AMLO contra la mafia del poder

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 22 Octubre, 2018 12:05 PM

Hoy todavía no empieza su mandato AMLO y ya empezaron las críticas. Éstas se han ensañado en varios temas, algunos sin ser temas públicos, como el caso de la boda de César Yáñez, cercanísimo colaborador del Presidente, quizá su hombre más cercano. La crítica es porque gastó mucho en su boda. ¿Qué, las fiestas de cumpleaños de Diego Fernández o de Carlos, no son suntuosas y caras? Y las organizan cada año y nadie critica ese gasto.

Aunque caras para usted y para mí, porque a mí me enseñaron que caro es lo que no se puede pagar y en este caso la esposa de César Yáñez, está más cargada que una nube negra.

Así que, si quiso llevar a Los Ángeles Azules, qué bueno si lo puede pagar, yo también quisiera tocaran en mi cumpleaños. Jorge Hank, en una de sus bodas, llevó a Luis Miguel y nadie criticó, sólo alabaron su buen gusto y excentricidad. Todo mundo en Baja California sabe que en su cumpleaños invita a 500 personas y que en otro de sus festejos hay toros, gallos y muchas más cosas, y nada pasa. Muy su dinero.

Pero lo de César va en contra de la austeridad republicana, sostienen. ¡Puras sandeces! Bien dijo Manlio Flavio Beltrones cuando le criticaron a un amigo, su respuesta es de antología: “Trabaja conmigo, pero no es de mi propiedad”. Lo mismo con César Yáñez, trabaja con AMLO pero no es de su propiedad. El Presidente no es responsable de sus actos. Elegimos a AMLO Presidente, no a sus amigos. Que la boda salió en el ¡HOLA!, revista de los famosos. ¿Qué no recuerdan que cuando Felipe Calderón cumplió 50 años salió en ¡HOLA!? O cuando “Gaviota” y las hijas de Peña lo hicieron, nadie criticó. Muy las ganas de la mujer de César salir en la revista, es un sueño que muchas mujeres quisieran. Pero la crítica no para ahí.

Critican sin ton ni son: que se les salieron de control las consultas públicas, que en algunas hubo violencia, que no las supieron manejar, que mejor las suspendieron. Claro que en los temas como la educación hay intereses encontrados. Claro que hay antagonismo. Seguro que si se tomara cualquier decisión de políticas públicas sobre estos temas desde una fría oficina de palacio, no habría estas reacciones. Pero cuando se hace a través de un gobierno abierto, con la participación de la gente, esto pasa, porque los intereses personales o de los grupos sociales son contradictorios y hasta caóticos. Unos ven el vaso lleno y otros, medio vacío.

Deberemos acostumbrarnos a esta nueva forma de hacer política, más democrática, menos autoritaria. Así se gobernarán los próximos seis años, acompañados por la voluntad del pueblo. Otras críticas: que Jiménez Espriú, el que será Secretario de Obras Públicas, perdió la calma frente a los pobladores de Atenco que no lo dejaron pasar a sus terrenos. Para nada, es un personaje con mucha experiencia. En la UNAM, donde fue secretario general y director de ingeniería, se enfrentó a multitudes violentas y muchas veces irracionales y a través del diálogo siempre salió adelante. Le tocó la huelga de finales de los ochenta y junto con Jorge Carpizo, la llevaron a buen término.

Lo mismo pasa con Olga Sánchez Cordero, propuesta para ser Secretaria de Gobernación, la critican que porque únicamente habla del Poder Judicial y sobre notarios. Pues ha sido las dos cosas, ¿cómo no hablar de ello? Se equivocan; es una mujer con gran temple, que tuvo los asuntos más difíciles de la Corte a su cargo y siempre salió adelante. Tiene gran sensibilidad y enorme cariño a México. Es muy honesta.

Hay otros temas de crítica. Ahora que va empezar la encuesta sobre el Aeropuerto de CDMX, están más interesados en quién la va a pagar, que en los resultados. Serían intrascendentes las críticas, si no se sintiera que forma parte de una campaña de los que se van y de los que se beneficiaron con miles de millones de pesos de la corrupción y el contubernio con algunos de los grandes empresarios del país. AMLO va a necesitar del apoyo político del pueblo. Seguro que todos estos intereses contrarios a las grandes mayorías, “la mafia del poder”, no se quedarán con los brazos cruzados y buscarán minar el trabajo del Presidente, para tratar de recobrar el poder los próximos seis años. De nosotros dependerá que no lo lo logren. ¿Ustedes qué creen?

 

Amador Rodríguez Lozano, es tijuanense. Ha sido dos veces diputado federal y senador de la República por Baja California; fue también ministro de Justicia en Chiapas. Actualmente es consultor político electoral independiente y vive en Tijuana. Correo:[email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio