20.4 C
Tijuana
miércoles, junio 19, 2024
Publicidad

Masturbación, tabú superado

Conzultoría Matrimonial y Familiar

Al transcurrir el tiempo se ha ido demostrando que muchas culturas, religiones, creencias, ideas, pensamientos no tenían fundamento de ser ciertos; todo dependía de quienes los promovieran para darle credibilidad o no, principalmente la Iglesia. Se dice que por querer mantener a sus creyentes más apegados a ella o castigarlos de no ser así; ejemplos: la Santa Inquisición, y como en el caso particular de este escrito, la masturbación.


Publicidad


Se ha encontrado por investigadores antropólogos, principalmente, que la masturbación se practicaba desde un principio de la vida; claro que no se hablaba de ella porque no existían los medios ni existía la Iglesia. Cuando ya se formalizaron algunas instituciones o grupos como la Iglesia misma, y empezaron a tomar en cuenta ciertas conductas, se comenzó a considerar la masturbación como algo indebido: desde que eran practicas diabólicas, hasta en contra natura, y así se crearon muchas falsas ideas al respecto.

Apenas a principio del siglo pasado los científicos y sexólogos empezaron a darle a la masturbación la importancia que revestía, claro, sin estar completamente seguros, desde Freud hasta el estudio Kinsey, aun cuando hubo otros estudiosos del tema. Por esto, puede decirse que la debida importancia se le ha dado a partir de este siglo; desafortunadamente se le asocia con la pornografía cuando lejos está de ser así.

Ya en la década de 1980, el filósofo Michael Foucault argumentaba que el tabú de la masturbación era una violación de los padres hacia la actividad sexual de sus hijos. La masturbación es una actividad sexual normal y saludable, en la cual un individuo estimula sus genitales para obtener placer sexual, conduciendo o no al orgasmo.


Publicidad

 


Fue en 1972 cuando la Asociación Médica Estadounidense declaró consensuadamente la masturbación como una práctica normal. Y fue el Dr. Thomas Szasz quien declaró el cambio en el consenso científico sobre la masturbación: como la actividad sexual primaria de la humanidad. Paradojas de la vida: en el siglo XIX fue vista como una enfermedad; en el siglo XX, como una cura.

A algunas personas les preocupa que su pareja se masturbe porque piensan que su relación debe ser insatisfactoria si lo hacen; todo lo contrario, si antes del acto sexual se masturba a la mujer, gozarán doblemente de su relación, ya que al estar estimulada y mayormente lubricada puede previamente tener orgasmos. Ya con la penetración se duplican o más los mismos. Un estudio encontró que las mujeres que se masturbaban tenían matrimonios más felices, comparadas con las que no lo hacían.

Las personas que piensan que masturbarse entra en conflicto con sus creencias religiosas, espirituales o culturales, pueden experimentar sentimientos de culpa. Sin embargo, la masturbación no es inmoral o incorrecta, y el autoplacer no es vergonzoso.

La masturbación también tiene beneficios para la salud sexual de las mujeres mayores; específicamente, mejora su estado hormonal, incluyendo menor sequedad vaginal y menos dolor durante sus relaciones sexuales. Solos o acompañados, la masturbación, ante todo, es antidepresiva, relajante, saludable y benéfica. Y si sigue con dudas, consulte a su sexólogo o terapeuta sexual.

El Lic. Roberto Bautista es terapeuta sexual y de parejas con maestría en Mediación.

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas