23.7 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Tomar decisiones sanas

Con pena, hemos visto en muchas personas las consecuencias del descuido de su salud. Algunas incluso han fenecido o no gozan de calidad de vida.

A lo largo de su existencia, no tomaron las mejores decisiones. No pusieron como prioridad, cuidarse en las diversas etapas de su desarrollo, por lo que pudiera decirse que resulta natural el deterioro reflejado.


Publicidad


Por ejemplo, si bien trabajar resulta indispensable prácticamente para todos, a fin de tener el sustento diario, ahorrar y ver hacia el futuro, laborar excesiva u obsesivamente tiene sus consecuencias, las cuales también aparecen por otro exceso común, como es el del consumo de las bebidas, ya sea muy azucaradas, o bien las alcohólicas y sustancias tóxicas.

Tal como se sabe también, la buena alimentación es esencial, así como el ejercicio físico, no debiéndose desde luego descuidar tampoco la salud mental.

De acuerdo a lo establecido por la OMS (Organización Mundial de la Salud), “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.


Publicidad

 


Como se lee al final de dicha definición, una salud plena no sólo se puede alcanzar no enfermándose físicamente o creyendo que se tienen controladas las emociones, sino que para que una persona esté completa, debe ser razonablemente feliz, en un adecuado entendimiento de la felicidad.

Tener esa plenitud no se obtiene porque simplemente alguien decrete que es o será una persona dichosa (aunque definitivamente pensar así ayuda), ni porque así lo refleje en redes sociales mediante apariencias.

Para llegar a ser verdaderamente feliz, no basta lo que pone contento a alguien que no esté plenamente consciente de la realidad, en especial en la vida adulta.

Lograr la felicidad, en forma auténtica y completa, implica venir realizando durante el tiempo suficiente para alcanzarla, múltiples acciones que requirieron ser continuas, mas deberán mantenerse durante largo tiempo (e idóneamente por siempre).

Como dijimos, no se trata sólo de no enfermarse físicamente, sino también de vivir con la mejor actitud, en un ambiente que lo permita, el cual puede preexistir o lograrse porque así lo hemos conseguido.

Lo anterior implica que si no hemos tenido la fortuna de que dicho clima ya se viniera dando -o bien que lo había y se ha perdido-, debamos tomar ciertas decisiones y medidas que lo produzcan.

Un factor esencial para lograrlo o recuperarlo, es que nos enfoquemos plenamente a conseguirlo, lo que lleva inherente la toma de resoluciones. A veces difíciles, pero que son clave para lograr las metas.

La indefinición, la procrastinación, el descuido, la indiferencia y otras palabras análogas no son simples repeticiones de un vocablo. Tienen consecuencias, a veces graves, a tal grado que pueden costar la vida o la calidad de esta.

Por el contrario, actuar bien, a tiempo, da felicidad plena.

Todo es cuestión de tomar decisiones sanas.

Alberto Sandoval ha sido profesor, servidor público, consultor, conferencista, deportista y activista ciudadano.

Correo: AlbertoSandoval.AlianzaCivil@gmail.com Internet: http://about.me/sandovalalberto/ Facebook: Alberto Sandoval  Twitter: @AlSandoval

Autor(a)

Alberto Sandoval
Alberto Sandoval
Alberto Sandoval Alberto Sandoval Alberto Sandoval 3 albertosandoval@boltmedia.com.mx
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas