14.9 C
Tijuana
miércoles, febrero 21, 2024
Publicidad

“Sí, yo lo miré”, testigo identifica a presuntos homicidas de Luciano Rivera

“Quedaba frente a mi vista y desde las ventanas lo vi todo; sí, yo lo miré”, fue el señalamiento directo de uno de los testigos del homicidio del periodista Luciano Rivera durante el juicio que está en proceso en los juzgados de Playas de Rosarito de los hermanos José Luis Martínez Hernández y José Bruno Martínez Hernández, ante el juez Joel Sánchez Castro.

“Están ahorita en la televisión, como dice el juez, uno en Nayarit y otro en El Hongo”, señaló el testigo ante los cuestionamientos de la Fiscalía para identificar a José Luis  “el Secre” y José  “el Bruno” (Se presume inocente mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art 13 CNPP), que enfrentan el juicio por su presunta responsabilidad en el homicidio en contra del periodista Luciano Rivera Delgado el pasado 31 de julio de 2017 en el bar la Antigua de Playas de Rosarito.


Publicidad


Luego de tres amparos y el proceso de adaptación por la contingencia sanitaria del Covid, el juicio se demoró seis años en reanudarse y ahora hay 25 testigos que deben ratificar sus declaraciones ante el nuevo juez que lleva el caso y podría dictar sentencia en las próximas semanas, ya que las audiencias se programaron para desarrollarse desde el lunes 29 de enero hasta el martes 6 de febrero.

El juez Sánchez Castro advirtió que el proceso podría ser restituido si la defensa apela la sentencia, ya que los jueces de proceso aún no autorizan el traslado y la presencia física de ambos indiciados a las audiencias en los juzgados en Playas de Rosarito.

José Luis se encuentra en Nayarit en un penal de máxima seguridad por estar relacionado con el homicidio de Luciano como cómplice y con nexos al Cártel de Sinaloa; “el Bruno” está en el penal de El Hongo, Tecate, acusado de haber disparado en contra del periodista de la cadena CNR y el medio Dictamen.


Publicidad

 


En los días de audiencia, la defensa ha usado el retraso de seis años a su favor, pues en los testimonios han objetado y observado las incongruencias por inconsistencias que contrastan entre lo que recuerdan los testigos y lo que se relató en el expediente judicial. Un ejemplo claro fueron las siete objeciones contra el agente del Ministerio Público que testificó el martes 30 de enero.

La mecánica del ataque se mantiene vigente que se concentra en que un altercado contra un grupo de mujeres jóvenes es lo que detonó el ataque contra Rivera. Dos testigos manifestaron que luego de que cuatro hombres las acosaron y tocaron sus glúteos, provocó que Luciano tomara de los hombros a Bruno y le pidió que desistiera del acoso; pero el altercado se tornó agresivo, al aparecer el arma y acabó la vida de Rivera. Las pruebas que han ayudado a reforzar la narrativa son las huellas dactilares en siete botellas, una lata y los videos de tres de ocho cámaras de seguridad que hay en el Bar La Antigua.

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas