15.7 C
Tijuana
lunes, mayo 6, 2024
Publicidad

FBI reclama “desigual” combate al narco de MX; EU cazará a jefe de plaza de “El Mayo” en Nogales

Christopher Asher Wray, director del Buró Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), reclamó, el 11 de abril de 2024, que el Gobierno mexicano había sido “desigual” en su apoyo a las instituciones estadounidenses contra el tráfico de fentanilo y los cárteles de drogas.

“Estamos trabajando con nuestros socios al otro lado de la frontera y yo diría que la colaboración es muy desigual. Hemos tenido algunos casos en los que hemos tenido un arresto y una extradición clave”, dijo el funcionario federal estadounidense, durante una audiencia del Subcomité de Gastos de Justicia, de la Cámara de Representantes de EE.UU.


Publicidad


“Pero la realidad es que especialmente los dos cárteles principales, [el Cártel de] Sinaloa y el CJNG [Cártel Jalisco Nueva Generación] son los causantes de la mayor parte de las cosas que estamos abordando aquí. Y necesitamos que el Gobierno mexicano haga más”, dijo Wray cuestionado por el legislador republicano Hal Rogers.

Wray sostuvo que el FBI necesitaba que el Gobierno de México comenzara a tomar medidas enérgicas contra los cárteles del narcotráfico mexicanos, cerrando los laboratorios donde se producían las drogas y eliminando los precursores químicos utilizados para crear fentanilo.

“Hay casos individuales que son puntos brillantes. Pero este es un problema muy grande. Necesitamos de ellos una asistencia consistente, sostenida y escalable por parte de ellos [los mexicanos]”, enfatizó el director del FBI desde el 10 de mayo de 2017, bajo los mandatos de Donald Trump y Joseph Biden.


Publicidad

 


“Necesitamos la ayuda [de México] para tomar medidas más duras contra los cárteles. Necesitamos ayuda para eliminar los laboratorios donde se produce este veneno [el fentanilo]. Necesitamos de su ayuda para detener la compra y la entrada de precursores químicos […] desde la República Popular China”, insistió Wray.

“Se trata de hacer extradiciones, se trata de compartir información. Y, como dije, la clave es tenerlo en una forma capaz, consistente y sostenida. No es que no haya puntos brillantes [en la cooperación con México], pero simplemente necesitamos mucho más”, agregó el director del FBI.

Wray detalló que dicha agencia del Departamento de Justicia de EE.UU. tenía abiertas alrededor de 400 investigaciones activas en contra del liderazgo de los cárteles mexicanos al interior de Estados Unidos y de las cuales, 88 estaban radicadas en los distritos judiciales de la frontera con México.

“Ciertamente, necesitamos que el Gobierno mexicano haga más. Estoy satisfecho con lo que hemos conseguido [con ellos], pero necesitamos mucho más”, respondió el director del FBI, a una pregunta del legislador demócrata Matt Cartwright.

Por su parte, Chris Landberg, subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos Internacionales sobre Estupefacientes y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado de EE.UU., adelantó, el mismo día, que las autoridades mexicanas estaban “a punto de comprar” a compañías estadounidenses, equipos de escaneo, con un valor de mil millones de dólares, para combatir el tráfico de fentanilo.

El congresista demócrata Tim Kaine preguntó al funcionario federal estadounidense, qué calificación daría al Gobierno de México en su cooperación con Estados Unidos contra dicha droga sintética.

“¿Se refiere a una calificación con letras?”, respondió Landberg durante una sesión en el Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., respecto a la lucha contra las redes delictivas transnacionales, así como la corrupción en América Latina y el Caribe.

“Creo que daría una nota bastante alta al esfuerzo”, pero como es la principal causa “de muerte para los estadounidenses entre 18 y aproximadamente 50 [años de edad] tenemos mucho trabajo por hacer”, afirmó Landberg, quien estimó que nadie merecía “una calificación A en la lucha contra el fentanilo”.

“La relación con México es clave. Y estamos trabajando con ellos a todos los niveles”, tanto internacional, como trilateral, junto con Canadá, y bilateral, según precisó Landberg.

“El hecho de que estén a punto de comprar 1,000 millones de dólares a empresas estadounidenses, en equipos de escaneado portuario, muestra el compromiso” del Gobierno mexicano de afrontar el flujo de precursores de fentanilo, añadió.

“Es una responsabilidad compartida” porque parte del flujo pasa por Estados Unidos aunque la mayoría de los precursores llegan a México procedentes de China, afirmó Landberg.

“Es una noticia positiva”, contestó Kaine, quien añadió que la información de la que disponía, aunque algo “obsoleta”, mostraba que las autoridades mexicanas habían tardado en adoptar dicha tecnología de escaneo en los puertos.

El 11 de abril de 2024, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) anunció una nueva estrategia para combatir el tráfico de fentanilo desde México, que tendría como objetivo principal perseguir a los jefes de plaza de los cárteles, así como sus análogos, precursores y herramientas para fabricar las drogas sintéticas.

Bautizada como “Operación Plaza Spike”, la estrategia tiene como un primer objetivo la captura de Sergio Valenzuela Valenzuela, alias “Gio”, “Gigio” o “Yiyo”, supuesto jefe de plaza del Cártel de Sinaloa en Nogales, Sonora, y ubicado como mano derecha o compadre de Ismael mario Zambada García, “El Mayo”.

Troy A. Miller, comisionado de la CBP, dio a conocer, durante una conferencia de prensa, lo que se definió como “un esfuerzo ampliado de múltiples agencias para atacar a los delincuentes transnacionales que canalizan fentanilo desde México hacia las comunidades estadounidenses”.

La “Operación Plaza Spike”, según detalló el comisionado de la CBP, estaba diseñada para “perturbar” las operaciones en las “plazas”, definidos como territorios de los cárteles ubicados directamente al sur de los Estados Unidos.

Presentada como la siguiente fase de la estrategia de la CBP para combatir el fentanilo y otras drogas sintéticas, dicha operación anticiparía, identificaría, mitigaría y desbarataría a los productores, proveedores y traficantes de drogas sintéticas ilícitas.

“Una plaza es territorio operado por un cártel en México. El jefe que controla la plaza es responsable de sus operaciones ilegales, como el contrabando de drogas, armas y seres humanos”, definió Miller.

“Las plazas se benefician de esta actividad ilegal ya sea dirigiendo directamente las operaciones de contrabando o recibiendo un impuesto de otras organizaciones criminales que operan dentro del territorio de la plaza”, abundó el comisionado de la CBP.

Según un comunicado de la agencia estadounidense, la “Operación Plaza Spike” emplearía múltiples tácticas, incluidas la incautación de ganancias ilícitas y el escrutinio de entidades comerciales. El plan incluye revelar el nombre de los altos capos de los cárteles, los “jefes de plaza”, para aumentar la presión pública y policiaca sobre ellos.

“Los jefes de la plaza controlan y se benefician de toda actividad ilícita como extorsión, secuestro, así como el contrabando de seres humanos, drogas peligrosas y armas de fuego”, señaló la CBP.

“Estamos entrando en la siguiente fase de nuestra lucha contra el fentanilo: una en la que perseguiremos a los jefes de las plazas, cuyas organizaciones son responsables de prácticamente todo lo que se introduce de contrabando en Estados Unidos”, resaltó Miller.

Al tomar medidas coercitivas contra ellos, según añadió el comisionado de la CBP, “podemos impactar directamente sus operaciones y su capacidad de traficar fentanilo a los Estados Unidos, que llega a comunidades de todo el país”.

Valenzuela Valenzuela “es el primer jefe de plaza al que apuntamos, pero no será el último”, advirtió Miller sobre el sujeto, ubicado como líder de una organización responsable de trasladar miles de kilogramos de fentanilo a la frontera de Estados Unidos.

“Casi todos los días, los agentes de la CBP interceptan fentanilo que sale de la plaza de Valenzuela en dirección norte a través de los puertos de entrada de la CBP hacia ciudades de todo Estados Unidos”, expuso el comunicado de la agencia del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

“Somos implacables en esta misión, y quiero dejar perfectamente claro: si usted está fabricando o transportando fentanilo a través de nuestras fronteras, si es responsable del envenenamiento de nuestra gente, sabemos quién es usted y estamos empleando toda la fuerza del gobierno”, advirtió Miller.

Ante ello, la CBP y la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), llamaron a la ciudadanía a que proporcione cualquier información relevante que pueda tener sobre Valenzuela Valenzuela, sus movimientos, sus asociados y sus operaciones.

Foto: Captura de pantalla de gráfico del Departamento del Tesoro de EE.UU.

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedo
Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarezacevedo.com
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas