21.9 C
Tijuana
viernes, octubre 27, 2023
Publicidad

Comportamiento criminal

Baja California ha estado en la discursiva nacional. Y no precisamente porque, como suele suceder, ocupe los primeros sitios en las estadísticas de la violencia, la inseguridad y la actividad de los cárteles de la droga en el país, sino porque tres actores políticos decidieron entrarle a la polémica en un ambiente político-electoral que se relaciona (y se asemeja) a un comportamiento criminal.

Lo más controvertido es que en Baja California, mientras la oposición permanece en silencio, sin confrontar a los gobiernos emanados de Morena, y sin liderazgos que enfrenten a quienes hoy administran Estado y Ayuntamientos, son tres miembros de la alianza oficial, la que gobierna, quienes se enfrentan en dimes y diretes.


Publicidad


Efectivamente, de los dichos no pasan a los hechos, o a las denuncias, pero en el camino se tiran con todo… hasta con narcomantas.

Tiene meses ya, que el ex gobernador Jaime Bonilla Valdez utiliza incluso la tribuna de la C√°mara de Senadores para atacar verbalmente a su sucesora, la gobernadora Marina √Āvila Olmeda, a quien por cierto todos a su alrededor dejan sola, pues en su defensa no ha salido ni el secretario de Gobierno, Catalino Zavala; ni el secretario de seguridad, Leopoldo Aguilar; ni el coordinador de gabinete, Alfredo √Ālvarez; mucho menos su esposo, Carlos Torres, cuando en gobiernos anteriores, lo de menos era que el secretario de Gobierno le parara las broncas al gobernador (o lo defendiera, seg√ļn el caso).

Bonilla dice, sin pruebas, que el gobierno de Baja California, de Morena, tiene nexos con los c√°rteles de la droga, y se convierte en tema nacional al hacerse notar que ambos actores, el se√Īalador y la se√Īalada, provienen del oficialismo.


Publicidad

 


La gobernadora √Āvila, aun cuando ha presentado varias denuncias contra el ex mandatario estatal, algunas por violencia pol√≠tica de g√©nero, p√ļblicamente hab√≠a tomado el tema a la ligera, cant√°ndole a Bonilla aquella canci√≥n del Grupo Firme cuyo estribillo, a todo pecho, dice ‚ÄúYaaaaaa sup√©rame‚ÄĚ, justificando la puntada con una relaci√≥n t√≥xica en el √°mbito pol√≠tico.

Sin embargo, esta semana, la gobernadora se hermanó con quien no ha sido ni de su círculo ni su aliada política: la alcaldesa de Tijuana, quien vendría a ser el tercer personaje, Montserrat Caballero Ramírez, para al unísono declarar que las unía la misoginia, en relación a que ambas son blanco de las constantes críticas del ex gobernador que fue morenista y hoy coordina al Partido del Trabajo en el Estado.

La pol√©mica que ha generado la alcaldesa de Tijuana alcanz√≥ esta semana a los grupos de narcocorridos. A prop√≥sito de las amenazas que han sido dejadas en distintas mantas, presuntamente firmadas por miembros del c√°rtel Jalisco Nueva Generaci√≥n, para que agrupaciones como Peso Pluma o Fuerza Regida no se presenten en la ciudad, so pena de perder la vida, Caballero Ram√≠rez justific√≥, asegurando primero, aunque reculando despu√©s, que tales cantantes ten√≠an nexos con el c√°rtel de Sinaloa, e hizo un llamado a una investigaci√≥n por lavado de dinero, dado que, dijo, hab√≠a sido enterada de la poca venta de boletos que tuvieron, previo a las amenazas p√ļblicas.

Esta misma semana, el ambiente pol√≠tico y criminal se unieron con otras amenazas p√ļblicas. Una manta contra un regidor de Tijuana y otra se√Īalando de actos de corrupci√≥n al secretario general del ayuntamiento de Tijuana, el ex kikista y ex panista, Miguel √Āngel Bujanda. Adem√°s, fueron localizadas otras advertencias contra elementos de la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana.

Defendiendo a su secretario del Ayuntamiento, la alcaldesa Caballero, que por alguna raz√≥n le tom√≥ aprecio y confianza a quien fue se√Īalado de actos de corrupci√≥n en la √ļltima administraci√≥n estatal del PAN en BC, se√Īal√≥ al ex gobernador Jaime Bonilla de estar detr√°s de la manta con el mensaje amenazante contra Bujanda. Es decir, la edil pas√≥ de defender y ponderar ‚Äúal ingeniero Bonilla‚ÄĚ, su padrino pol√≠tico, a se√Īalarlo de un comportamiento criminal contra uno de los suyos, y, por lo tanto, contra ella.

Ahora s√≠ que, en tales condiciones, ni hace falta una oposici√≥n cr√≠tica (que no existe), pues entre quienes fueron propuestos por Morena para los cargos que ocuparon, se est√°n atacando unos a otros. Lo grave es que est√°n utilizando, o por lo menos haciendo menci√≥n, de los c√°rteles de la droga presentes en Baja California, para se√Īalar supuestas complicidades o actitudes gansteriles.

Este enrarecido ambiente y comportamiento criminal entre quienes, desde el Senado, el Gobierno del Estado o la Alcaldía de Tijuana, deben velar por los intereses de los bajacalifornianos, es francamente deleznable. No aporta en nada al ejercicio del gobierno; y sí genera polémica y distracción sobre los problemas que aquejan a la entidad, y ante los cuales los actores políticos no han tenido ni la capacidad ni la estrategia para combatirlos de manera efectiva.

Los altos índices de criminalidad en Baja California, en Tijuana, siguen creciendo al tiempo que Gobernadora, Senador y Alcaldesa pierden tiempo, esfuerzo y recurso en atacarse unos a otros sin pruebas, sólo con dichos; mientras la realidad del abandono institucional los supera en ámbitos del crecimiento urbano que no se ve, de la estabilidad social que no se aprecia, o de la tranquilidad que no se vive en ninguno de los siete municipios.

La pol√≠tica de gobierno en Baja California est√° siendo reducida a comportamientos criminales, se√Īalamientos p√ļblicos y acusaciones sin fundamentos legales, que lejos de contribuir al desarrollo de la entidad, la sumen en el retroceso del ejercicio p√ļblico, y la explotaci√≥n de la narrativa de la complicidad criminal, en un intento por evadir responsabilidades, omisiones, y enfocar los reflectores p√ļblicos hacia quien est√° en la misma trinchera pol√≠tico electoral… mientras, la sociedad bajacaliforniana sigue presa de la inseguridad, la violencia y la falta de oportunidades.

Autor(a)

Adela Navarro Bello
Adela Navarro Bello
Directora general del semanario ZETA, Consejero de Artículo 19 y del CPJ para las Américas, entre otros reconocimientos, tiene el Maria Moors Cabot 2021 de la Universidad de Columbia.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas