Desenlace


 
En Zerio Lunes, 8 Enero, 2018 12:00 PM

Estaban un alemán que nunca en su vida había pedido prestado dinero, y un francés que nunca en su vida había prestado dinero.

Un día se encuentran en una tienda, se hacen amigos y el alemán le pide prestado dinero al francés, este aceptó y decidieron que el alemán se lo abonara a una cuenta de banco.

Pasaron muchos años, y el alemán no le pagaba al francés, pero un día se toparon en la calle.

Con pistola en mano, el francés empezó a gritar:

“Si no me pagas, ¡te mato!”.

Y el alemán corrió para esconderse. Llegó a una cantina atendida por un gallego y el francés lo encontró, pero como el alemán no tenía dinero, dijo:

“¡Ni muerto te pago!”… y se disparó.

A lo que el francés contestó:

“Aunque sea en el infierno, ¡pero me pagas!”… y también se disparó.

Anonadado, el gallego dice:

“Hombre, ¡yo por nada del mundo me pierdo esta pelea!”… y se disparó.

Autor: Cantinero anonadado.

 

A quien corresponda

Amigos, apenas inicia el año y me estoy acabando de enterar que existe gente muy mal intencionada, malvibrosa y sin escrúpulos que anda hablando muy mal de mí, no se vale que anden inventando cosas sobre mi persona.

Esa gente que asegura ya estoy a dieta, lo hace con la finalidad de que ustedes no me inviten a partir rosca el Día de Reyes, y mucho menos a los tamalitos, ¡no se dejen engañar, que aún no comienzo mi dieta!

Repito: aún no comienzo mi dieta, así que ¡invítenme!

Autor: Colaboradora frecuente desde Santa Fe.

 

Propósitos

2014: Bajar 2 kilos.

2015: Bajar 4 kilos.

2016; Bajar 6 kilos.

2017: Bajar 8 kilos.

2018: Luchar contra los patrones de belleza impuestos por esta sociedad capitalista, materialista y opresora.

Autor: Muchos. Demasiados.

 

Consecuencias del matrimonio

Una mujer dice a una amiga:

Yo fui la que hizo de mi esposo un millonario.

“ ¿Y qué era antes de casarse contigo?”.

Un billonario.

Autor: Hombre soltero y rico.

 

Defensora de animales

Una amiga comenta a otra:

— Oye, ese abrigo de visón es muy bonito pero, ¿no te da pena que un pobre animal sufra para que tú presumas?

“Y tú ,¿por qué defiendes a mi marido?”.

Autor: Animalista soltera.

 

El colmo de la pereza

En un pueblo, en el que abundaba el trabajo y la comida, un perezoso estaba a punto de morir de hambre.

Se reunieron el alcalde, el párroco, el consejo municipal y el defensor del pueblo, y por unanimidad acordaron enterrar vivo al perezoso, porque para el pueblo sería un desprestigio que alguien muriera de hambre.

Cuatro voluntarios armaron un cajón, metieron al moribundo en el ataúd hechizo y salieron con él rumbo al cementerio.

Una señora preguntó:

¿Quién murió?

“Nadie”, le respondieron.

— Entonces, ¿a quién llevan ahí?

“Al perezoso, que lo vamos a enterrar vivo antes de que muera de hambre”.

No, no, ¡no hagan eso! Yo con mucho gusto regalo un bulto de panela.

Y así se fue corriendo la voz. Otra señora regaló 100 gallinas; un señor puso una carga de arroz, más un bulto de papas; un hacendado donó un barril de leche, 50 kilos de queso, una carga de plátanos y otra de tomates.

Todos, todos, todos los paisanos donaban, donaban y donaban comida por montones. Cuando iban llegando al cementerio desistieron del entierro porque el moribundo ya tenía comida suficiente para 100 años.

Al enterarse de lo sucedido, el perezoso sacó la cabeza del ataúd y preguntó:

¿Quién va a cocinar todo eso?

“Pues, usted”, le contestaron.

A lo que el hombre exclamó:

Entonces ¡que siga el entierro!

Autor: Un emprendedor… seguramente.

 

Pasajero impaciente

Un pasajero de plano se hartó de esperar a bordo de un vuelo de la aerolínea Ryanair, procedente de Londres, que había aterrizado en Málaga en pleno Año Nuevo con una hora y media hora de retraso a bordo de la nave y sin explicación alguna.

Su molestia fue tan evidente que el hombre tomó su pequeña maleta de mano, abrió la puerta de la salida de emergencia y ¡EN ZERIO! procedió a caminar por el ala del avión.

Personal de Ryanair y la Policía española presente en el aeropuerto lograron convencer al impaciente viajero para que regresara a su lugar, pero terminó esperando 15 minutos más que el resto de los usuarios para descender del aeroplano… y ahora quizás enfrente cargos por violentar la seguridad aérea.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio