20.8 C
Tijuana
miércoles, julio 24, 2024
Publicidad

Arturo González Cruz (1954-2024)

Dirigió la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) en Tijuana y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco). Alzó la voz por sus agremiados y ciudadanos, encabezando marchas contra la inseguridad. Fue el primer alcalde de la ciudad emanado de un partido de izquierda y, hasta antes de su deceso, diputado federal por Baja California.

Se enfrentó a varios políticos durante su gestión empresarial y administrativa. Su salud se vio afectada después de un accidente que sufrió mientras practicaba esquí con su familia en Colorado a principios de 2023, que lo dejó cuadripléjico. Arturo González Cruz falleció la madrugada del 19 de junio a la edad de 69 años.

Su actividad empresarial inició en la compañía de su padre, don Luis González Espinoza, donde logró presidir BYCSA, conocida también como Bombas y Calderas, SA, ubicada sobre Bulevar Agua Caliente en la colonia Aviación. Posteriormente fue fundador de Promotora de Inmuebles Otay, dedicada a la construcción y comercialización de bienes e inmuebles en Tijuana.

Por su liderazgo y después de algunas luchas internas en el organismo, en 1999 logró presidir la Canaco en Tijuana. Desde su llegada pasó a ser un órgano de presión política, a convertirse en una institución que representa los intereses de los comerciantes, sus agremiados y la ciudadanía en general.

La inseguridad se acrecentaba en Tijuana, y como nuevo presidente del organismo, González Cruz hizo un llamado a las autoridades: “De ninguna manera podemos aceptar que para ir de un lugar a otro tengamos que traer bastones en el carro, alarmas, que tengamos que tener nuestros negocios enrejados. Yo creo que ahí sí tenemos que exigir que de alguna forma se refuercen las acciones que se están tomando para abatir los índices de delincuencia”. Sus declaraciones y diversas manifestaciones causaron un enfrentamiento con el entonces gobernador de Baja California, Alejandro González Alcocer.

Profesionalmente, a Arturo González Cruz se le recuerda como un empresario de carácter firme, determinado, con habilidades para la administración y talento para encontrar la salud financiera de las instituciones que presidió: Canaco, Concanaco y los 15 años que estuvo al frente del Club Campestre de Tijuana.

“Fue presidente del Club Campestre tres veces, en diversos periodos, y le tocó recibir una institución en números rojos. Era muy estricto con los números, pero a veces para dar orden se necesita mano firme, como la tenía nuestro amigo. Él, como mucha gente aquí en Tijuana, era un gran administrador. Su papá llegó a la ciudad y formó a su hijo de la misma manera. La familia González siempre le ha tenido un gran amor al Campestre y a su ciudad”, recordó Adrián Roberto Gallegos Gil, actual presidente del Club Campestre de Tijuana.

Por su parte, Antonio Tapia, director general de Canaco Tijuana, compartió que “siendo presidente de Concanaco la institución estaba quebrada y no tenía recursos para poder operar ni para sueldos ni sus gastos, y él, junto con Carlos Mora como director, como parte de su esquema de trabajo lograron capitalizar en corto tiempo y dejar finanzas sanas; eso habla de la facilidad que él tenía para administrar y manejar organizaciones, sobre todo capitalizarlas”.

Durante su gestión, Arturo González Cruz fue fiel opositor de la reforma fiscal impulsada por el entonces Presidente de la República, Vicente Fox Quezada, con la cual proponía gravar el IVA en alimentos y medicinas. Como presidente de la Concanaco, impulsó beneficios fiscales para los estados fronterizos y uno de sus logros más representativos fue el saneamiento de las finanzas del organismo nacional.

 

DEFENSOR DEL COMERCIO FRONTERIZO

El actual director de Canaco recordó que González Cruz le apostó a la simplificación administrativa, “la mejora regulatoria fue constante con el presidente municipal en turno, lo que sí destacó mucho fue la defensa que llevó a cabo por la política fiscal que en ese entonces tenía el Gobierno Federal; en aquel entonces, al secretario de Hacienda se le denominaba el fiscal de hierro, que era el licenciado Francisco Gil Díaz, quien traía ciertos programas que difícilmente se podrían aplicar a nivel del comercio, que eran las cajas registradoras, esquemas digitales para el control de todas las operaciones, incluso que ellos tenían distribuidores autorizados para venderlos al comercio, pero que sinceramente era difícil la operación y la adquisición, que realmente no servían de mucho para la administración de negocios, considerando que el 98% son pequeñas y medianas empresas”.

De igual forma, “está la defensa de los decretos ampliados en la región, una de las columnas vertebrales para la competitividad del comercio fronterizo y no nada más para Baja California, sino para toda la franja norte y sur; él prácticamente llevó la gestión ante la Secretaría de Hacienda para buscar la permanencia del régimen que sigue vigente”, abundó Tapia.

CREACIÓN DE CANACO ROSARITO

Ante el nacimiento del municipio de Playas de Rosarito, Arturo González Cruz pensó en impulsar la autonomía de las decisiones y propuestas del comercio organizado del quinto municipio de Baja California en 1999.

“Se empeñó en crear la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Playas de Rosarito, lo concretó con decisión y determinación de ir a buscar a los comerciantes de Playas de Rosarito y pedirles que pudieran crear su propia casa del comerciante de allá, para ya no depender de las decisiones de la Cámara de Comercio de Tijuana. Pero también con tristeza puedo decir que el gran esfuerzo hecho y las gestiones ante Concanaco para pedir su respaldo y anuencia ante la Secretaría de Economía, quienes sucedieron en el cargo en esa Cámara que se creó en el año 2000, la dejaron perder”, lamentó Antonio Tapia.

“La secretaría, ante el incumplimiento de responsabilidades y procesos que debían tener y cumplir, pues la canceló, pero para mí queda clara la tarea que tenía que hacer, pues no sólo era constituirla, crear el organismo, el organigrama, con la cantidad de miembros suficientes para que fuera representativa y darle constitución”, agregó.

 

PUGNA CONTRA EMPRESARIOS

Emanado de Morena, Arturo González Cruz resultó electo a la Alcaldía de Tijuana. El 1 de octubre de 2019 tomó posesión del cargo, donde comenzó una pugna contra empresarios deudores de Impuesto Predial.

“Cuando era alcalde, fui a verlo para interceder por algunos empresarios, y a final de cuentas salí convencido de lo que estaba haciendo, hasta cierto punto. Él estaba presionando a estas personas de diferentes maneras porque se estaban amparando y utilizando medios jurídicos para que se les devolviera el Predial. Recuerdo que me dijo: ‘Roberto, no se vale, esta ciudad les ha dado mucho. A ellos, a otros y a mí, y no se vale que no le demos a la ciudad el recurso para mantenerla’. Pero le dije: ‘Oye Arturo, por aquí los estás presionando’. Él respondió: ‘De una manera u otra, estoy del lado de la ciudad y esto no es un concurso de popularidad. Vine a hacer mi trabajo y lo vine a hacer bien’”, recordó Roberto Gallegos, presidente del Club Campestre de Tijuana.

 

LOS EMBATES POLÍTICOS

Siendo el primer alcalde de Tijuana por parte de Morena y con un gobernador del mismo partido, González Cruz nunca imaginó que los embates serían fuego amigo. Pero el bienio de la gubernatura de Jaime Bonilla Valdez agilizó las discusiones por la sucesión en el Gobierno del Estado de Baja California, que en combinación con la contingencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2, hizo una administración difícil para ambos, quienes terminaron confrontados y fuera del partido oficialista.

“Su carácter, porque Arturo era de carácter, así como el de Jaime Bonilla, chocaron. Arturo defendió lo que él creía. Creo que el tiempo siempre pone a las personas en su lugar, y este señor, desconozco las razones por las que haya iniciado esta pugna, creo que se estaban peleando políticamente la sucesión”, comentó Gallegos.

“A Arturo le toca por el momento perder, pues yo nunca he visto que un alcalde gane contra un gobernador. El señor Bonilla lo atacó a él, y yo no creo las acusaciones de homicidio (del pseudo periodista Mariano Soto), pues Arturo es una persona de principios y valores, eso se me hizo una gran calumnia. Y ahora vemos cómo este señor Bonilla no sólo calumnió a Arturo, ha dinamitado todo el camino por el que ha transitado en la política, y está aislado; por eso digo que el tiempo pone todo en su lugar”, reflexionó Gallegos, a quien le tocó defenderse de las acciones de expropiación del Club Campestre que emprendiera Bonilla en 2022.

 

HOMBRE DE ESFUERZO Y TRABAJO

Adrián Roberto Gallegos Gil, presidente del Club Campestre de Tijuana, recordó a González Cruz como un hombre de esfuerzo y trabajo, que amó a su ciudad incondicionalmente:

“Vivimos en una ciudad muy particular. Es difícil tener arraigo, es difícil encontrar personas que sientan amor por la ciudad. No estoy diciendo que la gente nueva no quiera a su ciudad; debe haber quienes sí queremos a nuestra ciudad, pero no la amamos de la manera en que la amaba Arturo, capaz de hacer cosas extraordinarias por ella.

“Me llamó hace unos días y lo escuché muy animado. Me preguntó por el Campestre y le dije: aquí lo estamos cuidando y creciendo, tu legado continuará. Me dijo: ‘Oye, te encargo mi locker de golf, ya no jugaré más, pero no vayan a sacar mis cosas’. Le respondí que no las sacaríamos, ¿cómo crees? Me dijo que quería venir a saludar, y tristemente recibimos esta noticia”.

 

FAMILIA DE ARRAIGO Y EMPUJE EN LA FRONTERA

Don Luis González Espinoza y Estela Cruz, padres del empresario Arturo González Cruz, forjaron una familia de empuje en esta ciudad fronteriza. El patriarca fue un empresario pionero en el sector inmobiliario. Falleció a los 92 años, el 24 de diciembre de 2020, tras complicaciones por COVID-19.

Don Luis comenzó en el comercio de artesanías y perfumes en la Avenida Revolución en los años 30. Junto con su hermano Gustavo crearon Imports en Calle Quinta del Centro de la ciudad de Tijuana. Con el paso de los años Tijuana Imports se convirtió en un referente.

Posteriormente don Luis creó Bombas y Calderas, SA sobre Bulevar Agua Caliente en la colonia Aviación.

Don Luis se casó con Estela Cruz, a la vez perteneciente a una familia forjadora del comercio. Creó Casa Estela, establecimiento donde se vendían ropa fina y artículos religiosos junto a la Iglesia de Guadalupe en la calle Segunda de Tijuana.

Descanse en Paz, Arturo González Cruz.

 

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas