13.3 C
Tijuana
miércoles, abril 10, 2024
Publicidad

Peones

Enrique Hernández Sánchez, empresario gasolinero de Mexicali, tiene desde hace aproximadamente unos seis años escoltas que pertenecen a la ahora Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana (FESC), corporación bajo la tutela del General Leopoldo Aguilar Durán en su calidad de secretario. Pero resulta que los oficiales asignados para “seguridad” de Hernández son todo… menos escoltas. Desde hace por lo menos un mes, se fue de vacaciones a Miami, y mientras tanto, a dos elementos de las FESC los trae de peones en su rancho y propiedades. Para empezar, deben cuidar las instalaciones, darle de comer (cuando tienen alimento disponible) a más de 50 perros de raza que el gasolinero tiene en jaulas, y sueltos, algunos ciegos y en los huesos por las inclemencias del clima mexicalense, y enterrando cachorros que no sobreviven ante la falta de cuidados y vacunas de veterinaria; además deben encender, reparar y mantener al día los múltiples vehículos de Hernández en calidad de mecánicos, y hacerse cargo de otras labores de peones de rancho y yonque. Los agentes, dicen sus compañeros, reciben un trato denigrante para la academia que cursaron y la experiencia que lograron cuando estaban en la corporación, previniendo la seguridad en el Estado y no sirviendo de cacicazgo privado en la Capital bajacaliforniana. Cuentan que cuando se han quejado de los tratos de Enrique Hernández, este los obliga a cuidar alguna de sus estaciones de gasolina a manera de reprimenda por evidenciar la injusticia laboral. De este indigno ambiente “laboral”, están al tanto en el Programa Integral de Protección a Ejecutivos (PIPE) de la Secretaría de Seguridad, pero nada hacen por cambiar las condiciones de los agentes asignados. Hace algunos años, luego que uno de los escoltas documentó las arbitrariedades y malos tratos, lo único que hicieron fue cambiarlo de asignación. El PIPE se ha convertido en una caja chica de la Secretaría de Seguridad a costa de indignos ambientes para policías de carrera de la FESC. El problema, refieren, es que el empresario vacacionista que ocupa a los agentes en diversos oficios alejados de su formación, es muy cercano a la gobernadora de Baja California, y pues sólo les queda denunciar públicamente las malas condiciones en que son obligados a “trabajar” en el rancho de Hernández Sánchez, accionista mayoritario de Hersan Corporativo, SA de CV, situado en la carretera a Tijuana, en el Kilómetro 3.5 en Mexicali, a un lado de Yonke Tonkar. Por cierto, otra propiedad del gasolinero, aparece con un embargo en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, con fecha del 14 de octubre de 2021 girado por el SAT BC, por la cantidad de 4 millones 634 mil 484 pesos con 93 centavos.


Publicidad


Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas