23.5 C
Tijuana
miércoles, abril 10, 2024
Publicidad

La desigualdad de género (Segunda y última parte)

A las mujeres palestinas, ejemplo de dignidad y valor

Todo el año es para conmemorar los logros sociales, políticos, económicos y culturales de las mujeres, para reivindicar las luchas que han llevado a estos logros y, sobre todo, para visibilizar la desigualdad que todavía prevalece y los problemas sociales que aquejan a las asalariadas.


Publicidad


130 millones de niñas siguen sin escuela en todo el mundo. Las niñas pierden el acceso a la educación. Un tercio de las niñas más pobres del mundo, de entre 10 y 18 años, no asisten a la escuela; y en zonas rurales, el 61% de las niñas no cursan la secundaria.

La tragedia del COVID-19 provocó más de 15 millones de fallecimientos, menos aprendizaje en las niñas que en niños, y mayores riesgos de trabajo infantil, la violencia de género, el matrimonio precoz y el embarazo. Cuando las niñas reciben una educación de calidad, se beneficia su vida y comunidades. Mantener a las niñas en la escuela apoya el crecimiento económico, promueve la paz y combate el cambio climático. Las mujeres con educación secundaria tienen más ingresos, ya que cada año adicional de escolarización aumenta el ingreso de una niña cuando es adulta hasta en el 20%.

Las mujeres se hacen cargo de 512,000 millones de horas de cuidado infantil no remunerado en todo el mundo. En el caso de las mujeres y niñas pobres y grupos marginados, las mantiene lejos de escuelas y trabajos. Este fenómeno se conoce como trabajo de cuidados no remunerado e infravalorado.


Publicidad

 


En la pandemia, el cierre de escuelas, centros preescolares y guarderías provocó un aumento de 512,000 millones de horas de cuidado infantil no remunerado.

El mundo está sumido en una crisis de hambre sin precedentes y creciente. Una convergencia de conflictos con efectos globales, cambio climático y COVID-19 ya había puesto a algunos de los más pobres del mundo bajo presión, y la guerra en Ucrania y el genocidio israelí-norteamericano-europeo en Gaza, amenazan a dos millones de palestinos a la hambruna. A nivel mundial, en 2021, casi un tercio de las mujeres sufrían hambre moderada o severa.

Podrían necesitar 286 años para eliminar leyes discriminatorias para mujeres y niñas. Las leyes que consagran la igualdad de género, que prohíben la discriminación contra mujeres y que garantizan derechos son cruciales para que tengan derechos y protecciones legales. Pero en muchos países existen lagunas y para garantizar leyes de igualdad.

El techo de cristal seguirá por 140 años, hasta que las mujeres alcancen la paridad al ritmo actual de cambio. Las mujeres ocupan el 26,4% de los escaños parlamentarios. En julio de 2022, las mujeres ocupaban poco más de una cuarta parte de los parlamentos en el mundo. En 23 países, ocupaban menos del 10% de escaños. Para lograr la paridad sería para 2062.

Las mujeres representan poco más de la mitad de la matrícula universitaria y tecnológica, prevalece en áreas sociales como educación (74.4%) y salud (67.0%). En áreas técnicas representan la tercera parte de la matrícula: Ingeniería (28.7%) y Ciencias Naturales, Exactas y de Computación (32.2%). La tasa de participación económica de las mujeres es de 43.8%, para los hombres es de 77.5%. La tasa de participación económica de mujeres indígenas es 21%.

Más de la mitad de las trabajadoras carece de prestaciones sociales (53.2%). El 25.3% de las mujeres de 15 años y más que no asisten a la escuela, es sin pago, en hombres de 5.9%.

Las mujeres dedican 43.2 horas a la semana a labores domésticas y cuidar a familiares, y hombres 15.8 horas, por cada tres horas que le dedican ellas, los hombres destinan una.

El trabajo no remunerado de las mujeres en sus hogares equivale al 17.5% del PIB, el de los hombres el 5.8%.

8.1 millones de mujeres casadas o unidas (30.5%) vivieron algún incidente de violencia de pareja en el último año.

La tasa de participación económica de las mujeres es de 43.8%, para los hombres es de 77.5% La tasa de participación económica de las mujeres indígenas es el 21 por ciento. Más de la mitad de las mujeres ocupadas carece de prestaciones sociales (53.2%).

En suma, la violencia contra las mujeres constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales que limita total o parcialmente a la mujer el reconocimiento, goce y ejercicio de derechos y libertades. Fuentes: ENUT 2014, INEGI 2016, CST NRHM 2017.

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Autor(a)

Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ortiz Ramírez Héctor Ortiz Ramírez Hector O 37 cygnus9304@hotmail.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas