21.9 C
Tijuana
viernes, octubre 27, 2023
Publicidad

Las personas de la tercera edad son un estorbo para la sociedad

En primer lugar, iniciar√© una serie de reflexiones sobre las desventajas que las personas de la tercera edad enfrentan, gracias a que todo gira en torno al individualismo, abandono, y excesivo af√°n de lucrar con las necesidades de los desafortunados y la p√©rdida del sentido de comunidad en nuestra sociedad.

Soy consciente de que el t√≠tulo es pol√©mico, pero esa es mi intenci√≥n: llamar la atenci√≥n para que el lector se tome unos minutos para leer y desarrolle la reflexi√≥n sobre lo que est√° pasando con este grupo de edad al quedar al margen por parte de la sociedad.


Publicidad


Lo podemos observar en la calle, redes sociales, televisi√≥n y otros medios, con desd√©n fr√≠o y falta de empat√≠a sobre este grupo de edad, en la que alg√ļn momento tanto yo como el lector/lectora en el futuro pasaremos a ser parte de ella; si no llegamos a tener una pensi√≥n que nos brinde una vejez digna y tranquila, tambi√©n seremos objeto de la cosificaci√≥n (convertirnos en cosas despoj√°ndonos de nuestra humanidad) por otras personas.

El tiempo invertido sin retribución monetaria es una pérdida de tiempo


Publicidad

 


Las personas de la tercera edad entorpecen el preciado tiempo que marcan los relojes que le dedican a generar dinero a las personas que los rodean; el tiempo es dinero y desperdiciarlo de manera extra sin retribuci√≥n monetaria se considera una mala idea en la actual sociedad. Puede ser que tambi√©n esta percepci√≥n sea ayudada por la cultura del consumismo, que va ligado con lo moderno, significando siempre estar dispuesto a renovar y tirar lo viejo.

Lo anterior se puede interpretar en el trato de un ser humano a otro, donde estamos inmersos en constante cambio, generado por la moda que nos seduce a estar siempre atentos a lo nuevo, siendo lo viejo desagradable, y ser candidata a desecharse. En esta forma de pensar entran este grupo de edad que cada vez son m√°s numerosos en comparaci√≥n con otros grupos, como los j√≥venes.

En pa√≠ses industrializados, como Jap√≥n o M√©xico, entre sus poblaciones cada vez es mayor el n√ļmero de personas de la tercera edad en comparaci√≥n a otros grupos; mientras que la natalidad va en descenso, un problema alarmante para los gobiernos porque si hay menos j√≥venes, no habr√° suficientes personas en edad laboral que sea soporte para la gente mayor. (El lector puede consultar bases de datos del Banco Mundial y del Instituto Nacional de Estad√≠stica, Geograf√≠a e Inform√°tica para m√°s informaci√≥n sobre el abrupto descenso de la natalidad en el mundo)

Las personas mayores necesitan amor, atenci√≥n y cuidados; pero en la sociedad, la seducci√≥n por la mercanc√≠a y la mercadotecnia que nos tiene en constante jaque de nuevas experiencias y saltarnos o esquivar nuestras obligaciones, ser√≠a un grav√≠simo error no participar provocando remordimiento en alg√ļn sujeto. Por ello, hacernos cargo en la atenci√≥n de un ser humano es robarnos tiempo que est√° destinado a la generaci√≥n de gratificaci√≥n otorgada por el dinero: muchas personas optando desear que les llegue pronta la muerte, que aunque no se diga abiertamente, las mismas acciones de muchas personas comprueban dicho supuesto.

La experiencia y sabidur√≠a que podr√≠an brindar a los m√°s j√≥venes, no es apreciada porque lo que te puedan decir, lo tienes en el internet: es preferible varios clicks en un teclado en segundos que perder minutos escuchando a un ser humano que tiene mucho que aportar.

Estos se convierten en un estorbo, algo que debe desaparecer en la basura, en asilo o en las calles; si tienen suerte, porque lograron juntar lo suficiente de dinero, podr√°n estar sin problemas y sin depender de nadie.

El sistema de salud, social y de integraci√≥n son cada vez m√°s golpeados por la falta de sensibilidad de los gobernantes en quitarles recursos para el desenvolvimiento de sus vidas de manera sana y digna; en vez de eso, lo invierten en seguridad p√ļblica para combatir a los que no tienen una vida acomodada (es decir, contra los pobres que se ven orillados a delinquir).

En conclusión:

Debemos cambiar la manera como nos relacionamos con los dem√°s, en especial con las personas de la tercera edad; la p√©rdida de habilidades sociales, empat√≠a, solidaridad han provocado que este grupo quede vulnerable frente al resto de la sociedad.

El tiempo que les queda en el mundo podr√≠a ser aprovechado por todos en vez de estar enchufados a la red, empleos sobreexplotados o a merced de la dictadura del marketing y las compras de mercanc√≠as de manera desenfrenada.

Entenderlo es posible, volviendo de la idea y el sentido de comunidad que cada vez est√° desapareciendo en nuestras sociedades del tercer mundo, que estamos atr√°s unas d√©cadas de los ‚Äúprimer mundo‚ÄĚ, pero que vamos en el mismo camino a convertirnos en personas con una cultura cosificada, clasista y discriminadora.

Terminaré con lo siguiente que espero que el lector se tome el tiempo de reflexionar y que sean parteaguas de más preguntas:

1.- ¬ŅPor qu√© cada vez m√°s personas ven como un problema atender a las personas de la tercera edad por parte del gobierno, instituciones p√ļblicas y privadas?

2.- Con el envejecimiento cada vez m√°s visible de la sociedad, ¬Ņqu√© medidas estamos tomando para los que estamos en edad de trabajar resolver el problema de las pensiones?

3.- ¬ŅQu√© escenario ocurrir√° cuando existan m√°s ancianos que j√≥venes en M√©xico?

Atentamente,

Ricardo Acevedo Lomelí.

Correo: ricardo.acevedo2049@gmail.com

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas