21.8 C
Tijuana
viernes, junio 14, 2024
Publicidad

Las votaciones, grotesco tongo

Para los verdaderos marxista-leninistas-stalinistas no existe la menor duda: Claudia Sheinbaum será el próximo capataz que el gran capital, o sea, los omnipotentes monopolios extranjeros, impongan como presidenta del feudo colonial que es actualmente México.

Quien tengan ojos para ver podrá percatarse que el presente Estado colonial mexicano es un verdadero régimen gorila.


Publicidad


Gorilato al estilo del sanguinario dictadorzuelo peruano Alberto Fujimori. Un presidente “civil” vestido de riguroso frac rodeado de un feroz Estado Mayor nazifascista. Oficialidad militar asesorada por el Pentágono gringo.

No es nuestro país el “primer socio” comercial de EEUU. No. México, actualmente, es la colonia número uno del imperialismo norteamericano. Un enclave que exporta sangre, sudor y lágrimas, esto es, plusvalía arrancada a los esclavos asalariados.

El régimen morenista ha superado a los anteriores vendepatrias del PRI y del PAN. La “4T” ha sido un servil y diligente cancerbero del imperialismo internacional.


Publicidad

 


Vanagloriarse de ser el “primer socio comercial” de Washington es un proceder propio de arrastrados lacayos.

México es la nueva Irlanda, el otrora enclave, empobrecido y saqueado, por el imperialismo ingles durante el siglo diecinueve.

Asimismo, bajo el manto de “guerra al crimen organizado” se ha militarizado el territorio nacional. Implantando un Estado de sitio de facto. Para mantener sometido al proletariado. Para que no se organice, para que no se subleve.

Mientras los grandes gerifaltes del grupo de trusts bancarios que mueven los hilos de esa diabólica empresa no son tocados ni con plumeros. Nunca, nunca se verá que algún gobierno de “izquierda” o de derecha ausculte o realice un arqueo a trust alguno de la banca internacional.

Continuemos. EL Instituto Nacional Electoral (INE) no es sino la maquinaria a través del cual la clase rica burguesa lleva a cabo, de tiempo en tiempo, el bufonesco show electorero.

Que tenga muchos o pocos votos un candidato, que “gane” o “pierda” no lo decide nadie más que la clase capitalista que detenta el poder.

Una cosa son las masas atrasadas e ilusionadas (aturdidos por la enorme y machacona propaganda nazi-goebbeliana) que acuden a votar, “a cumplir con su deber cívico” y otra cosa es la última palabra que pronuncien los capitostes del INE. Capitostes que acomodarán sufragios al gusto de sus amos, los todopoderosos banqueros e inversionistas extranjeros. El INE no es más que un fantoche.

Elecciones libres y verdaderamente democráticas solo pueden ser posible bajo un auténtico régimen libre y popular, no bajo un Estado burgués. Bajo una dictadura.

Hemos señalado con anterioridad que la candidata del Partido Morena, Claudia Sheinbaum, será la elegida por los omnipotentes financieros para que ocupe el trono que deje López Obrador. La “frialdad” que le demostraron los banqueros, poco tiempo atrás, fue pura finta. Con esa misma “frialdad” trataron a AMLO en 2018. Y éste los amenazó, si no lo coronaban como presidente, con no volverles a “amarrar al tigre” (es decir, sofocar el descontento popular como candidato perdedor), como en 2006 y 2012.

La panista Xóchitl Gálvez es solo el patiño del decadente circo. La hoy “rugiente leona” al final reconocerá su derrota. Y se retirará a su madriguera. Tal y como lo hizo su compinche Ricardo Anaya en 2018.

Es un hecho innegable, todavía el partido Morena y el sátrapa López Obrador, tienen algo de crédito ante las masas. Las limosnas, es decir, los “apoyos” monetarios a los ancianos y a otros sectores paupérrimos han surtido efecto.

Somos de la opinión que de los “30 millones” de votos que a López Obrador en 2018 le adjudicó el INE del priista Peña Nieto, en esta ocasión, tal proporción sufrirá una manifiesta reducción.

Asimismo, la cantidad de diputados y senadores de Morena se verá mermada.

La “oposición” oficial burguesa será recompensada con creces. Su número de diputados, senadores, etcétera, aumentará. Repugnante y reaccionario “contrabalanceo” hecho para confundir al pueblo. He ahí la esplendorosa “democracia” burguesa.

No obstante, los millones de anuncios empujando al pueblo a votar, los pobres pronunciarán su dictamen de manera contundente: ¡Abajo con el reaccionario circo electorero!

Y lo hará a través del abstencionismo. Boicot espontáneo que será mayúsculo. Como lo ha sido en la mayoría de las ocasiones en que la burguesía ha levantado su carpa circense.

Que “gane” la panista o la morenista para los esclavos asalariados no significa nada. Tanto una como la otra seguirán siendo fieles cancerberos de los imperialistas-inversionistas extranjeros. Vendepatrias irremediables.

Ni Morena, ni el PT, ni mucho menos el Partido Verde Ecologista tienen un átomo de verdadera izquierda. Ni tan siquiera a patriotas llegan. Son todos los de la “4T” unos malditos mussolinianos. Anticomunistas a ultranza.

Los verdaderos marxista-leninistas-stalinistas atizaremos la lucha de todo el pueblo pobre contra el Estado burgués colonial. Agitaremos y llevaremos la propaganda revolucionaria socialista a los obreros. Organizaremos a las masas paupérrimas. Y denunciaremos amplia y resonantemente el reaccionario y grotesco circo electorero.

 

Atentamente,

Javier Antuna

Correo: triunfocomunista@gmail.com

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas