena y que la movilización es una de las señales de hartazgo por parte de la comunidad universitaria.

Valdez Delgadillo adelantó que el martes daría más información sobre las dos manifestaciones que se realizarán en Ensenada y Tijuana, antes de que concluya la administración de Francisco Vega de Lamadrid.

 

LA DENUNCIA

Los delitos por los que el gobernador del Estado y sus funcionarios están acusados, son considerados graves en la Federación y ya fueron entregados a la Fiscalía Especializada en Materia Anticorrupción.

Peculado, coalición de servidores públicos, corrupción por abuso de autoridad y lo que

resulte, son los recursos legales que se interpusieron ante la FGR y la PGJE, pues se trata de recursos provenientes de diversos fondos.

David Álvarez García, abogado general de la UABC, aseguró que no solo se trata de las

aportaciones federales, sino de recursos provenientes de impuestos estatales que no se

pagaron a la Universidad, pero si se hicieron contratos con otras instituciones de todo

tipo.

Aunque no quiso precisar detalles, pues formaría parte de la investigación, insistió que tales recursos han sido utilizados para becas en otras instituciones como CETYS, no así para la UABC.

“Otros (recursos) que recauda el Estado etiquetados para la educación superior, el Estado no los entera, e incluso, el Estado ha garantizado para contratos privados. Estos han sido garantizados para otros compromisos”, subrayó, para agregar que la Auditoría Superior de la Federación identificó irregularidades como la recepción de recursos para la UABC por parte de la Secretaría de Planeación y Finanzas que no fueron entregados, pero sí se retuvieron, generaron intereses y se desconoce el destino de los mismos.

 

HAY INTERESIS OCULTOS  Y POLÍTICO-PARTIDISTAS: ESTADO

Como respuesta a la marcha y las denuncias en su contra, el Gobierno del Estado de Baja California aseguró que existen intereses ocultos y partidistas en las movilizaciones emprendidas por el rector de la UABC.

Vía comunicado de prensa, la administración dijo respetar las movilizaciones estudiantiles, pero decidió no emitir comentarios en torno a las denuncias presentadas por Daniel Valdez Delgadillo, ya que en su percepción, tienen un trasfondo.

“(Las denuncias) Se consideran acciones con sesgos visiblemente político-partidistas e intereses ocultos que no deben distraer de lo principal: acelerar el apoyo federal a Baja California”.

Ante los señalamientos vertidos por el rector y los propios legisladores, el Gobierno del Estado reiteró que la falta de recursos de la Federación complicó el cumplimiento de los compromisos con la Máxima casa de Estudios de Baja California.

Referente al adeudo, continuarán las gestiones hasta el último día, con el objetivo de recibir alguna partida presupuestal extraordinaria que ayude a cumplir con las responsabilidades.

El Gobierno del Estado concluyó que cada vez es más difícil para la entidad entregar “peso a peso” en tiempo y forma las cantidades que otorga el Gobierno Federal, ya que los propios recursos estatales son insuficientes.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio