30 años de WonderCon

Fotos: Cortesía Víctor Cortez/Hubo comics que se vendieron en 40 dólares
 
Espectáculoz lunes, 4 abril, 2016 12:00 PM

Por tres días, el Centro de Convenciones de Los Ángeles, California, albergó el aniversario del evento con actividades enfocadas en la ciencia ficción e historietas, que consiguieron buena convocatoria del público. Sin embargo, el próximo año regresará a Anaheim para seguir escribiendo desde allí su historia como antesala de Comic-Con

Apenas dio inicio la edición 30 de WonderCon, la confirmación de que Los Ángeles no sería sede en 2017, fue un hecho que cada uno de los asistentes tuvo en sus manos, ya que el programa de horarios le dedicó su última página al anuncio, adelantando que será del 31 de marzo al 2 de abril, cuando el Centro de Convenciones de Anaheim lo reciba nuevamente. Base del evento de 2012 a 2015, éste tuvo que ser reemplazado por el recinto angelino, al estar en un proceso de expansión que, entre otros beneficios, incluye añadirle dos pisos al edificio. La totalidad de los cambios programados concluirá en  verano del próximo año, pero sus etapas primarias podrán disfrutarse en la siguiente convención.

Escritor en Dangerkatt Creative Studio, Daniel Corey, participó en este WonderCon a través de la “Small Press Area”, en la que se asignaron 116 espacios para que artistas dieran a conocer su trabajo. Allí, ZETA tuvo la oportunidad de hablar con él sobre qué tan bien fluyó la convención en Los Ángeles: “A mí no me ha afectado en lo más mínimo. Nos ha ido muy bien y hemos tenido mucho tráfico. Ésta es mi primera vez en esta sección y me ha gustado bastante. Sé que regresan a Anaheim el próximo año, nos adaptaremos y estoy seguro que allá también nos irá bien”.

Constante en convenciones desde 2007, cuando la ciudad tuvo a su cargo la Wizard World, Corey debutó en los cómics con “Prophet”, un spaghetti western con tintes de “Mad Max” y “Constantine”, que más tarde lo llevó a colaborar con el ilustrador Anthony Diecidue para “Moriarty”, su versión del enemigo de Sherlock Holmes, a dos décadas de que éste murió: “Como exhibidor ésta es mi cuarta ocasión en WonderCon, pero he dado firmas desde hace seis años y ésta es mi primera vez en Small Press. Algunos de mis amigos están en diez o veinte convenciones, como yo tengo otros trabajos que atender, regularmente solo asisto a cuatro o cinco por año, que ya es bastante laborioso”.

Un caso contrario a participaciones del tipo, es José Pulido, ilustrador que se dio a conocer en 2008 por su adaptación de personajes de la cultura pop como calaveritas de azúcar. Presente en el Artists’Alley, ésta fue su quinta convención, ya que apenas lleva un año probando la dinámica, por lo que apenas se acercó a WonderCon: “Vivo en Downey, a unos 20 minutos de aquí, así que espero seguir viniendo. Ya metí mi aplicación. He escuchado de mucha gente que es mejor allá (Anaheim), pero no me consta porque nunca he ido, como vivo entre Anaheim y Los Ángeles, prácticamente me da igual. Este año fui a Comic Kaze y a otras convenciones en Las Vegas, Philadelphia y Long Beach”.

Buena convocatoria por parte de los amantes de las historietas

Buena convocatoria por parte de los amantes de las historietas

Otro eslabón importante cuando se trata de convenciones, es la venta de productos en piso, que junto a la exhibición que se prepara, es uno de los atractivos más fuertes para la gente que prefiere ahorrarse las filas para paneles. En el stand 613, estuvo Comicage Entertainment Inc., empresa de Montreal que se especializa en comics y que consiguió grata respuesta de los asistentes, según Michael, uno de sus empleados desde hace tres años: “Llevo el mismo tiempo viniendo a WonderCon. Me gustó bastante el cambio (a Los Ángeles) porque los paneles fuertes son en otro edificio (Microsoft Theatre) y el tráfico dentro de la convención se redujo como en un 75%. Eso nos ayuda porque la gente nos puede ver, hemos tenido mucha ganancia. Cuando están muy llenos los pasillos, la gente siente que quiere huir”.

Nacidos como eventos que celebran las historietas, el paso del tiempo ha redefinido a las convenciones dándoles un enfoque más apegado al cine y las teleseries, pero Michael aseguró que eso no los ha afectado: “No, al contrario, cada que sale una película basada en un cómic, ese cómic en particular se vende muchísimo. Mientras más le guste a la gente una película, el cómic se nos vende más. Esta vez nos pasó con ‘Death of Superman’ (40 dlls), que ya se nos agotó. También hemos vendido bastantes ejemplares de ‘Daredevil’ y algunas historias de ciertos enemigos de ‘The Flash’ que se han hecho populares gracias a la serie”.

El espejismo de WonderCon

Aunque el Centro de Convenciones de Los Ángeles cuenta con una estructura óptima para una convención, lo cierto es que WonderCon no encajó del todo en ésta, durante la jornada del 25 al 27 de marzo. Sí, miles asistieron, pero tuvieron que dividir sus planes entre estar en el edificio principal o en el Microsoft Theater que, pese a su imponente instalación, nunca lució ni lleno en su planta baja; mucho menos a su capacidad de 7 mil 100 personas.

Sin filas atiborradas, pero siempre con revisión previa de gafetes al escanearlos –acierto que vale la pena señalar–, entrar para un panel no era problema, pero sí el decidir si valía la pena invertirle todo el día de un programa flojo, para después disfrutar de actividades como “TMNT: Out of the Shadows”, “Justice League vs. Teen Titans” o “DC’s Legends of Tomorrow”. Por lo que el ir y regresar fue una prioridad necesaria que valía cada paso de distancia, incluso para los que hicieron cosplay y que tuvieron la hazaña de librar los pequeños pasillos de las butacas con props.

No obstante, al final de la odisea la recompensa llegaba con el ambiente de todos los fanboys, que con sus gritos contagiaban el entusiasmo de estar allí. El contraste era la espera en filas en el Centro de Convenciones –donde también había estaciones de escaneo para gafetes–, sabiendo que sus diez espacios asignados a paneles tenían cupo muy limitado y demanda alta. Era entonces cuando el sentido común se enfrentaba al anhelo, mientras un desfile de los mejores cosplays y los más improvisados, sucedía ante la vista de todos. Esos días, la gente con cuerpos esculturales que parecían haberse trabajado por meses en el gym, contra los que no temieron enseñar su abdomen abultado, estrías o celulitis, tuvieron en común el sentirse superhéroes, sin importar qué pase con el futuro cercano de la convención.

En el escaneo de gafetes

En el escaneo de gafetes

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio