15.4 C
Tijuana
lunes, mayo 6, 2024
Publicidad

You’ll Never Find Me

Esta ópera prima de Indianna Bell y Josiah Allen demuestra lo que se puede hacer con poco presupuesto y mucho talento. En sí, estamos ante un estupendo thriller australiano lleno de inventiva, donde la base es una magistral fotografía y ese sonido tan cotidiano de objetos que crujen y tronidos inexplicables entre destellos de luz que alimentan una atmósfera verdaderamente de miedo.

No es fácil abordar este filme sin arruinar el final, pero aquí se hace el intento. La historia comienza cuando una mujer, identificada como “La Visitante” (Jordan Cowan), pide ayuda en medio de una tormenta, tocando a la puerta de Patrick (Brendan Rock), un ermitaño que de entrada no parece la solución a los problemas ni de sí mismo.


Publicidad


La mujer le pide que la lleve a la ciudad, el hombre responde con evasivas y de pronto no se sabe si la chica ha llegado al lugar más equivocado. Sin embargo, conforme la interacción entre estos dos extraños crece, comienza a crecer la tensión y de pronto ya no se sabe quién representa un peligro para el otro.

Entonces, estamos ante una pesadilla perfectamente bien construida, con un par de poderosas actuaciones que confunden y aclaran las cosas de una manera que el miedo de pronto ya es terror. Y por eso la película vale mucho la pena. ****

Punto final.- Qué le ha hecho el pobre de King Kong al cine para que lo traten así en el más reciente fracaso cinematográfico anunciado.


Publicidad

 


Autor(a)

Gabriela Olivares
Gabriela Olivares
Gabriela Olivares Torres Gabriela Olivares Torres GabrielaOlivares 10 gabriela@zeta.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas