20.3 C
Tijuana
lunes, mayo 27, 2024
Publicidad

El Flaquito y El Pedrito: alianza criminal

Pablo Huerta Nuño alias El Flaquito, operador de los Arellano, se alió con Javier Adrián Beltrán Cabrera, El Pedrito del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y se distanció de su otrora compañero Brayan James Corona el Apache. Mientras en la Zona Este de Tijuana y Tecate, células sinaloenses se enfrentan por el poder.

Pugnas internas y nuevas alianzas entre las células del Cártel Arellano Félix (CAF) y el Cártel de Sinaloa (CDS), recrudecieron la violencia en la Zona Costa bajacaliforniana.


Publicidad


Entre el 1 de enero y el 16 de abril del presente año, Tijuana registró 568 asesinatos, 52 homicidios más que en el mismo periodo emn2023 -con 168 muertes violentas, febrero ha sido el mes más sangriento del año-, mientras abril contabiliza casi 100 asesinatos, un 10 por ciento más que el año pasado.

En medio de traiciones y enfrentamientos, el descontrol de los grupos criminales resulta más violencia e impune. Entre el 10 y el 16 de abril, el jefe de compras de la delegación La Presa -contratado a pesar de tener  antecedentes- fue asesinado; acribillaron a un ex policía comercial y a  su hijo mientras entregaban “un paquete”; balearon a un promotor de luchas y su hermano justo ante de empezar un espectáculo; encontraron cinco cadáveres dentro de una van abandonada; un hombre fue asesinado y dos lesionados en un corralón que da servicio al Ayuntamiento; y cuatro cadáveres fueron localizados por Colectivo Todos Somos Erick Carrillo en una fosa clandestina en Delicias III, cerca de Natura.

Daniel Corral Quevedo, jefe de compras en la delegación Presa Este del Ayuntamiento de Tijuana, fue atacado a balazos la noche del miércoles 10 de abril.

Antes, el 27 de marzo, el ingeniero José Alonso Guerrero Chávez y su ayudante Rubén Ramírez Rojas desaparecieron después de informar que unas personas les impedían volar un dron sobre el terreno donde se construye el nuevo acceso a la zona residencial Santa Fe.


Publicidad

 


CHAPULINES DEL NARCO

Huerta Nuño y Beltrán Cabrera tiene tres cosas en común: una, entre 2006 y 2011, fueron identificados por las autoridades bajacalifornianas como jóvenes servidores del Cártel Arellano Félix (CAF); dos, variables cual veletas, en los últimos 10 años, dependiendo de la necesidad criminal, han hecho alianzas con todos los cárteles que operan en la región; y tres, los dos estén amenazados de muerte por el CDS.

El Flaquito Pablo Huerta ya se había unido con gente del CJNG en 2018 y 2019; luego, entre 2020 y 2021 tuvo un pacto de no agresión con los hermanos Alfonso y René Arzate, servidores de Ismael Zambada; en enero de 2021, narcomensajes anunciaron su lealtad con Los Chapitos, la cual se había musicalizado en un narcocorrido desde 2020, y la primera semana de enero de 2023 los convirtió en sus enemigos después de ordenar el fallido asesinato de Ovidio Guzmán por “un tema de faldas”; así quedó exclusivamente con los aliados del CAF.

Por los constantes robos de droga del grupo del Flaquito, el 30 de enero de 2023, con la muerte de Ricardo Berber, Los Arzate iniciaron una jornada de homicidios y amenazaron con aniquilar a todos los cabecillas del CAF.

Con más de una decena de operadores del CAF asesinados en el año, el 20 de diciembre de 2023, dos hombres finalmente trataron de matar e hirieron a balazos a Pablo Edwin Huerta Nuño en la farmacia LH Lomas de la colonia Hipódromo de Tijuana, cuando acompañado de un escolta llegó a ponerse una inyección.

Para recuperarse y estar más seguro, Huerta cruzó a Estados Unidos, donde goza de privilegios como testigo protegido. Y para seguir operando, decidió aliarse con el mexicoamericano Javier Beltrán, identificado actualmente como operador de Jalisco Nueva Generación.

Javier Adrián Beltrán Cabrera alias El Puma, R4, El Pedrito y/o El Pit, fue compañero de Huerta en sus inicios, se separaron en 2008 cuando Los Erres decidieron seguir a Eduardo García Simental, que se escindió del CAF. En 2010, Los Erres se aliaron directamente con José Antonio Soto Gastélum, operador de Sinaloa.

José Antonio, hermano mayor de los Beltrán, fue asesinado en mayo de 2013 y desde entonces Pedrito está al mando. Por temporadas delinquieron de manera independiente como homicidas y secuestradores a sueldo. A finales de 2021, las autoridades informaron que llevaban algunos meses aliados al CJNG.

El 2 de noviembre de 2023, el CDS colgó una manta en Tijuana, advirtiendo al Pedrito que lo matarían del otro lado de la frontera, en San Diego, California, donde él radica.

EL MUÑECO, SU PISTOLA Y LAS TRAICIONES

En fechas recientes, cinco operadores del CAF al servicio de James Brayan Corona fueron detenidos y se redujo la incidencia homicida en Zona Río, la Libertad, Zona Norte, Buena Vista y Otay.

Los capturados fueron los hermanos Héctor Antonio y José Guadalupe Soto Villanueva, Yardiel Rodríguez Hernández, Óscar de la Rosa Ramírez y Hugo Mata Dorado, por el homicidio de Isidro Ramírez -operador de Sinaloa-  el 20 de marzo frente a un edificio de departamentos en la calle Tomas Aquino de Zona Río.

De acuerdo a los agentes locales, este mismo grupo asesinó antes a Tomás Campos Vergara, abogado, dueño de taller mecánico y organizador de conciertos, y su amigo, Kevin Gaxiola Perales, recién egresado como elemento de la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana (FESC), el 27 de enero; y al agente Alfredo Pérez Obispo, de la Fiscalía General del Estado (FGE), el 10 de marzo. “Operaba con Sinaloa y estaba amenazado por el CJNG, quienes se atribuyeron el asesinato el 11 de marzo a través de una narcomanta dejada sobre un cadáver de mujer en la que advirtieron que así iban a ir por todos los que trabajen en la línea de los Arzate”, refirieron desde la fiscalía.

“Después de estas muertes la violencia se volcó en la Zona Este de Tijuana, conurbada con Tecate”, a la zona controlada criminalmente por operadores del CDS al servicio: Franklin Ernesto Huezo Hernández El Ranchero, Edwin Antonio Rubio López alias El Max y José Rafael Yocupicio Hernández el Cabezón.

“Y se están capturando a sicarios de Sinaloa que mataron a gente del mismo cártel, de otras células -como Los Uriarte-, incluso de la misma célula. Pero aún no podemos precisar cuáles son los grupos sinaloenses en pugna”, expuso un integrante desde la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad.

Al que ya tiene detectado es al Muñeco, homicida que ya habían detenido cuatro meses atrás como presunto responsable de un asesinato, sin embargo, recuperó su libertad casi de forma inmediata porque el juez Lauro Vizcarra Romero le concedió el cambiar su medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, por firma catorcenal. Elementos de la FGE lo esperaron en la fecha de su primera firma para reaprenderlo por otro delito, pero no apareció.

Lo extraño fue que en el Centro Estatal de Medidas Cautelares si se registró la firma, por lo que investigan la posible colusión del algún funcionario.

“El tema con El Muñeco, es que este sicario a sueldo, primero mató a gente del CAF por orden se Sinaloa y ahora está matando sinaloenses por orden del CAF”, aseguraron desde la Mesa de Seguridad.

Está ubicado como presunto responsable en los asesinatos de dos operadores del Apache: Esteban Lizárraga Lagarde el 5 de enero sobre Bulevar El Rosario, frente a Plaza La Pajarita, Delegación Santa Fe; y José Nerlictff, cuyo cuerpo fue localizado el 17 de enero en el camino vecinal al Rancho Kumiai del fraccionamiento Natura.

La pistola usada en las dos muertes mencionadas también se percutió en el intento de homicidio del Flaquito en diciembre de 2023, “y después se involucró en la muerte de cabecillas de Sinaloa”, aseguraron investigadores.

JEFE DE COMPRAS DEL AYUNTAMIENTO: UN HIJO ASESINADO Y OTRO DESAPARECIDO

En el vaivén de traiciones entre integrantes de células mafiosas, abril contabiliza en Tijuana, un promedio de seis muertes violentas diariamente. Destacó el día 10 el asesinato de Daniel Corral Quevedo, jefe de compras en la delegación Presa Este del Ayuntamiento de Tijuana, baleado en las inmediaciones del comercio Huerto Urbano en Playas de Tijuana, los atacantes huyeron en dos vehículos, un Nissan Sentra color blanco y una camioneta tipo pick-up con estrobos color blanco.

Este hombre, hermano de un policía municipal sin antecedentes, ya había sido detenido por posesión de arma de fuego en el pasado, lo que no le impidió conseguir trabajo en el gobierno municipal. El día que le quitaron la vida, llevaba fajada en el pantalón un arma calibre 380.

Un mes antes, el 7 de marzo de 2024, su hijo Daniel Alberto fue acribillado en Lomas del Porvenir, su cadáver también portaba una pistola calibre 380.

En marzo de 2021, su otro hijo, Armando, quien también tenía antecedentes por portación de arma de fuego y narcomenudeo, fue reportado desaparecido en la colonia Loma Tijuana. Todos fueron victimados en la misma zona.

En la conferencia de los miércoles del Gobierno del Estado, la fiscal María Elena Andrade y el fiscal central Rafael Orozco recalcaron que el homicidio del funcionario no estaba relacionado con su función pública, sino con su vida diaria y entorno familiar.

Respecto al hecho de que Corral tramitó y recibió una carta de no antecedentes penales, explicaron que la razón pudo ser “porque no hubo una sentencia”, pero no tienen la certeza.    

La familia Villareal fue agredida a balazos en la colonia El Pípila el 11 de abril.

EX POLICÍA COMERCIAL, TEMA DE NARCOMENUDEO

José de Jesús Villarreal Chávez de 45 años, era ex militar y ocho años atrás policía comercial; Alonso, de 17 años, era fruto de su primer matrimonio, el joven ya no vivía con ninguno de los padres, su familia sólo sabía que residía en una casa en el fraccionamiento Villafontana y se comunicaba de vez en cuando por teléfono celular.

Durante el 11 de abril Alonso le estuvo marcando de manera insistente a su progenitor, quien extrañamente decidió atender su petición pasadas las diez de la noche. Le informó a su nueva pareja Lourdes que recogería al adolescente y le “daría raite” a un lugar, al final decidieron ir juntos y llevaron a su hijo pequeño, Jesús, de 6 años.

Lo recogieron en Villafontana, Alonso cargaba una bolsa ecológica de mandado con algo dentro, y aventó el bulto en la caja del Jeep Liberty.  

A las 22:46 horas llegaron al punto en la Ruta Mariano Abasolo y Bulevar Casa Blanca de la colonia El Pípila, poco después llegó un Nissan blanco y el adolescente se bajó, tomó la bolsa, se acercó a las personas que estaban dentro de otro auto para entregar el paquete.

Testigos declararon que de pronto empezaron a discutir, manotearon y alzaron la voz, segundos después le dispararon; Alonso quedó tendido en la vía pública.

Antes de huir, los matones dispararon en contra la camioneta Jeep Liberty del lado del piloto, y el padre quedó muerto sobre el volante dentro del carro. La mujer recibió una herida en un brazo, al igual que su pequeño hijo, quien también fue lesionado en la espalda.

Al cierre de esta edición, el cadáver del joven no había sido reclamado.

COBRO DE PISO DEL CJNG, EN ATAQUE A PROMOTOR DE LUCHAS

Días antes de la función de lucha programada para el 14 de abril, uno de los hermanos José y Enrique Martínez López, recibió mensajes y llamadas exigiéndole pagar 55 mil pesos al CJNG para tener permiso de realizar el espectáculo anunciado en la Unidad Deportiva Benito Juárez, propiedad del Instituto Municipal del Deporte de Tijuana (Imdet) en la Zona Norte de Tijuana.

Asesino solitario disparó al doctor Merlos …seguir leyendo

No pagó, y el día de la función, mientras aún instalaban el ring, Enrique se dirigía a los baños, estaba cerca del acceso a las instalaciones deportiva, eran las 16:35 horas cuando dos hombres ingresaron, el que iba enmascarado disparó en su contra, hiriéndolo en cuello y el abdomen.

Su hermano Jesús reaccionó y persiguió a los agresores, pero fue herido en un brazo, en medio del ataque. Martín, un aficionado a las luchas, también recibió un tiro en la extremidad izquierda.

La función de lucha se canceló, el inmueble fue desalojado. La Policía dio seguimiento a través de las cámaras de seguridad a los agresores, y a las 16:43 se reportó el arresto de un agresor en posesión de la pistola calibre .25 usada en el atentado en la calle Baja California. El segundo detenido presuntamente implicado fue arrestado a las 16:44 horas, de acuerdo al informe policíaco.

El Ministerio Público informó que, de acuerdo a testimonios, hubo tres agresores, y dos personas armadas en la unidad deportiva. Después de las primeras indagatorias, las autoridades determinaron que José Hernández García alias El Worker, de 56 años, con antecedentes por narcomenudeo, era el tirador enmascarado, y Luis Enrique Núñez Wong de 22 años, su acompañante.

En la audiencia frente al juez, Luis Enrique alegó que la detención fue ilegal: “Yo iba llegando a mi departamento. Me esposaron y me trajeron para acá. De hecho, yo tengo el video de la detención y cuando arrancaron la cámara de seguridad”.

Por su lado, los investigadores indican que tienen elementos para probar que ambos detenidos fueron reclutados para “pegarle” y “rajarle” al promotor. Además, que Hernández admitió que lo hizo, porque si no cumple “con matar gente”, El Junior lo amenazó con asesinarlo a él o a su esposa. 

CINCO CADÁVERES EN UNA CAMIONETA

Rubén Saiz Ortiz tenía antecedentes penitenciarios por delitos contra la salud, y la madrugada del 13 de abril, un grupo de hombres llegó a su domicilio en una privada en Cañadas del Florido donde hay muchas casas abandonadas, lo sacaron a la fuerza y lo metieron en una camioneta Chevrolet Suburban negra –con reporte de robo del 24 de marzo-, lo mismo hicieron con su acompañante sin antecedentes, Enrique Lizárraga.

Brayan Mora, cuya familia vive en la zona, pero lo habían sacado de la casa, estaba viviendo en un parque cercano y también fue privado de la libertad como parte del grupo; tenía antecedentes por robo de auto y narcomenudeo. 

En conferencia de prensa, la fiscal María Elena Andrade dijo que uno de los masculinos – Rubén- había recibido amenazas. Días antes, un par de personas entraron a su casa solicitando el pago de una deuda relacionada con la compra y venta de droga, y le habían puesto un ultimátum.

Al día siguiente de la privación, el 14 de abril sus tres cadáveres se localizaron torturados, asesinados a balazos y emplayados en plástico, dentro de la misma camioneta que se los llevaron. Estaban acompañados de los cuerpos sin vida de un hombre y una mujer aún no identificados, a quienes les quitaron la vida asfixiándolos, y resultaron desconocidos para las familias de los primero tres.  

“Todo parece indicar que se trata de un grupo de narcomenudistas y de personas que se dedicaban al trasiego de droga en esa zona”, señaló Andrade.

BALACERA DEL “CORRALÓN”; VÍCTIMAS CONOCÍAN A LOS ATACANTES

La noche del 16 de abril, Antonio Godínez y Leonardo Ruiz resguardaban y atendían el corralón que Grúas Olmos tiene concesionado con el Ayuntamiento de Tijuana, situado a la calle Pascual Orozco de la colonia Granjas Familiares.

Pasadas las cinco de la mañana, hablaron a los números de emergencia para reportar que los habían atacado a balazos, al llegar la Policía encontró el cadáver de un hombre que vestía una sudadera negra, pantalón deportivo negro con rojo y botas blancas, al que sus compañeros sólo pudieron identificar como El Smith, quien recibió un disparo en la cabeza.

Los dos sobrevivientes informaron que los tiradores habían estado en el corralón previo a la balacera, alrededor de las 02:30 horas.

En la primera entrada ilegal los obligaron a quitar un aparato de sonido de un carro, no dijeron de cuál, y también se robaron un auto Honda Odissey azul estacionado a la entrada. Conocían a los perpetradores, pero no los reportaron.

Aseguraron que en la primera irrupción los dejaron amarrados, y cuando los delincuentes regresaron dos horas después, apenas se habían desatado.

También aseguraron desconocer el móvil del ataque.

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas