“Las reformas de gran calado”

Fotos: Alejandro Gutiérrez Mora.- El candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador.
 
Zoom Político Lunes, 25 Junio, 2018 01:00 PM

En primer lugar, de ganar la presidencia de la República, hará dos reformas: una política y otra electoral. La primera con el fin de modificar el Artículo 108 de la Constitución para que el Presidente pueda ser juzgado en funciones por actos de corrupción. La segunda para hacer delito grave la coacción del voto por parte de funcionarios, políticos, partidos o empresarios. Después del tercer año, explicó el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, entrará con “las reformas de gran calado”; al inicio gobernará en el mismo marco legal de la actualidad

Andrés Manuel López Obrador se mueve solo. No trae un séquito tras él. Ni guardaespaldas, ni asistentes, ni secretarios, ni fotógrafos. Solo él y César Yáñez. Dice que no le gusta, que el aparato de seguridad está asociado a la fantochería, a la prepotencia y al complejo de algunos políticos. No le da miedo que le suceda algo, porque dice tener la conciencia tranquila. Y de salud, al cien; refirió y aclaró que no lo visita ningún médico desde Miami.

Solo, abrió la puerta del salón donde concedió una entrevista a los editores de ZETA, en el Hotel Lucerna de Mexicali. Yáñez señaló que solo se cuentan con 30 minutos, y Jaime Bonilla, el candidato a senador por Morena, se sentó en una silla lejana al presidenciable.

López Obrador habló durante 45 minutos con este Semanario. Insistió en que no meterá a la cárcel ni a Anaya (Ricardo, el candidato del PAN), pero asegura que cualquier ciudadano podrá denunciar actos de corrupción y que estos serán investigados como corresponde.

Refirió el caso de Romero Deschamps, el líder del sindicato petrolero al que le exhibieron una mansión de más de seis millones de dólares en Acapulco, Guerrero; “si hay denuncia, se investigará”. Arremetió sobre el caso: “Los priistas son corruptos y cínicos, y los panistas son corruptos e hipócritas”.

Sobre la amnistía dijo que si es necesaria, se promoverá y que buscará tener facultades para enviar una terna para seleccionar a los fiscales, general y anticorrupción, para que no sean estos electos por “Claudio X. González”. Sigue peleado con lo que llama “la mafia del poder”, pero no irá contra ellos. Con su plan anticorrupción, promete para México: “Vamos a estar entre los 10, 20, países menos corruptos del mundo”.

Tildó de cínicos a los priistas y de hipócritas a los panistas.

A continuación, la entrevista:

—Usted ha repetido que su fuerte no es la venganza. ¿Considera que castigar un delito de corrupción o desvío de recursos es un acto de venganza?

“Muchas veces sí, y ha sido retórica de los últimos gobiernos para simular que van a combatir la corrupción; se llevan a cabo actos espectaculares y al final, esos gobiernos que juzgan, se vuelven igual de corruptos. Yo he dicho que no vamos a perseguir a nadie, queremos iniciar una etapa nueva, sin corrupción ni impunidad, pero no vamos a anclarnos en el pasado. Esto no significa que las autoridades judiciales hagan lo que les corresponde, pero políticamente, el Ejecutivo no va a tomar decisiones para perseguir a nadie”.

— ¿No cree que es algo que los mexicanos necesitan, ver terminada la impunidad?

“No, no. Los mexicanos necesitan que no haya corrupción ni impunidad, y se puede en poco tiempo demostrar que no va a haber deshonestidad en el gobierno”.

— ¿Vio en el periódico Reforma, la casa de Romero Deschamps en Acapulco? ¿Ese tipo de actos no se van a investigar?

“Sí, si hay denuncia. A mí no me gusta nada más la hipocresía de los Reforma, de los conservadores, de los fifís. Porque Romero Deschamps se enriqueció aún más durante los gobiernos del PAN; entonces, lo que presentan es un Romero Deschamps priista, corrupto, como si los panistas fuesen distintos. Cuando entra Fox, ofrece que iba a castigar a los corruptos, incluso hasta a Salinas, lo dice en el Zócalo; no investiga a los Salinas y termina aliado a los Salinas, y ofrece acabar con el sindicalismo de charros, corrupto de Pemex y en particular de Deschamps, y negocia con él; y Calderón hace lo mismo. Y el Reforma ahora, hablando en plata, hay mucha hipocresía en todo esto, se enfoca hacia Romero Deschamps, claro que está mal y si hay denuncia, hay que proceder. Yo lo único que puedo decir es que no va a haber actos de corrupción en mi gobierno”.

— ¿Y los que ya han pasado?

“Que los investiguen las instancias correspondientes”.

—En la campaña se ha hablado del tema de Enrique Peña Nieto y los actos de corrupción; de Ricardo Anaya, de José Antonio Meade… y acaba de decir que Usted no, pero las autoridades judiciales, sí…

“Ni a Anaya voy a meter a la cárcel”.

— ¿No es impunidad que se cometa un delito y no se castigue?

“No, no, no. Es que la autoridad competente lo resuelva, yo no le voy a decir a un juez que investigue porque eso no me corresponde, ni que no investigue…”.

—Pero hay instancias del Ejecutivo federal que tiene la facultad de investigar…

“Cuando tiene por Ley la facultad de denunciar, como cualquier otro delito, todos estamos obligados a presentar denuncia si sabemos de un delito, no podemos solapar, pero no va a ser una estrategia política. Queremos que haya un cambio de verdad, ha sido mucha la simulación. Hay una corresponsabilidad de la derecha en la corrupción, no solo una corresponsabilidad, son muy corruptos los conservadores, muy corruptos, muy hipócritas. Los priistas son corruptos y cínicos; y los panistas son corruptos e hipócritas, y al fin y al cabo son lo mismo. Entonces, me incomoda ese doble discurso”.

— ¿Cuál es su concepto de justicia? ¿Cómo se va a hacer justicia contra los corruptos?

“Empezando por dar el ejemplo, que el Presidente no sea corrupto, que no sea yo como Fox, que no sea yo como Calderón, que yo no sea como Peña; ese es el concepto, que actúe con rectitud, que dé el ejemplo, pero no me voy a empantanar o no voy a meter al país en un ambiente de persecución, de venganza, cuando lo que necesitamos es enfrentar los grandes y graves problemas nacionales, pero con seriedad. Por ejemplo, qué han hecho durante todo este periodo para combatir la corrupción, gobiernos panistas y priistas: crear organismos supuestamente autónomos, promovidos por la sociedad civil, que se han dedicado a legitimar la corrupción”.

Acompañado de César Yáñez, Jaime Bonilla y Marcelo Ebrard.

—Pero no funciona…

“No funciona”.

—Hace falta el nombramiento del fiscal general y el fiscal anticorrupción.

“Sí, pero antes, por ejemplo, los panistas, por el impulso de la sociedad civil -antes se le llamaba pueblo- crearon el Instituto de la Transparencia. ¿Saben qué fue lo primero que resolvió el Instituto de la Transparencia con Fox? Mantener en secreto las condonaciones de los pagos de impuesto de los grandes contribuyentes, y recientemente resuelven mantener en secreto la investigación a Odebrecht”.

— ¿Eso va a cambiar en su gobierno?

“Claro que sí”.

— ¿Se van a abrir esas investigaciones?

“Todo, todo. Va a haber transparencia y no se va a proteger a nadie. Pero no vamos a seguir con la simulación ni con el doble discurso. Por ejemplo, hablando lo de la Fiscalía, quieren los de la sociedad civil, entre comillas, nombrar ellos, que yo no intervenga o que el Ejecutivo no envíe la terna, para que el Congreso nombre. Qué significa esto: que ellos nombrarían al fiscal anticorrupción y nombrarían al fiscal electoral. Son dos de mis compromisos, acabar con la corrupción y que haya democracia. Entonces, me dejarían sin ninguna posibilidad, y no creas que es un asunto bien intencionado, a lo mejor algunos piensan que existe independencia, autonomía; como el gobierno es muy malo, las cosas no van a funcionar, no. Es un juego de la derecha para apoderarse de estos instrumentos, para legitimar el saqueo y la corrupción, lo que ellos han venido haciendo durante mucho tiempo; entonces es ahí donde no nos entendemos”.

— ¿Y qué va a hacer ahí? ¿Va a mandar una iniciativa a la Cámara para cambiar las reglas del nombramiento del fiscal?

“No, no; es la terna”.

— ¿Ahorita?

“Sí, es una terna, pero quiero tener la facultad de mandar la terna de tres gentes de notable honestidad, que elijan libremente, pero no quiero que Claudio X. González lo nombre; así de sencillo, no quiero que la mafia del poder nombre al fiscal anticorrupción, al fiscal general”.

— ¿A ellos los ve en la sociedad civil organizada…?

“Sí, ellos son los que se han apoderado de lo que se llama sociedad civil. En todo están bien metidos. Entonces es un discurso que engaña, pero que no obedece a la realidad”.

— ¿Y qué va a hacer con la sociedad civil?

“Tienen la libertad absoluta de participar, pero yo también tengo mi libertad de expresarme, como siempre lo he hecho. Estamos buscando que haya democracia, y la democracia son libertades plenas, comunicación, mensajes de ida y vuelta”.

— ¿En qué consiste la amnistía sin pasar por la impunidad?

“Lo vamos a revisar todavía. Es un discurso que dije en tres ocasiones, en Sinaloa, creo dos veces, y una vez en Guerrero y de ahí se agarraron para decir que yo quiero liberar a los delincuentes y lo han utilizado como propaganda. Yo lo que creo es que necesitamos conseguir la paz y tenemos que explorar todas las posibilidades que ya tenemos. Si es necesaria una amnistía, se va a promover, pero vamos a revisar primero todo, porque para enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia, se necesitan acciones integrales. No es una, son las dos. Y lo principal es atender las causas que no han hecho estos gobiernos conservadores, corruptos.

“Por ejemplo, ni siquiera aceptan que la inseguridad y la violencia se desataron porque no ha habido crecimiento económico. No aceptan que se desató la inseguridad y la violencia porque se abandonó a los jóvenes; de manera muy hipócrita se han propuesto resolver o fingen resolver el problema con el uso de la fuerza, eso es lo que se ha distinguido la estrategia tanto de Calderón como la de Peña, el uso de la fuerza. Entonces, no creo en eso… por eso es un fracaso rotundo la política de seguridad. Nosotros vamos a atender primero las causas y no vamos a apostar solo al uso de la fuerza”.

Dice tener la conciencia tranquila.

— ¿Pero qué hacer de inmediato, por ejemplo, en los asesinatos de policías? Fueron seis en la semana, ocho hace dos semanas… 

“Proteger a los ciudadanos, darle atención especial al grave problema de la inseguridad. Todos los días lo voy a atender, no voy yo a delegar esta responsabilidad”.

—Cuando presentó su programa, Alfonso Durazo habló de sellar fronteras y de puertos para evitar el trasiego de droga, ¿cómo será eso?

“Hay que ver qué es lo que él está proponiendo. Yo lo que creo es que se van a atender las causas, va a haber un programa muy importante de atención a los jóvenes, se les ha dado la espalda a los jóvenes”.

—La beca para ninis que ha mencionado…

“Sí, sí; hay 16 millones de jóvenes en pobreza, mientras no se resuelva eso, no se va a poder enfrentar el problema grave de la inseguridad y la violencia; es un enfoque distinto. Yo considero, es mi convicción, que la forma más eficaz de enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia es combatiendo la pobreza”.

—Ese es en el cimiento, es a largo plazo, ¿qué va a hacer en el corto plazo con los traficantes, por ejemplo con “El Mencho” del Cártel Jalisco Nueva Generación, que en los últimos seis años ha tenido un ascenso criminal impresionante?

“Va a haber combate a la delincuencia, nos vamos a organizar bien; ahora no se combate a la inseguridad y a la violencia porque existe contubernio”.

— ¿Va Usted a detener a los capos de capos?

“Sí. El que cometa un delito, a cualquiera, sea quien sea, va a haber Estado de Derecho, que no hay”.

—Menos para los corruptos…

“Se va a castigar con mayor severidad a los corruptos. Yo sostengo que muchos de los que presentan como grandes delincuentes, son niños de pecho en comparación con políticos corruptos; es parte de la hipocresía que se ha vivido. Los capos de capos son los de la mafia del poder”.

— ¿Va a ir tras ellos?

“Simplemente no van a dominar ya. No los voy a perseguir, porque no es mi fuerte la venganza, pero ellos ya no van a gobernar el país”.

— ¿No tiene miedo que le pase algo a Usted?

“No, no, ¿por qué me va a pasar algo?, si el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”.

—Ha habido atentados contra luchadores sociales que buscan la justicia, los casos de México son brutales y a la vez, muchos olvidados. ¿Realmente cree eso que el que lucha por la justicia, está blindado…?

“Sí, sí. Hay tres cosas: una, que tengo mi conciencia tranquila, no actuó de mala fe y eso ayuda mucho. Dos, que considero que muchas veces todo el aparato de seguridad va vinculado a la prepotencia, a la fantochería; el político tradicional tiene que tener aparato, guardaespaldas, porque entonces no trasciende, hay gente muy acomplejada. Y tercero, cuando deciden hacerte algo, lo pueden lograr, lo hicieron con Kennedy, lo hicieron con Colosio; entonces hay que buscar la forma de resolver esto de la seguridad en lo personal. Pero primero hay que buscar la manera de serenar al país y garantizar la seguridad pública”.

—En Baja California hay un contrato por más de 85 mil millones de pesos para la construcción y operación de una planta desalinizadora de agua, ¿conoce el proyecto, qué sabe de él? De ser Presidente de la República, ¿lo continuaría? ¿Qué tendría que ver con los permisos federales que se conceden?

“No se va a permitir nada que signifique corrupción, nada, nada, nada. Es cero corrupción”.

—En este caso, ¿Usted tiene los datos que hay sobre hechos de corrupción en los que estableció este contrato?

“No, pero todos los contratos con esas características van a ser revisados, vamos a revisar todos esos contratos que se otorgaron para la explotación petrolera; vamos a revisar lo del aeropuerto”.

Reiteró que es necesario su proyecto de amnistía.

— ¿Y entra la desalinizadora?

“Claro, sí es un contrato oneroso que afecta al erario público, se va a revisar, es cero corrupción, cero impunidad. La corrupción para mí es el principal problema de México y soy muy perseverante, soy necio, soy terco, y ya se me metió en la cabeza que vamos a terminar con la corrupción; es como la misión principal del próximo gobierno. La imagen de México en el extranjero, de un país corrupto, va a cambiar por completo. En la última encuesta de transparencia internacional, de 175 países evaluados, México ocupa el lugar 135 en corrupción, es una vergüenza. Yo aspiro a que vamos a tener niveles de corrupción…”.

— ¿A cuántos lugares, más o menos?

“Vamos a estar entre los 10, 20 países menos corruptos del mundo”.

—Usted ha dicho que con el ejemplo, pero aparte del ejemplo, ¿cuáles serían sus tres, cinco principales acciones para lograr su principal objetivo?

“El primero, lo primero, porque ese otro asunto de los intelectuales orgánicos y los conservadores con los que traigo un buen debate -me encanta ese debate, de veras lo disfruto-. Te dicen, ‘A ver, ¿y los cómos?’. El principal cómo es la voluntad política, si el Presidente decide que no hay, que no va a haber corrupción, no hay; lo demás es complemento, es accesorio. Endurecer las leyes, invitar a la sociedad civil auténtica a que participe en todos los procesos de licitación, de compras del gobierno, el que se exija que todos los funcionarios presenten sus bienes, su declaración de bienes; que constantemente se esté actualizando, que los ciudadanos puedan denunciar actos de corrupción sin temor a represalias. Todo eso, pero es complemento.

“Aquí lo importante es que el Presidente no lo permita, ni la corrupción, ni la impunidad, eso va a ayudar mucho. La corrupción se puede combatir, por eso estoy seguro que vamos a poder, porque es un fenómeno que se da de arriba hacia abajo; la derecha, el conservadurismo, nos han hecho creer que el pueblo de México es corrupto, y se usa mucho el ejemplo de la ‘mordida’, de los ‘viene-viene’, de los ‘franelistas’, o del oficinista que recibe un pago, y arriba entonces los análisis sobre corrupción crecen y siempre se enfocan en eso.

“De un tiempo para acá, y en eso nosotros hemos sido precursores, aunque no lo reconozcan, la denuncia la hacemos arriba. Por ejemplo, Salinas es el padre de la desigualdad moderna, es el orquestador de los actos de corrupción más grandes que se hayan cometido en toda la historia de México”.

— ¿Más que Peña?

“Mucho más, nada más que a eso le llaman neoliberalismo, cuando mucho privatización, cuando fueron viles saqueos. La transferencia de los bienes de los mexicanos, de la Nación, a particulares, a sus allegados, convirtiéndose él en socio”.

— ¿Y habría que recuperar esas empresas?

“Va a ser muy complicado, muy difícil, pero eso fue lo que sucedió. Se quedaron callados ante eso, estos intelectuales orgánicos de la sociedad civil. Hay cosas, el caso de Peña por ejemplo, pues ellos fueron los que lo promovieron, y ahora lo convirtieron en el payaso de las cachetadas, en el chivo expiatorio. No estoy defendiendo a Peña, pero me molesta mucho que lo encumbraran porque les convenía y luego lo dejaran solo. Es el payaso de las bofetadas”.

—En la presentación del plan económico de Morena, Carlos Urzúa habló de “cumplir los contratos obtenidos legalmente por las empresas en las subastas de yacimientos petroleros y de abrir nuevas refinerías de gasolina. ¿Qué le quiere revisar Usted a la Reforma Energética? ¿Qué no le gusta de la esa reforma? ¿Sabe Usted de contratos de manera ilegal?

“Es que puede darse el caso, son más de 100 contratos entregados, los vamos a revisar. Hay antecedentes de contratos que han significado un desfalco para la Hacienda Pública, por ejemplo, todos los contratos para extraer el gas en la Cuenca de Burgos que entregaron Fox y Calderón a Repsol de España, significó menor producción de gas y mayor gasto del presupuesto público. Fue un fraude y no queremos que se den casos como los de Odebrecht, eso sería una vergüenza; entonces tenemos que revisar todos los contratos, uno a uno. En efecto, donde no haya problema, donde la Nación no pierda, donde se pueda beneficiar el particular, pero también la Hacienda Pública, adelante, lo que no queremos son contratos leoninos. No queremos la corrupción, entonces, para eso se va a revisar”.

—Entonces, la reforma va adelante, y se revisarían contratos.

“Se van a revisar y si se tienen que cancelar, se van a cancelar por la vía legal; no se va a cometer ninguna arbitrariedad, se va a acudir a los tribunales para deshacerse de los contratos que no sean benéficos. Que no haya expropiaciones ni nada por el estilo”.

— ¿Usted va a tener reformas?

“Muy pocas. Vamos a tener por ejemplo, la primera reforma, la reforma al Artículo 108 de la Constitución para que el Presidente de la República pueda ser juzgado en funciones por actos de corrupción, eso que está diciendo el candidato del PAN, que va a llegar a la presidencia, desde la Constitución de 1857 se establece de que al Presidente solo se le puede meter a la cárcel por traición a la Patria y otros delitos que no tienen nada que ver con la corrupción.

“En la historia, Porfirio Díaz quiso meter a la cárcel a Manuel González y al final no lo logró, se instaló hasta el Gran Jurado y demás, porque la Constitución del 57 no lo permitía. En la de 1917 se mantiene lo mismo, que es la Constitución vigente; entonces, lo que quiero es quitar eso, quitar esa impunidad para que pueda ser juzgado el Presidente, esa es una; y estamos pensando en lo electoral: que sea delito grave la violación a las libertades, sobre todo al derecho al sufragio libre, todo aquel que compre votos, que entregue migajas, el funcionario que utilice presupuesto para favorecer a un partido, va a ir a la cárcel sin derecho a fianza. Esa es una modificación, y la otra es la que tiene que ver con la corrupción, delito grave, también”.

En plan accesible.

— ¿Ve delito en la intención de los empresarios para coaccionar?

“Violan la Ley, ahora con las cartas, éstas que enviaron”.

— ¿Y por qué no lo ha denunciado?

“Porque no tiene sentido, me pasaría toda la vida denunciándolos, pero es una violación a la Constitución; esos que hablan del Estado de Derecho”.

—Hablando del Código de Procedimientos Penales, ¿va a cambiarlo también, es decir, regresar la portación de armas a considerarlo delito grave?

“No, van a ser cosas muy precisas las reformas, vamos a decir de mayor calado, de mayor fondo; las vamos a hacer a mediados del sexenio. La costumbre es que se llega con un paquete de reformas y no va a ser así; vamos a gobernar con el mismo marco legal que se tiene actualmente, y algunas cosas, esto que mencionaba, porque así cómo vamos a terminar con la corrupción, vamos a garantizar que haya democracia; eso lo vamos a lograr, que se respete el voto y se acaben los fraudes electorales. Para eso necesitamos los instrumentos y esto que mencioné sobre el 108”.

—En diciembre, Usted declaró que su equipo ya estaba en ese momento, trabajando en un plan de emergencia ante la Reforma Fiscal en Estados Unidos y las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte continúan acrecentando las dificultades del panorama económico para México. ¿Cuáles son los principales lineamientos para ese programa de emergencia? ¿Habrá una Reforma Fiscal?

“Sí, esa es otra modificación precisa y que tiene que ver con la frontera. Voy a cumplir el compromiso de que en toda la franja fronteriza baje el IVA y el Impuesto Sobre la Renta y se homologue el precio de los energéticos y aumente el salario mínimo al doble”.

— ¿Esos son los lineamientos del plan de emergencia?

“Ese es un lineamiento. Y otro lineamiento es que vamos a fortalecer el mercado interno, va a haber un giro en la política económica en principio, vamos a aportar más, a producir en México lo que consumimos en lo estructural. Nos importa el Tratado, no lo rechazamos, vamos a seguir insistiendo en que se logre un acuerdo con Estados Unidos y con Canadá, pero al mismo tiempo tenemos un plan B, que es el fortalecimiento al mercado interno y desarrollar la franja fronteriza con estos incentivos”.

—Con la Reforma Fiscal. Y más allá de la frontera, ¿cuáles son los lineamientos? ¿O piensa Usted que la economía de la frontera va a impulsar al resto del país?

“No, no, no. Cuando hablo de fortalecer el mercado interno es que nos vamos a meter mucho a producir, a los sectores primarios y a la industria. Vamos a apoyar mucho el campo, a rescatar al campo, a sembrar un millón de hectáreas de árboles frutales y maderales en el sursureste; vamos a desarrollar mucho el turismo, a construir un tren moderno para que los turistas que lleguen a Cancún, se introduzcan al territorio, que vayan a Campeche, a Chiapas, a todo lo que es la zona maya, el mundo maya. Va a ser un tren con una ruta que va a incluir Tulum, Bacalar, Kaan Luum y Palenque. Llegan alrededor de 16 millones de turistas a esas zonas; entonces, lo que queremos es que se introduzcan para activar la economía en el sursureste.

“En el Istmo vamos a desarrollar un proyecto para comunicar los países asiáticos con la Costa Este de Estados Unidos, una especie de Canal de Panamá, sin canal, como una línea de tren para contenedores de carne. Vamos a rehabilitar los puertos de Salina Cruz, el del Pacífico y el de Coatzacoalcos en el golfo, y son 300 kilómetros para que lleguen mercancías de Asia y se trasladen a la Costa Este de Estados Unidos, y en toda la franja -así como vamos a hacer lo mismo en la franja norte-, los tres mil 180 kilómetros de frontera, con 30 kilómetros de ancho, y va a haber esta especie de zona libre, zona franca, y aquí también va a haber incentivos fiscales para la instalación de plantas, de fábricas ensambladoras, ese es otro proyecto. O sea, fortalecer el mercado interno, que el mexicano pueda trabajar donde nació, donde están sus familiares y costumbres arraigadas; son como cortinas para ir deteniendo la migración, y la cortina última va a ser la frontera.

“Ese es el plan, entonces, independientemente de lo que decida el gobierno estadounidense, nosotros vamos sobre esto. Y vamos, desde luego, a tratar de convencer al Presidente Trump de que nos interesa la cooperación para el desarrollo, porque haya interés mutuo, cooperación, y le vamos a presentar en su momento un plan que va a incluir a toda la región, una especie de alianza para el progreso, lo que se llevó a cabo en la época de los 60 con el Presidente Kennedy, que incluyó Estados Unidos y América Latina”.

—Pero él le apuesta a lo mismo que Usted, él dice que “se produzca en Estados Unidos, lo que consumimos en Estados Unidos”. Incluso amenazó a las empresas para que se quedaran en territorio norteamericano.

“Sí, nosotros vamos a buscar que se vea de manera integral, que no se vea nada más como asunto de comercio, que no se vea que se van a resolver los problemas cerrando con aranceles, con muros, con medidas policiacas, sino con desarrollo, con cooperación para el desarrollo. Y queremos incluir a América Central, a los siete países centroamericanos, México, Estados Unidos y Canadá. Es un plan de otro tipo. En su momento, si hay condiciones, se va a presentar a Donald Trump, espero que haya buena relación”.

—Muchas gracias.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio