22.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Hugo Crosthwaite expone “A todo color”

Un gran movimiento artístico y cultural se gesta en las galerías independientes de Tijuana, como en La Caja Galería que dirige Arturo Rodríguez donde este jueves 7 de marzo se inauguró la individual “A todo color. Realidades irrevocables” del reconocido artista visual bajacaliforniano Hugo Crosthwaite (Tijuana, 1967), a la que acudieron alrededor de 180 personas de Estados Unidos y México, entre coleccionistas, artistas plásticos, funcionarios públicos en ambos países, artistas de diversas disciplinas, comunidad cultural binacional y público fronterizo en general.

Primer latinoamericano en ganar el Premio Nacional de Retrato 2019 en Estados Unidos (Outwin Boochever Portrait Competition of Smithsonian’s National Portrait Gallery USA), Hugo Crosthwaite expuso durante el recorrido inaugural que a diferencia de sus dibujos en blanco y negro, “A todo color” es un “parteaguas” en su reconocida trayectoria:


Publicidad


“Ésta es la primera vez que trabajo en color en muchos años, tal vez 25 años, la mayoría de mi obra siempre ha sido en blanco y negro: lápiz, tinta sobre una superficie en blanco. Y toda esta obra (de la exposición ‘A todo color’) surgió de mi libreta, de la práctica que hago diario, donde yo estoy dibujando y salgo a la calle y dibujo rostros”, refirió el artista visual.

“En algún momento, terminé mi libreta, me quedé sin libreta, entré a una tiendita y me compré otra libreta y no tenían las libretas que siempre usaba, entonces compré estas libretas que venían ya con hojas a color. Entonces, no era mi intención trabajar en este tipo de libreta, pero pues no tenía opción, entonces seguí pues con mi práctica del dibujo y al final de cuentas como que me llamó mucho la atención lo que estaba logrando dentro de estas piezas, dentro de estas libretas”, narró Crosthwaite mientras mostraba a la concurrencia una libreta pequeña con hojas de colores con dibujos en negro.

Fotos: Jorge Dueñes

Entonces confesó el proceso de creación de las piezas que integran la individual que consta de 12 cuadros de medidas como 78.75 x 78.75 pulgadas o de 12.25 x 12.25 pulgadas, en técnica de pintura acrílica, lápiz a color y plumón dorado sobre lienzo; pintura acrílica, lápiz a color; e incluso dibujos de tinta sobre papel:


Publicidad

 


“Para esta exposición decidí: ‘Bueno, voy a tomar dentro de lo que hago de estas libretas y traspasarlo a una obra más ambiciosa’. Entonces empecé a trabajar estos lienzos a color”, refirió el artista tijuanense y contó el proceso de creación:

“Yo no soy un pintor propiamente, yo no estudié pintura, yo no sé mezclar color. Entonces, la manera en que trabajé estas piezas era hasta de cierto modo como trabajé esta libreta: esta libreta ya venía con esta base de color y nada más era dibujar en blanco y negro encima, entonces para estos lienzos lo que decidí hacer era eso precisamente: no mezclar color, sino simplemente poner bases de color y encima de eso con pintura acrílica en negro hacer todo el dibujo y encima de eso todavía con prismacolor hacer valores y resaltar las figuras. Si te fijas, en los lados de los cuadros es donde puedes ver las bases de color en acrílico, que era lo más sencillo, y encima de eso pues el dibujo y el lápiz a color, el grafiado de la raya y de la línea”, reveló.

Respecto a los colores vintage o retro, como de publicidad añeja o de otro tiempo, el artista contó:

“El color tenía que tener hasta cierto modo como una temática conceptual dentro de la obra, entonces para eso decidí: ‘bueno, pues, si voy a poner estas bases de color, me voy a basar en colores que tengan hasta cierto modo un significado de frontera’. Entonces decidí copiar, sacar los colores de panfletos turísticos de Tijuana y de San Diego de los años 50, 60 y 70, que tenían este colorido que invitaba mucho, eran como estos panfletos que tenían este colorido que daban hasta cierto modo como la ilusión, de una promesa, lo que promete la frontera, lo que promete la playa, lo que promete el mundo turístico”.

En algún momento, Hugo Crosthwaite resaltó la temática de sus dibujos en sus piezas de color: “Entonces, decidí: ‘Bueno, utilizando estos colores, yo encima de esto voy a poner esta temática que yo he manejado diario a través de todo mi trabajo’, esta temática de captar rostros, de captar el entorno vital de lo que es Tijuana. Y lo que sucede mucho dentro de esto es pues describir los rostros de Tijuana, describir el ambiente de Tijuana”.

Mientras Hugo Crosthwaite contaba algunos detalles de sus obras, los visitantes se iban recorriendo hacia otras salas, donde podían apreciar el gran movimiento artístico fronterizo que expone La Caja Galería que dirige Arturo Rodríguez con obra de artistas como Manuel De Cisneros, Mely Barragán, Preet Srivastava, Beliz Iristay, Wu, Álvaro Blancarte, Jorge Marín, Guro Silva, Karina Ether, Nereida Dusten, Eddy Johnny, Einar y Jamex De la Torre, Gilberto Terrazas, Charles Glaubitz, Luis Garzón Masabó, Roberto Molina, Jaime Ruiz Otis y Eva Malhotra.

“HUGO NOS ACERCA A UN MUNDO COTIDIANO”: MONTSERRAT SÁNCHEZ

A la exposición, también daba la bienvenida el texto de sala, a cargo de la curadora y crítica de arte Montserrat Sánchez, donde se lee el texto “A todo color. Realidades irrevocables” en torno a la propuesta de Hugo Crosthwaite:

“Hugo Crosthwaite, dibuja de manera incesante tomando apuntes directos de la calle y del espacio público, sus bocetos son impresiones fugaces, gestos de interacciones imaginadas, fragmentos efímeros donde se intuyen las conversaciones, las interacciones, irremediablemente condenadas a la ambigüedad permanente, solo las expresiones realistas de los rostros nos dan indicio de su sentir. Artista plástico originario de Rosarito siempre se ha dedicado al arte. En sus más de 25 años de trayectoria artística su obra ha sido realizada casi exclusivamente en blanco y negro, con algunas excepciones donde trabaja en soporte de hojas de color azul, amarillo, verde o magenta a lápiz y grafito. Ahora nos sorprende cuando incursiona con pinturas a todo color experimentando en la  búsqueda de un lenguaje pictórico, su técnica de pintura tiene mucho de su técnica de dibujo, con texturas sobrepuestas sobre plastas de color liso”.

“En esta serie de pinturas empieza a jugar con el color de una manera formal, sus colores se inspiran principalmente en los tonos directos de los panfletos publicitarios impresos que fueron utilizados a mediados de los 50’s y 60’s reminiscentes de la utópica California, colores brillantes de sol y mar, con fuertes amarillos y azules. Su tono y temática continúa estando centradas en el ser humano, tal como en ‘Mujer toma serpiente’, donde el punto focal de la obra es el rostro angustiado del sujeto escondido en el carrito de venta callejera, su rostro pintado con total realismo expresa su sufrimiento y desesperación. Una mujer cuida del changarro mientras se mantiene ajena al drama del otro. Lleva en su cabeza la silueta de una corona, como si fuera una coronita de papel a la manera que las pinta Max Beckmann o quizá de Basquiat, la distingue tal vez, será reina por un momento, por un día, o simplemente nos provoca a reflexionar? En ‘Santa avioneta’, una niña se aferra a su avioncito al momento de volar por los aires, su rostro inexpresivo, en una especie de juego mecánico como en las de una feria de pueblo, luce sus botas vaqueras al estilo del norte, aparece en un espacio casi vacío, ese ve el bordo de fondo, en la tierra prometida del American Dream que no acaba de llegar, siempre justo fuera del alcance de la mano y en caso de llegar, este se parece mucho al lugar de partida, replicando así lo abandonado”.

“En todos los cuadros de esta serie utiliza el dorado de manera decorativa, la pintura dorada  en capas superpuestas con las que agrega texturas, elementos decorativos como en Cortes, donde una cartela nos anuncia el título y se disuelve en la textura del pelo del gallo. O los títulos de las obras en glifos prehispánicos. Hugo nos acerca a un mundo cotidiano y ajeno al mismo tiempo, somos intrusos en sus mundos. Retratos de personajes anónimos se hacen presentes y nos hacen sentir a través de su condición”, concluye Monserrat Sánchez.

Autor(a)

Enrique Mendoza
Enrique Mendoza
Estudió Comunicación en UABC Campus Tijuana. Premio Estatal de Literatura 2022-2023 en Baja California en la categoría de Periodismo Cultural. Autor del libro “Poetas de frontera. Anécdotas y otros diálogos con poetas tijuanenses nacidos en las décadas de 1940 y 1950”. Periodista cultural en Semanario ZETA de 2004 a la fecha.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas