Comparación


 
En Zerio Lunes, 19 Febrero, 2018 12:00 PM

—Sabes querida, cuando hablas me recuerdas al mar.

— ¡Qué lindo mi amor! No sabía que te impresiono tanto.

—No me impresionas… ¡me mareas!

Autor: un marino.

 

 Adán y Eva

Adán y Eva paseaban por el paraíso. En eso, Eva pregunta:

—Adán, ¿me amas?

Y Adán refunfuñando, dice:

— ¿Tengo otra alternativa?

Autor: una víbora.

 

No es ironía

—Hija, deja de coquetear con el vecino, podría ser tu papá.

— ¡Ay mamá!, pero si para el amor no hay edad.

—No tonta, lo digo en serio, podría ser tu papá.

Autor: vecino feliz.

 

La oración

Una viejecita vivía sola con un loro que se la pasaba todo el día gritando:

— ¡Que Meade se vaya al demonio!… ¡Que Meade se vaya al demonio!

Un día, algunos políticos del PRI que vivían en el mismo barrio fueron a hacerle un reclamo a la viejita para que callara a ese loro.

Ella, preocupada, habló con el loro:

—Lorito… mijo… cállate la boca.

Pero el loro seguía:

— ¡Que Meade se vaya al demonio!… ¡Que Meade se vaya al demonio!

La viejita fue a hablar con el párroco para explicarle la situación, a ver si podía ayudarla, y el cura le dijo:

— A ver hija, lo que podemos hacer es que usted me lo traiga y lo ponemos en la misma jaula donde tengo un lorito que sabe decir misa, el santo rosario y muchas otras oraciones para ver si se le olvida el asunto y aprende a rezar. Así lo hizo.

Al cabo de quince días, la viejita va de nuevo a visitar al cura para ver los resultados y pregunta:

—Padre, ¿qué pasó con el lorito?

Entonces, el cura sumamente preocupado le dice:

—Yo creo que la cosa se puso peor hija mía, porque cuando tu loro dice: ¡que Meade se vaya al demonio! el mío responde: ¡te rogamos Señor!

Autor: el cura, quién más.

 

La bicicleta

Llega el padrecito a dar misa muy enojado y en tono cortante les dice:

—Pueden sentarse.

La gente sacada de onda, se sienta, y el padre comienza el sermón diciendo:

— ¡A ver bola de ratas! ¿Quién demonios se robó mi bicicleta? Les voy a leer los mandamientos:

—1) Amarás a Dios sobre todas las cosas… Pero, ustedes qué saben de amar al Señor ¡Si no tuvieron el menor remordimiento al robarme la bicicleta!

—2) No jurarás el nombre de Dios en vano… jajajaja desgraciados, ustedes qué fregados van a saber de jurar, bola de ladrones, ¡quiero mi bicicleta!

—3) Santificarás las fiestas… ¿Santificar? ¡Ustedes no tienen la menor idea de eso! ¡Mi bicicletaaaa!

—4) Honrarás a tu padre y a tu madre… ¡Ustedes ni siquiera tiene progenitora, por eso me robaron mi bicicleta!

—5) No matarás… ¡Y ustedes han matado mis ilusiones de pasear en mi bonita bicicleta, malditos!

—6) No desearás a la mujer de tu prójimo… ¡Ah caray!… ya me acordé dónde dejé mi bicicleta. La misa ha terminado, pueden ir en paz.

Autor: otro cura y muy desmemoriado.

 

Táctica femenina

Dos amigas fueron a cenar a un restaurante. Al llegar allí vieron que estaba completamente lleno, la mayoría de las mesas estaban ocupadas por parejas. Una de ellas toma el celular y hace una llamada en voz alta mirando a las parejas sentadas:

—Hola amiga, ya llegué aquí al restaurante y tu marido está aquí con otra mujer. Vente de inmediato.

Cinco hombres salieron corriendo. Dos se desmayaron. Siete mesas quedaron libres. Y asunto arreglado.

Autor: mesero incrédulo.

 

Contra los amos negligentes

Una pareja en New Hampshire pasó la noche afuera en el patio, ¡En ZERIO!, con temperaturas bajo cero para concientizar a los dueños de las mascotas que las dejan afuera durante el invierno.

Ian Matheson dijo que tuvo la idea de acampar en una casa de perro en defensa de la Sociedad de New Hampshire, para la Prevención de la Crueldad Animal. A su misión se sumó Allison Caprigno, agente de Control Animal de Pelham.

Esto después de numerosas historias que en días recientes aparecieron en la prensa sobre mascotas que murieron congeladas debido a este acto de negligencia de sus dueños.

El par de activistas en todo momento estuvieron acompañados por un técnico en emergencias médicas. Dicen que todo terminó cuando empezaron a no sentir los dedos de los pies.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio