Voto consciente y no por tus explotadores

Foto: Internet/Irremediablenmente ganará la elección
 
Opinionez Lunes, 25 Junio, 2018 12:00 PM

La última carta antes de compartir la propiedad, el control de Los Pinos, que desde siempre han monopolizado los poderes fácticos, es presionar a la renuncia de Meade en el tercer lugar; solitario con el voto duro del PRI a la candidatura por la coalición “Todos con México”. Ya no les queda otra alternativa pacífica, pues están acorralados por una mayoría retadora. Es el único recurso ante las encuestas que marcan desde un promedio del 16% hasta 25% de distancia, que traducidos a votos significan un amplio rango de separación de la primera a la segunda posición de nueve a 15 millones de votos.

Una medida radical de enorme riesgo de fracaso, que de lograrse, dada su enorme dificultad para convencer al candidato del presidente en funciones, a pesar de su pérdida de presencia y su ilimitado desprestigio, y aun así, no es garantía que el ciudadano consciente, valore votar por Anaya para salvarles del hundido barco de privilegios histórico de los mexicanos más pudientes. La Fiscalía Autónoma que investiga la corrupción de Peña, la desaparecen como a miles de mexicanos.

¿Cuál es el plan B de la minoría dominante que se resiste a soltar enormes privilegios? ¿Presionar a Anaya para que renuncie por su turbiedad de triangulaciones y de moches parlamentarios? ¿Reconocer que traiciona a sus padrinos y juega sucio en las elecciones primarias del PAN? ¿Que se jodió a muchos y está pagando muy alto la factura de Margarita? ¿Que erró y al Presidente se le toca cuando ya no tiene poder? ¿Que es un mentiroso y vulgar ladrón?

En los últimos siete días de la campaña, los sondeos de intencionalidad de voto que han aplicado las casas encuestadoras especializadas más experimentadas del país, apuntan al holgado triunfo de un liderazgo que declara acabar con canonjías, abusos y con el gobierno neoliberal, controlado por la alianza de facto y desde 1982, PRI-PAN, cerrada momentáneamente por época electoral. Gastos suntuarios, lujos, excesos, derroches, corruptelas abiertas o encriptadas, supuestamente acabarán en un gobierno austero y redistribuidor.

Donde más les va a pegar a la minoría brutalmente explotadora, conformada por el 0.5% de la población, es en varios flancos desde el fiscal, la responsabilidad ambiental y las privatizaciones de recursos naturales que deben prioritariamente servir al interés y las finanzas públicas para invertir en lo que es básico para la población, ante la pobreza y miseria creciente y descontrolada que desemboca en crisis inhumanas, desigualdades abismales, violencia y delincuencia infinita.

Y que si la delgadísima elite empresarial, formada por el 0.5%, son consentidos y sobreprotegidos porque no pagan impuestos en la proporción que Juan Pueblo o José Pérez Empresario, y además, les devuelven lo que pagaron. No les regulan sus ganancias, simulan pérdidas, tienen sus capitales en paraísos fiscales; no controlan la calidad mínima de sus productos, por más patológicos, nocivos y destructivos que sean para la salud pública. Además, no se les aplica la Ley ni límites al contaminar el medio, alto y bajo ambiente; los ríos, mantos freáticos, el oxígeno, los océanos y lagos. El Grupo México no solo enterró impunemente a 68 mineros en Pasta de Conchos, Coahuila, en época foxista, sino que también contaminó con tóxicos mortales, ríos y tierras de Sonora, afectando la vida y salud humana, ganadera y agrícola, con pérdidas multimillonarias.

¿Qué reflejan los rostros de los 60 empresarios de elite del Consejo Mexicano de Negocios (CMN)?, caras muy largas, de frustración e impotencia ante los anuncios que reconoce como cierta, la opinión pública, editorialistas y medios de comunicación. Que irremediablemente ganará las elecciones presidenciales Morena, tildando a AMLO de “comunista, Castro chavista; que impondrá condiciones económicas y sociales peor que en Venezuela, Corea del Norte o Cuba”; que “habrá hambrunas y que volverá al pasado del populismo devaluado de Luis Echeverría y José López Portillo, adjudicándole por adelantado, genocidios semejantes al del 2 de octubre y el 10 de junio, los cuales cegaron vidas de estudiantes que protestaban contra la brutalidad. Las violaciones a los derechos humanos del Estado de México, en Atenco, quedarán chiquitas según estas versiones de la derecha.

Ante este escenario, los 60 “empresarios patrióticos”, ¿acaso convocarán a las fuerzas vivas del país? ¿Con su discurso demagógico, el cual esconde que realmente están defendiendo sus instrumentos de tortura como el salario mínimo, el outsourcing, la criminal evasión fiscal y las alianzas con el capital transnacional que impone a México, la división internacional del trabajo que nos limita a exportar materias primas?

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio