21.5 C
Tijuana
jueves, julio 25, 2024
Publicidad

En la escuela

Jaimito, ¿sabes qué tipo de letra es la A?

“Una vocal, profesora”.

Correcto. ¿Y la K?

“Una consonante que no puede repetirse”.

Pepito, dime dos pronombres.

“Quién, ¿yo?”.

¡Muy bien!

 

* * *

 

Luego del primer día de clases, Jaimito pregunta a su madre:

¿Qué aprendiste hoy en la escuela?

“No lo suficiente, mamá, ya que tengo que volver a ir mañana”.

 

* * *

 

Jaimito tiene dudas haciendo la tarea, entonces pregunta a su padre:

Papá, ¿dónde está Rusia?

“Ve a preguntarle a tu madre, es la que guarda todo”.

 

* * *

 

Mamá, tengo una noticia buena y otra mala.

“Dime la buena, Pepito”.

¡Pasé todas las materias!

“¿Y la mala?”.

¡Pues que es mentira!

 

* * *

 

Tío, hoy estudiamos Geometría.

“A ver, dime: ¿Qué son los ángulos?”.

Sonángulos son aquellas personas que andan dormidas.

 

* * *

 

Jaimito, ¿sabes qué es una orilla?

“Sesenta minutillos, maestra”.

 

Telepatía

Pepito, ¿cuál es la definición de telepatía?

“Un aparato de televisión para la hermana de mi mamá”.

 

Futbol

Después de jugar a futbol, Jaimito llega a casa y le dice a su padre:

¡Papá! Hoy jugué el mejor partido de mi vida, metí tres goles.

“Muy bien hijo, ¿cómo quedaste?”.

¡Perdimos 2-1!

 

Ahorros

¿Cuánto llevas ahorrado ya, Pepito?

“Ceromil Cerocientos Cerocero”.

 

Lógico

Jaimito se encuentra con Pepito y le presume:

Mi papá me compró un perro y sabe leer.

“¡A ver!”.

Jaimito pone a su perro delante del periódico. Minutos después, Pepito le pregunta:

¿Qué dice?

“Te dije que mi perro sabe leer, ¡no hablar!”.

 

Luna llena

Mira al cielo, Jaimito. La Luna está llena.

“¿De qué, papá?”.

 

Sinceridad

Papá, ¿es verdad que eres muy sincero?

“¿Por qué lo preguntas, Jaimito?”.

Porque a veces mamá dice “Cómo te pareces a tu verdadero padre…”.

Autor: Paquito… y sí hace travesuras.

 

Limosna

Un cura inglés, un cura francés y un cura argentino se encuentran, dando cada uno su opinión de cómo repartir las limosnas de los feligreses. El inglés propone:

“Tracemos un círculo en el suelo, tiremos las monedas al aire, las que caigan dentro, se las ofrecemos a Dios, y las otras para la parroquia”.

El francés no está de acuerdo y sugiere:

“¡Ah! No, escuchen: propongo trazar una línea recta en el suelo, tirar las monedas al aire, las que caigan a la derecha se las ofrecemos a Dios, y las otras, para la parroquia”.

El argentino desaprueba las propuestas del inglés y del francés, entonces plantea:

“¡Noooo! Mejor tiramos las monedas al aire, ¡las que agarre, Dios para Él!, y las otras, ¡para a parroquia!”.

Autor: Un cura mexicano.

 

Lección bíblica

Un cura dice:

“Hermanos: hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos. ¿Cuántas de ustedes recuerdan lo que dice el Capítulo 32 de San Lucas?”.

Todo el mundo levanta la mano, a lo que el sacerdote responde:

“Precisamente, a eso me refería. El Evangelio de San Lucas sólo tiene 24 capítulos”.

Autor: Un teólogo.

 

Cuidado con el perro

Un hombre entra al jardín de su amigo y ve un letrero de “Cuidado con el perro”. De pronto observa a un can chiquitín, chiquitín. Se dirige hacia el amigo y le pregunta:

¿Para qué pones ese cartel, si el perro es tan pequeño que no puede casi ni abrir el hocico?

“Sí, pero no sabes la cantidad de veces que me lo han pisado”.

Autor: Un vecino con gato.

 

Viaje de locos

Dos locos escapan de un manicomio en un auto. Uno le dice al otro:

Mira qué rápido van los árboles.

“¡A la vuelta volvemos en árbol!”.

Autor: Otro loco.

 

Llamada

Ring, ring…

¿Hola?

“Muy buenas tardes, ¿llamo al uno-uno-uno-uno-uno-uno?”.

No, este es el once-once-once”.

Autor: Anónimo de Telnor.

 

Muñeca de trapo

Mamá, ¿me compras una muñeca de trapo?

“Así me gusta, hija, que seas humilde”.

¿Humilde? ¡Ja, ja, ja! ¡O sea, HELLO! Mi Barbie necesita una chacha.

Autor: Ya se imaginan…

 

La bicicleta y el político

Vas en tu auto y ves pasar a un político en bicicleta. ¿Por qué no le das un buen empujón?

Porque la bicicleta podría ser tuya.

Autor: Un ciudadano afectado.

 

Solterón

Una señora pregunta a un solterón empedernido:

Pero es que usted ¿no piensa casarse?

“¿Para qué? Tengo dos hermanas que me miman, me quieren y me dan todos los caprichos”.

Okey, pero sus hermanas no pueden darle lo que una mujer podría darle.

“¿Y quién le dijo que son hermanas mías?”.

Autora: Una de las gemelas.

Autor(a)

Gabriela Olivares
Gabriela Olivares
gabriela@zeta.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas