Supervisar la policía

Foto: Internet
 
Opinionez lunes, 11 febrero, 2019 12:00 PM

¿Qué caso tiene certificar a la Policía Municipal? ¿Para qué sirve la acreditación CALEA? ¿No sería mejor para los policías y para sus superiores no ser supervisados?

Como ya expusimos en nuestra columna en el semanario ZETA del pasado viernes 18 de enero, con el título “Metamorfosis policial”, “La presencia de los policías ha variado notablemente a lo largo de los siglos, como vemos en https://journals.openedition.org/lerhistoria/2696?lang=es, “Gendarmes, inspectores y comisarios: historia del sistema policial…”.

En el caso de Tijuana, algunos Alcaldes y titulares de la corporación han hecho todo lo que han podido para cambiar la imagen de la policía.

Hay casos que han dejado especiales recuerdos, como cuando Don Alberto Limón, QEPD, fue Director de la Policía, cargo que desarrolló con tal gusto que ni cobraba su sueldo. Obviamente no propició la corrupción ni la prepotencia.

A inicio de los noventa, el alcalde, Don Carlos Montejo Favela, QEPD, buscó cambiar a la corporación, situación inédita que, aunque causó escepticismo, logró permear en muchos de los oficiales.

No era fácil creer las buenas intenciones del otrora Presidente Municipal, pero creyéndole o no, en la práctica aplicó perfectamente la máxima de que los policías -la inmensa mayoría-, se conducen de acuerdo a la línea que marcan sus jefes. Me consta.

En el trienio siguiente hubo de todo, como en la era en que Federico Benítez fue Director de la Policía, perdiendo la vida a causa de la rigidez con que se conducía.

Hubo otras épocas en que la placa, el uniforme y la pistola eran una patente de corso para hacer de todo. Literal y materialmente, de todo. Dinero, prepotencia, privación ilegal de la libertad, lesiones y delitos sexuales.

Ante los reclamos de la ciudadanía y de Comisiones de Derechos Humanos, se modificó el marco jurídico para acabar con el “secuestro” de documentación -tarjeta de circulación y licencia de conducir, principalmente-.

Fue algo bueno, pero también malo. Eliminó la retención de documentos como forma de extorsión, pero alentó la irresponsabilidad de conductores a quienes ya no les preocupó cometer infracciones, lo cual, sumado a otros factores, detonó las violaciones al reglamento de tránsito.

La corrupción y prepotencia policíaca sin duda fueron alimentadas por falta de cumplimiento de protocolos. No había control de los contactos de los policías con los ciudadanos.

Por lo anterior, era y sigue siendo necesario un esquema sistematizado de pasos obligatorios para cada una de las actuaciones de los policías, así como un mecanismo de supervisión, lo que la administración actual ha buscado subsanar, recurriendo entre otros métodos a CALEA (siglas en inglés de la Comisión de Acreditación para Agencias de Aplicación de la Ley).

En seguimiento de ese sistema, el pasado miércoles ocurrió algo extraordinario, puesto que más allá de que una institución verifique el cumplimiento de dichos pasos, se convocó a la ciudadanía a una audiencia pública, para expresarse libremente ante los certificadores sobre el actuar de la policía, algo nunca antes visto.

La sala se fue llenando de ciudadanos provenientes de diversos sectores, sin que hubiera funcionarios dirigiendo, ni presídium, ni asientos reservados, ni discursos oficiales.

En una mesa se encontraba una auditora de CALEA, con la única función de escuchar y tomar nota de las opiniones de los asistentes.

Mezclados, vecinos de las colonias, presidentes de organismos no gubernamentales y dirigentes empresariales testificaron el actuar de los policías y sus jefes y aunque algunos desahogaron afectaciones causadas por la delincuencia, el común denominador de las participaciones ciudadanas fue de reconocimiento al trabajo de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y de sus Direcciones de Policía y de Prevención del Delito.

Imagino que la auditora se llevó una muy buena impresión, tanto de la policía municipal como de los ciudadanos.

Todo es cuestión de supervisar la policía.

 

Alberto Sandoval es Fundador de Alianza Civil, A.C., Presidente del CO-MOSC y Secretario del CEFAB. Correo: [email protected] Internet: www.alianzacivil.org Facebook: Alberto Sandoval.     Twitter: @alsandoval

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio