22.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

A balazos se expanden Los Rusos al Golfo de Santa Clara

Decenas de camionetas y pick-ups irrumpieron durante la madrugada del sábado 16 de marzo en el Golfo de Santa Clara, y como si se tratara de una ocupación militar, la paz nocturna de la comunidad perteneciente al municipio de San Luis Río Colorado fue interrumpida por estruendosas metrallas y la aceleración de motores de automóviles de alto cilindraje.

La madrugada del sábado 16 y el domingo 17, las fortalecidas tropas dirigidas por Jesús Alexander Sánchez Félix y/o José Ponce Félix, conocido como El Ruso, con el apoyo de sicarios radicados en Puerto Peñasco -también del Cártel de Sinaloa-, irrumpieron en una de las bases de operaciones criminales más importantes del Noroeste del país, bajo la protección de La Chapiza, como se le conoce a los hijos del conocido narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, preso en Estados Unidos purgando cadena perpetua.


Publicidad


Sus hijos, principalmente Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, dirigían junto con su hermano menor Ovidio Guzmán López el Ratón -hoy detenido- el tráfico de drogas sintéticas y opioides en la región, teniendo el Golfo de Santa Clara como uno de los principales puntos de recepción de drogas para su trasiego a Estados Unidos.

Luego de las detenciones -en junio de 2023- de Jesús Aurelio Ibarra Ramiro, alias Comandante Aurelio, mientras circulaba a bordo de un vehículo a las afueras de Sonoyta, y de Luis Alfredo Garibay Félix el Wicho, Samuel Ibarra Peralta, de 48 años de edad, se volvió uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa en el Golfo de Santa Clara bajo las órdenes de La Chapiza.

Esto lo volvió uno de los principales frentes opositores del Ruso, con quien sostuvo enfrentamientos en la limítrofe del Valle de Mexicali y San Luis Río Colorado, donde policías e integrantes de la delincuencia organizada fueron víctimas directas de la encarnizada batalla en la que también participaron algunas células de Los Salazar.


Publicidad

 


El martes 19 de marzo, Samuel Ibarra Peralta fue encontrado muerto tras un enfrentamiento con integrantes de Los Rusos en los alrededores del Kilómetro 94 de la carretera a Puerto Peñasco, Sonora; junto a él dejaron seis cadáveres más, correspondientes a quienes presuntamente formaban parte de su célula delictiva.

Todos vestían equipo táctico y fueron abatidos a balazos en lo que pareciera una emboscada perpetrada a metros de la cinta asfáltica que conecta San Luis Río Colorado con Puerto Peñasco.


LA INVASIÓN RUSA

La estructura criminal de Los Rusos habría tomado por asalto uno de los principales bastiones de La Chapiza, y a casi una semana, parecería que la ocupación pretende prolongarse por más tiempo.

Eran las 03:00 horas cuando el convoy de sicarios dirigidos por tres sujetos identificados como El Misil, El 89 y William López Barraza el Comandante Willy, conformados por un gran número de criminales, salieron del Valle de Mexicali para irrumpir en el Golfo de Santa Clara para enfrentarse con La Chapiza.

Aproximadamente por tres horas se mantuvo el enfrentamiento donde Los Rusos fueron apoyados por criminales radicados en Puerto Peñasco, con quienes forjaron una alianza para desterrar a Los Chapitos.

Los estampidos causaron zozobra en los residentes del poblado, quienes ya han definido un informal protocolo de seguridad para evitar verse atrapados en el fuego cruzado y no salir de sus casas a determinadas horas.

La batalla se distribuyó en el mismo puerto y las afueras del mismo, en un primer momento no se identificaron personas fallecidas; aún así, se supo que sicarios de La Chapiza tuvieron que retirarse ante la férrea embestida del grupo criminal radicado en Mexicali.

Samuel Ibarra Peralta, “El Pia” / Jesús Alexander Sánchez Félix, “El Ruso”

Tras conseguir su cometido, la reorganización de Los Rusos por el control del Golfo de Santa Clara incluyó además un posible ataque en la zona de Guadalupe Victoria y Luis B. Sánchez, en la limítrofe entre San Luis Río Colorado y el Valle de Mexicali, considerada la base de operaciones de Los Rusos.

Ahí se forjó un anillo de seguridad que se extendió hasta el Golfo, donde mantuvieron patrullajes y vigilancia -refieren- hasta con equipos de drones y comunicaciones a través de la aplicación Threema, para ampliar el perímetro de vigilancia. 

Elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y policías estatales de Sonora respondieron mediante una intervención en la que -según reportaron- hubo 12 sicarios detenidos de Los Rusos en poder de armas de grueso calibre. También se incautaron siete vehículos que tenían como distintivo la letra R a un costado de la unidad, dos de estos con blindaje, como una medida para distinguirse ante cualquier enfrentamiento.

Si bien, el operativo representó un importante resultado, sólo provocó un cese temporal al fuego, pues los enfrentamientos continuaron por varias horas.

La tarde del martes 19 de marzo, mediante redes sociales se hizo pública una imagen donde aparecía un cadáver tendido sobre el piso, el cual vestía equipo táctico y fue reconocido rápidamente por autoridades investigadoras como Samuel Ibarra Peralta, alias El Pía.

Horas después, la Fiscalía General de Sonora confirmó su identidad, considerándolo objetivo prioritario para autoridades bajacalifornianas y sonorenses. La misma dependencia confirmó que su cuerpo se encontraba junto a otros seis que vestían atuendos similares, pero de los cuales se desconocen sus generales.

Esta intervención no fue aislada, toda vez que se han suscitado varias balaceras y asesinatos en San Luis Río Colorado, Sonora, donde se atribuye participación de Los Rusos. En una de estas perdió la vida Adolfo Samuel Quijada el Cheque, lugarteniente de Los Salazar en SLRC el 1 de marzo, mientras circulaba por la calle Libertad en dicha comunidad; su cuerpo quedó junto a un vehículo Kia. No obstante, existe confusión al respecto por parte de las autoridades, toda vez que versiones de funcionarios sanluisinos referían una posible alianza de Los Rusos y Los Salazar para desterrar a La Chapiza.


EL PÍA

Samuel Ibarra Peralta fue un notorio traficante que sostenía su actividad criminal en el Valle de Mexicali en la primera década de 2000. Su principal zona de influencia era el Kilómetro 43.

Dedicado al narcomenudeo y eventualmente al tráfico de personas, tomó cierta relevancia en el mapeo criminal en la zona, debido a que elevó sus capacidades a la operación de avionetas en diversos puntos del valle mexicalense.

Pese a ello, su intervención era discreta, hasta que a partir de 2020 la estructura criminal de Los Rusos, ya enfrentados con La Chapiza, comenzaron a crear una plaza criminal, en Mexicali, por lo que desplegaron sus operaciones en todo el valle y exigieron cobro de piso a grupos delictivos.

Los Rusos se diversificaron al tráfico de personas, máquinas tragamonedas, usura, narcomenudeo, entre otros delitos, para después apoderarse de prácticamente todos los negocios ilícitos de la región.

Al no querer formar parte de su estructura, El Pía fue exiliado de la región, pero encontró refugio con Los Chapitos, quienes lo colocaron al frente de las operaciones del Golfo de Santa Clara, bajo las órdenes del Cholo Quintero.

En diciembre de 2022, tanto El Pía como Comandante Aurelio ingresaron con suma violencia al centro de operaciones del Ruso, con la intención de asesinarlo.

El objetivo del Comando X -como es conocido el grupo de sicarios de La Chapiza- era sorprender al Ruso en un domicilio ubicado en el Kilómetro 57, donde se encontraba en ese momento y que pertenece a uno de sus principales socios: Gerardo Rueda Torres el Tochín.

En ese episodio violento se contabilizaron varios enfrentamientos en toda la comunidad y al menos 10 personas muertas, la mayoría de La Chapiza. A partir de ese momento se suscitaron varios enfrentamientos con personas fallecidas, pero en menores cantidades, y no se había documentado un episodio tan agresivo como el registrado en el Golfo de Santa Clara.

SAN FELIPE EN LA MIRA

El viernes 15 de marzo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó su tradicional mañanera en Mexicali, donde fue cuestionado por diversos puntos, uno de ellos, la veda de pesca en el Alto Golfo de California.

A través de la información proporcionada por la Secretaría de Marina, dio a conocer que la pesca furtiva se redujo más de un 70 por ciento en la delimitación del polígono donde se presume que residen los últimos especímenes de la vaquita marina.

Autoridades federales presumieron la intensa vigilancia en la región que parecería blindada para la pesca furtiva de totoaba, pero por alguna razón, esta zona era una de las principales rutas de tráfico de drogas en la región Noroeste.

Las pangas cruzaban todo el Mar de Cortés y llevaban a San Felipe y el Golfo de Santa Clara, donde algunos pescadores eran obligados a apoyar en labores de traslado de mercancía ilegal.

Especialistas consultados por ZETA sugieren que tras “tumbarle” este bastión a Los Chapitos, la única ruta marítima de drogas que les queda es el puerto de San Felipe, por lo que genera preocupación una posible acción criminal de grandes proporciones en dicho punto.

Los mismos especialistas sugirieron que la estructura criminal de Los Rusos, de tener solamente el control de la zona Norte del Valle de Mexicali, se extendieron hasta Puerto Peñasco, ruta que históricamente ´perteneció a Gonzalo Inzunza Inzunza el Macho Prieto, declarado muerto en 2013 tras una intervención militar en Puerto Peñasco.

Ahora dicha zona parece pertenecer a Los Rusos, quienes en su juventud formaron parte de la célula del Macho Prieto.

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas