18.6 C
Tijuana
viernes, mayo 24, 2024
Publicidad

Nodo Alamar: no resuelve congestionamiento en horas pico

A pesar del 95 por ciento de avance de obra del Nodo Alamar, usuarios y residentes de los fraccionamientos de alrededores continúan con las quejas para llegar a sus destinos, pues pueden tardar hasta una hora en horas pico.

En recorrido realizado por ZETA durante la semana, entre las seis y siete de la tarde, se pudo constatar la lentitud para poder pasar de la Vía Rápida Alamar Poniente, hacia el bulevar Terán Terán, con dirección al bulevar Cucapá.


Publicidad


El tráfico comenzó alrededor de dos kilómetros antes del entronque, pues el flujo vehicular se frenaba al tener que dejar pasar a los que venían de Otay; en contraste con lo que van en sentido contrario, con dirección a Otay, provenientes de Vía Rápida y Terán Terán.

Aunque no se iba “a vuelta de rueda”, había tramos donde se avanzaba alrededor de cinco metros, y luego se detenía la circulación. Para salir de la zona, el tiempo oscilaba en los 35 minutos.

Cabe destacar que el recorrido se realizó durante el horario de salida de las fábricas, tanto del parque industrial Alamar, como el de Otay; sin embargo, en la mañana, el tráfico es al revés, por lo que el transporte de personal se puede percibir desde las seis de la mañana


Publicidad

 


“Desde que abrieron esa rampa sí se ha desahogado un poco el tráfico de todos los que van para Otay, porque antes se juntaban todos en el mismo punto, los que daban para la izquierda -Otay- y los que daban para la derecha -bulevar Cucapá-, y luego la semana pasada abrieron para los que bajan de allá hacia Otay también”, dijo Raquel, residente del fraccionamiento Lomas Terrabella.

El lunes 22 de abril, Arturo Espinoza Jaramillo, secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano y Territorial (Sidurt), dio a conocer en una transmisión en vivo, de la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, que la obra ya estaba al 95 por ciento de su construcción, y desde entonces, el tráfico se había aligerado.

Dana Godínez, también residente de dicho fraccionamiento, señaló a ZETA que antes de que iniciara la obra, debía salir de su casa a las cinco de la mañana, para poder llegar a las siete a su trabajo en Otay.

Debido a los trabajos en el nodo, los tiempos mejoraron y ya salía de su casa después de las 5:30, y ahora que ya abrieron los carriles con dirección a Otay, puede salir hasta cinco minutos antes de las seis,

Por otro lado, aseveró que ahora el tráfico es para los que van de Otay al bulevar Cucapá, pues es la parte de la obra que aún no está terminada, ya que en un par de carriles se juntan los que van con dirección al Cucapá y los que quieren tomar la Vía Rápida.

La construcción del nodo Alamar comenzó en octubre de 2022, con una inversión de 460 millones de pesos, con la finalidad de reducir el tráfico de 45 a 5 minutos, dijeron en su momento las autoridades; sin embargo, hasta el momento van 745.9 millones de pesos estatales (contando inversión física y financiamiento).

Espinoza Jaramillo detalló que se espera que la última etapa de la construcción sea la rampa que va de Otay con dirección al bulevar Cucapá.

Asimismo, faltan acuerdos con el Ayuntamiento de Tijuana, en la cuestión del tránsito de la Zona Norte, arreglar guarniciones, banquetas, pasos peatonales y detalles que van a continuar durante semanas, pero con la circulación abierta.

Autor(a)

Ángela Torres Lozano
Ángela Torres Lozano
Soy licenciada en Comunicación por UABC, periodista desde 2008, reportera en ZETA de temas generales y especializada en periodismo de ciencia y salud, también soy miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas