22.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Pifia de Sedena en viaducto

En medio del hermetismo o franca opacidad de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sobre el viaducto elevado de Tijuana, salió a la luz la decisión de modificar el trazo del proyecto presidencial. En lugar de hacer un túnel debajo del fraccionamiento La Isla, como estaba proyectado, ahora contempla un puente sobre el Cañón del Matadero.

La Sedena está modificando el proyecto y próxima a presentarlo a la autoridad municipal para su autorización, confirmó a ZETA el secretario de Desarrollo, Territorial, Urbano y Ambiental del XXIV Ayuntamiento de Tijuana, Enrique Bautista Corona.


Publicidad


Nodo Alamar, Fotos: Ramón Tomás Blanco Villalón

Al 20 de marzo, Oficialía Mayor del Estado tampoco había recibido solicitud alguna para cortar el talud y el parque del fraccionamiento El Mirador, propiedad del gobierno estatal, pese a que hace días la Sedena solicitó a los residentes su autorización para afectar el área verde por la construcción del viaducto.

A seis meses de que termine el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y finalice el plazo para concluir la obra, se desconoce su avance. En un recorrido de ZETA por el Cañón del Matadero, Avenida Internacional y la colonia Libertad, se observa maquinaria y personal trabajando, pero aún no se colocan los pilotes de la vialidad elevada y el túnel debajo del fraccionamiento Soler no está concluido.

Entre la ciudadanía hay escepticismo de que el viaducto sea terminado antes del fin del sexenio, a diferencia de la Garita Otay II y su vialidad de acceso, donde el avance es visible, pues ya se colocaron las estructuras del puente tanto en Avenida de Las Torres como en el Bulevar Limón Padilla y se trabaja en la parte superior del mismo.


Publicidad

 


CIUDADANÍA PIDE UNA OBRA BIEN HECHA

Con el cambio del trazo del viaducto elevado, la Sedena construirá un puente, con forma similar a una S, sobre el Cañón del Matadero, para conectar la salida del túnel del Soler con la carretera a Playas.

Además, proyecta cortar el talud del parque del fraccionamiento El Mirador y reducir el área verde entre 5 y 15 metros. Delimitación que se definirá una vez Se hagan varias perforaciones de hasta 35 metros, para conocer la composición del suelo.

El corte del talud permitirá tener más espacio para uno o dos carriles adicionales en la carretera a Playas, en el tramo del Cañón del Matadero y el Bulevar El Mirador, punto en que descenderá el viaducto por un carril de cada sentido, lo cual llama la atención, ya que la mayor parte de la nueva vialidad tendrá dos carriles por sentido.

Nodo Garitra de Otay II, Fotos: Ramón Tomás Blanco Villalón

En la reunión vecinal del 15 de marzo, el capitán Julio César Briones atribuyó la cancelación del túnel de La Isla a que, una vez iniciados los trabajos, se encontró tubería de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) y cambiarla resulta “más complicado” que la nueva opción.

Sin embargo, Salvador Díaz González, residente del fraccionamiento El Mirador, consideró que no está claro el motivo del cambio del proyecto. “¿Fue mala planeación? ¿No se hicieron los estudios necesarios para los terrenos? ¿Qué hay detrás de que hayan cancelado el proyecto inicial?”, cuestionó, además de expresar su preocupación respecto a que la incorporación del viaducto sea por carriles de extrema izquierda de ambos sentidos (al centro) de la carretera a Playas.

“Nuestra lógica es que descargar una avenida tan importante por donde van a circular tráileres a una vía rápida, aumenta la probabilidad de accidentes. No estamos en contra del desarrollo de la ciudad, pero sí queremos que sea algo bien hecho. No es un no rotundo. No estamos en contra del viaducto”, dijo.

Lo que se quiere es que haya apertura de la Sedena para que, si su propuesta no es la mejor, sea modificada y “no se hagan las cosas al vapor”, para eso se necesita que el proyecto sea analizado por ingenieros y arquitectos de la ciudad. Ante una postura de expropiación por parte del Gobierno de México, algunos ciudadanos podrían presentar amparos.

“La Sedena está muy abierta a hacer un avalúo y pagar la afectación del parque, pero lo que queremos es que, si hay una indemnización, se haga obra para El Mirador, que se dejen bien los parques, que hagan calles, o las necesidades de la colonia”, refirió el entrevistado.

Por su parte, el ingeniero civil José Francisco Pedrote Malfavón consideró que la fecha de conclusión de la obra fue el principal factor para modificar el proyecto, además de reducir costos. En cuanto al puente en forma de S, advirtió: “Hasta ahorita no se ha dicho nada de la mecánica de suelos para el desplante de los pilotes alrededor del talud del fraccionamiento La Isla”, el cual ya presentó problemas.

Aún no se termina la bóveda hidráulica de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transporte (SICT) en el Cañón del Matadero, y de no modificarse el tubo debajo del terraplén para dejarlo recto, habrá más azolves y es previsible que vuelva a inundarse.

En la imagen de Sedena se observa que la curva del puente, más cercana a la carretera, está cerrada; transitarla se controlará con velocidad, lo que requiere colocar un “buen señalamiento”, observó Pedrote Malfavón. Coincidió en que “es muy peligroso” que la incorporación de la vialidad elevada sea por el carril izquierdo de la carretera a Playas.

Nodo Morelos, Fotos: Ramón Tomás Blanco Villalón

En el otro extremo de lo que será el viaducto, en la colonia Libertad, se trabaja de día y noche. Sedena cerró el paso a Avenida Vía de la Juventud Oriente. La terracería luce despejada, sin escombros de las viviendas que meses atrás estaban habitadas y fueron demolidas, luego de que fueran adquiridas por la SICT para el derecho de vía.

Algunos habitantes de las casas contiguas a la construcción expresaron su molestia por el estruendo que hace la maquinaria al perforar el suelo para la cimentación. “A partir de las nueve de la noche el ruido es continuo y nos está provocando ansiedad, porque mis hijas se despiertan de repente cuando dejan caer la maquinaria”, dijo Alma Espinoza, residente del Cañón Emiliano Zapata.

Compartió que incluso la vibración de la perforación y el constante paso de camiones está provocando grietas en su hogar. Aunque expresó su inquietud al personal de la obra, no obtuvo respuesta satisfactoria. “Me dijeron que las grietas seguirán, porque los terrenos no están bien compactados, pero yo no creo eso, porque nosotros empezamos a tenerlas desde que trajeron la maquinaría y comenzaron a trabajar en el viaducto”, agregó.

Una de las casas del predio en que se encuentra la suya fue dañada por una roca de la obra, la empresa O&H Abogados planteó comprar sólo el terreno que abarca la vivienda afectada, “y el resto no, porque ellos no necesitan todo el predio”, relató.

Otra residente, María de Jesús Orozco Bautista, reprochó: “No se está tomando en cuenta a las personas que vivimos aquí a un lado de la obra”. Por las vibraciones se han quebrado vidrios, ha habido grietas, “pero ellos no se hacen responsables, no buscan una solución para afectarnos menos, es como si nos estuvieran obligando a vender; simplemente dicen ‘háganos el avalúo’, consideramos que estamos en peligro y no dan información sobre un seguro que cubra los daños”.

Especialistas consultados señalaron que la Sedena tendría que hacerse responsable de las afectaciones que provoque la construcción del viaducto a los inmuebles aledaños y mantener comunicación constante con la población.

LA OPACIDAD

El ingeniero Jorge González Belmont criticó el “total hermetismo” de las autoridades, ya que no se tiene acceso a información de interés público sobre el proyecto del viaducto elevado, ni de la Garita Otay II y la vialidad de entrada a ésta.

Tampoco se conocen los estudios geotécnicos, análisis del tránsito, proyectos geométricos y estructurales (memoria técnica, planos constructivos y especificaciones técnicas y de construcción), entre otros, así como el presupuesto de contratación real, ni al programa ejecutivo de supervisión de obra y control de calidad.

El especialista rechazó el “secretismo” que prevalece bajo el argumento de seguridad nacional, particularmente que “los colegios de profesionistas y organismos empresariales se mantengan callados ante tal atropello a los derechos al acceso de información de la ciudadanía”.

Es preciso reflexionar “que entre un gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente, se forma una asociación delictuosa”, consideró González Belmont al citar al escritor francés Víctor Hugo.

Por otro lado, señaló el desfase de inicio del viaducto (de 11 kilómetros, con un presupuesto de 10 mil millones de pesos) que se preveía para principios de 2022, con lo que la obra terminaría a finales de ese año, pero el inicio fue postergado hasta el 7 de noviembre de 2023, cuando comenzaron los trabajos preliminares con el cierre parcial de Avenida Internacional.

Salvador Díaz González, residente El Mirador, Fotos: Ramón Tomás Blanco Villalón

“Al parecer no hubo licitación pública para la contratación de esta obra de gran impacto, adjudicándose directamente a la Sedena, la cual, se presume, contrata a una constructora que, a su vez subcontrata a la constructora que viene efectuando la construcción del viaducto”, indicó.

En cuanto al proceso constructivo, González Belmont consideró que “al parecer no se cuenta con la debida planeación”. Al circular por Avenida Internacional se observa “un proceso constructivo sucio y desordenado en que, incluso, las armaduras de cimentaciones y pilas se colocan con exceso de óxido y contaminadas de materiales de obra, que son perjudiciales para estos elementos de concreto reforzado”.

Hay una mala coordinación en la utilización y control de vialidades alternas para agilizar el tránsito vehicular, agregó González Belmont en alusión a que el congestionamiento vial en Avenida Internacional impacta a la Garita El Chaparral, registrándose entre dos y tres horas para ingresar a México desde San Diego. La ciudadanía ha manifestado la necesidad de que concluya la reparación del Puente El Chaparral, que lleva un año cerrado y será reabierto en mayo, según la proyección del gobierno municipal.

González criticó que “es imperdonable” que en el mismo lapso realicen, en paralelo, múltiples obras en Tijuana que sólo pueden considerarse de “relumbrón por motivos meramente electorales”, sin tomar en cuenta la afectación de la población.

De enero de 2023 a la fecha, ZETA solicitó en tres ocasiones una entrevista con el General Brigadier Ingeniero Constructor Raúl Manzano Vélez para conocer los avances del viaducto elevado y la Garita Otay II, sin que fuera concedida. El miércoles 20 de marzo, la Sedena argumentó que no era posible atender la solicitud debido a la veda electoral.

AVANCE DEL 92% EN NODO ALAMAR

La Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT) informó que la construcción del Nodo Alamar, con una longitud de 1.05 kilómetros, cuenta con un avance del 92% Se prevé que la obra concluya en el mes en curso, con un flujo de 120 mil vehículos diarios sobre Bulevar Terán Terán y Vía Rápida Alamar.

En cuanto a la ampliación y modernización del Nodo Morelos, la SIDURT indicó que la etapa de cimentación de tres puentes lleva un avance del 90%. y se han efectuado obras complementarias, como ampliación de carriles a nivel y desvío de líneas eléctricas. La obra completa concluirá en octubre próximo.

Autor(a)

Julieta Aragón
Julieta Aragón
Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco. Cursé la maestría de Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y sigo en proceso de tesis. Soy reportera de ZETA desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas