23.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Con AMLO, 50 mil tráileres atracados

Datos que contienen el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en cuanto al delito de robo a transportistas y sus unidades, son coincidentes respecto al alza de tractocamiones hurtados y los porcentajes de hechos con o sin violencia; sin, embargo, por lo que ve a la contradicción de algunas cifras, deja al descubierto que hay entidades que no están reportando el total de ilícitos que ocurren a la institución oficial de aglutinar los indicadores delictivos.

Del primer día de diciembre de 2018, cuando inició la administración del actual Gobierno Federal, al 31 de enero de 2024, se cometieron en el país 49 mil 907 robos de vehículos de carga pesada -de acuerdo con el SESNSP-, dejando en claro que los estados de México, Puebla y Michoacán acumulan casi el 70% de los latrocinios cometidos. Tales entidades también se encuentran en los primeros lugares de la AMIS. Ambas instituciones, la pública y la privada, señalan que, en el caso de la primera, se registran 26.4 robos diarios; mientras que la segunda establece que 25 unidades -aseguradas- cambian de manos cada 24 horas.


Publicidad


Desde luego que la cantidad de tráileres robados en general es diferente a la de vehículos de carga pesada que están asegurados, presumiéndose que la mayoría deben estarlo. Es ahí donde se advierte que algunas fiscalías y secretarías de Seguridad están omitiendo dolosamente reportar las denuncias formales recibidas al sistema nacional, pues hay casos específicos como el de Guanajuato, que en poco más de cinco años sólo tiene reportados ante el SESNSP 90 robos a transportistas, mientras que la asociación de aseguradoras destaca que sólo  en 2023 fueron robados en ese Estado 696 vehículos de equipo pesado que contaban con seguro. Obvio que se oculta el dato real.

En su último corte, referente al año próximo pasado, presentado el 22 de febrero reciente, la asociación aseguradora destaca que desde 2021 se presentó un cambió en la tendencia y se registraron alzas en el robo de vehículos de carga pesada, que creció un 13%, y el robo de equipo pesado un 46% entre los años 2022 y 2023, con un promedio de 25 unidades robadas cada día, siendo los tractocamiones y semirremolques los más afectados. Pero no sólo las aseguradoras lo resintieron y contrastan cifras con informes oficiales, también los propios operadores y sus representantes, quienes por esos motivos han realizado diversas protestas en el país.

A  través de su presidente, Miguel Ángel Landeros, el Consejo Mexicano de Comercio Exterior sospecha que los delincuentes saben exactamente en qué camiones van los productos de más valor y sobre ellos actúan, por lo que no descarta que en las aduanas haya fugas de información. Por su parte, la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESIS) etiqueta a 2023 como un “año negro”, uno de los peores en la incidencia de ese delito, pues del total de robos a transporte de carga ocurridos durante todo el año pasado, 85% fueron con violencia.


Publicidad

 


El 22 de enero de 2024, David Córdoba, Comandante de la Guardia Nacional, reconoció que hay reportes de atracos a transportistas en carreteras del país, especialmente las que parten de Ciudad de México hacia otros estados del centro: “El problema existe, efectivamente. Ese es el procedimiento que vamos a efectuar, a incrementar patrullamientos, estamos en permanente contacto con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, porque hay razones. El hecho de haya tramos en reparación se presta para disminución de velocidades. La verdad estamos tomando medidas y creo que un plazo muy corto de tiempo vamos a tener mejores resultados y vamos a disminuir todo este problema”.

De acuerdo con la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (AMOTAC), que encabezó las movilizaciones del 15 de febrero en carreteras libres y autopistas de diversas entidades, los problemas van más allá de los robos, la mayoría a mano armada, que es lo más grave, pero agobia al gremio junto con extorsiones realizadas por cuerpos de seguridad municipales, estatales, federales y la Guardia Nacional; prohibición para circular en periferias de ciudades a dobles remolques, particularmente los tipo tanque; reclasificación de carreteras en el país, que fueron convertidas a vialidades de cuota y de nuevo son vías libres; y emplacamiento de vehículos pesados de modelo atrasado, entre otros.

LOS NÚMEROS

Cada hora es robado un tráiler en México -según la estadística oficial del SESNSP-, cifra que puede ser mayor si, como se sospecha, algunos estados como Guanajuato, Tamaulipas, Sinaloa y Sonora, no están reportando correctamente sus indicadores, o los estados que mantienen sus robos en ceros en poco más de cinco años son omisos o falsarios y ocultan la comisión de esos delitos. En este caso son diversas las víctimas, primero el operador que resiente el impacto del ilícito directamente, enseguida el propietario de la unidad, desde luego el dueño de la carga que se transportaba, el cliente final que tal vez había pagado el flete y la sociedad que no va a recibir la mercancía, muchas veces, alimentos.

Indicadores delictivos en ese rubro del 1 de diciembre de 2018 al 31 de enero de 2024 establecen una tendencia al alza en el fenómeno criminal, a excepción de los años 2020 y 2021, en los que se resintió la pandemia de COVID-19 y hubo un decremento. De los 49 mil 907 vehículos de carga pesada robados, al menos 42 mil 685 de ellos fueron desapoderados a sus choferes mediante el uso de la violencia; es decir, el 85.5%. Los 7 mil 222 restantes fueron hurtados cuando se hallaban estacionados en pensiones, paradores, mercados u otros sitios.

Las entidades con más tractocamiones y semirremolques robados durante el sexenio son, en ese orden, Estado de México, con 24 mil 378, que equivalen al 48.9% del total de todos los hurtados en el país; Puebla, 9 mil 075, un 18.2%; Michoacán, 5 mil 172 robos, 10.3%; San Luis Potosí, 2 mil 183 camiones pesados robados, 4.4%; Jalisco, mil 695 robos, 3.4%; Nuevo León, mil 675 unidades, 3.3%; Morelos, mil 505 tráileres, 3%; Veracruz, 809 latrocinios, 1.6%; Ciudad de México, 800 hurtos, 1.6%  y Tlaxcala, 782, un 1.5% del total.

Por su parte, los estados que menos robos a transportistas reportan al SESNSP son Yucatán, Querétaro y Nayarit, que aseguran no contar con una sola carpeta de investigación al respecto en poco más de cinco años. En el mismo lapso, Guerrero y Aguascalientes aceptan la comisión de cuatro ilícitos de ese tipo cada entidad; Sinaloa señala once robos de tráileres; Baja California Sur, 15; Tamaulipas, que tiene graves problemas de inseguridad, sólo reconoce 16; Campeche, 18 y Colima 30.

De acuerdo con el SESNSP, las cifras de incidencia delictiva se refieren a la ocurrencia de presuntos delitos registrados en carpetas de investigación iniciadas en agencias del Ministerio Público y reportadas por las Procuradurías Generales de Justicia y/o Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas, instancias responsables de la veracidad y actualización de las cifras. Por ello, si Hidalgo reporta 193 robos, Guanajuato sólo 90, Sonora 67 y Zacatecas 46, la culpa de que los datos sean cuestionables no es del Gobierno Federal, sino de cada uno de esos estados. Baja California se encuentra a media tabla, con 209 unidades reportadas robadas en ese periodo.

La AMIS establece que las mercancías aseguradas que se trasladan a través del autotransporte federal y que son más robadas, abarcan abarrotes, maquinaria nueva y refacciones, equipo electrónico, accesorios, cereales, semillas en sacos o a granel. Para el Consejo Mexicano de Comercio Exterior, los camiones que transportan electrónicos, abarrotes y medicina son de los más robados. Por su parte, la AMESIS señala que las mercancías más robadas fueron los abarrotes, seguido del acero, calzado y perecederos.

CARRETERAS PELIGROSAS

El escenario de los atracos a traileros son las carreteras, tanto las libres, como las autopistas de peaje, en las que autoridades de seguridad brillan por su ausencia. Los operadores, sus asociaciones y las carpetas de investigación dan cuenta de las vías más riesgosas para los transportistas y las mercancías. Y esas carreteras, como lo reconoció el Comandante Córdoba, de la Guardia Nacional, van de Ciudad de México o Estado de México hacia otras entidades del centro del país, como CDMX-Querétaro; autopista Arco Norte; CDMX-Veracruz y CDMX-Puebla, entre otras más. Tal fenómeno se presentó un año antes en la autopista CDMX-Acapulco.

La Alianza Mexicana de Organización de Transportistas estima que la carretera México-Querétaro es una de las peores vías para el traslado de mercancías, al ser de las más productivas para la criminalidad. El coordinador nacional de AMOTAC, Miguel Ángel Santiago, asegura que no sólo es donde se registra un número importante de atracos, sino que aumentó el nivel de violencia usado por los criminales, que en ocasiones termina con la privación de la vida de algunos de los choferes, a quienes disparan sin piedad. Para desgracia de los operadores, durante muchísimos kilómetros no se topan con una sola patrulla de alguna corporación policial.

Otra vía muy riesgosa no sólo para los traileros, sino para todo conductor de vehículos de motor, es la famosa autopista Arco Norte, que cruza los estados de Hidalgo, de México, Tlaxcala y Puebla, y ocurre uno de los mayores índices de robos a unidades de carga pesada. Son precisamente esas entidades, a excepción de Hidalgo (extrañamente), las que se encuentran en el Top 10 de los atracos a transportistas, ocupando Puebla el deshonroso segundo lugar, pues tres de las carreteras que cruzan por su territorio desde CDMX hacia Veracruz y Oaxaca, son espacios fértiles para los delincuentes.

Una de esas carreteras que este año cumplirá 30 años de existencia es la autopista (135D), que parte de Puebla a Cuacnopalan, Oaxaca, y que en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari fungió como vía de desarrollo para la economía oaxaqueña, sobre todo de Nochixtlán. La autopista de cobro conecta Cuacnopalán, Puebla hasta Oaxaca, y pasa por Tehuacán, Puebla, pero es en el tramo hacia Nochixtlán, se registran los violentos atracos a operadores de tractocamiones para desapoderarles del carro, la caja y la mercancía.

Para reforzar la seguridad y vigilancia en esas vías federales de comunicación, el Gabinete de Seguridad informó el martes 20 de febrero que la Guardia Nacional ya implementó diversas acciones para incrementar los niveles de seguridad. Primero, en 2023 se crearon cuatro Fuerzas de Tarea Carreteras en los estados de México, Puebla, Michoacán y San Luis Potosí; adicionalmente cuatro Fuerzas de Tarea similares en Morelos, Guerrero, Jalisco y Nuevo León. En el Edomex se realizó otro refuerzo debido al grave problema, el mayor del país en este rubro.

Para el año en curso, la Guardia Nacional asegura que reforzó el tramo Nochixtlán-Cuacnopalan, Oaxaca y se concentró al personal perteneciente a la CE Querétaro, que se encontraba reforzando la Fuerza de Tarea Carreteras en Estado de México y en Arco Norte. Se reforzó el tramo Amozoc, Puebla-Perote, Veracruz y se desplegaron tres células de inteligencia en Estado de México, Querétaro y Puebla.

Actualmente la Guardia Nacional reporta 3 mil 602 de sus elementos operativos desplegados para revertir la incidencia delictiva del robo en carreteras, a bordo de mil 917 patrullas a lo largo de 49 mil 706 kilómetros, casi el mismo número de territorio que de unidades robadas en los poco más de cinco años del actual sexenio.

Autor(a)

Luis Carlos Sáinz
Luis Carlos Sáinz
Reportero desde 1989 en W Radio, Promomedios Radio, TV Azteca, Canal Ocho, Grupo ACIR, Ocho Columnas, Associated Press y ZETA; Consejero Editorial en Mural 2010-2011. Autor del libro Rejas Rotas.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas