16.8 C
Tijuana
martes, septiembre 26, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

Delincuentes liberados

La impunidad empodera a los criminales. La impericia, corrupción y discapacidad de las fiscalías que permiten la liberación de delincuentes con expedientes, investigaciones o defensas mal integradas, deja a decenas de víctimas inocentes con derechos violentados.

Ciudadanos comunes, expuestos al poder económico y bélico del crimen, aterrados ante delincuentes y abogados que ya conocen sus identidades, sus direcciones y las de sus familias.


Publicidad


En su edición 2566 (del 2 al 8 de junio), ZETA reportó dos de esas liberaciones recientes.

En septiembre de 2017, √ďscar Parra Aispuro fue detenido e identificado por las autoridades como operador del C√°rtel del Mar en San Felipe y presunto responsable del asesinato del militar Emmanuel Esa√ļ Salda√Īa Ramos, ocurrido la madrugada del 31 de diciembre de 2017.

Ahora, cinco a√Īos despu√©s, la misma fiscal√≠a que lo acus√≥ decidi√≥ desistirse y solicit√≥ ‚Äúun sobreseimiento del caso‚ÄĚ, porque de acuerdo al actual fiscal Ricardo Carpio, no tienen pruebas para procesarlo, ‚Äúla ausencia de testigos que en su momento existieron, y que ya no son localizables, ya no laboran en las instituciones‚ÄĚ, de lo que se infiere que, en tiempo y forma, el Ministerio P√ļblico no hizo el trabajo necesario para fortalecer la carpeta y la acusaci√≥n se fue por el sumidero.


Publicidad

 


Tambi√©n obtuvo su libertad Jes√ļs Villavicencio el Rayder, uno de los tres hermanos que encabezan la c√©lula delictiva identificada como Los Venados, que controla criminalmente Isla de Cedros en Ensenada, de acuerdo a informaci√≥n de la Mesa de Coordinaci√≥n por la Paz y Seguridad de Baja California.

Villavicencio fue detenido tras ser identificado por testigos como uno de los homicidas de Hiram Rivera Liz√°rraga, ministerio p√ļblico de la Fiscal√≠a General del Estado asesinado en abril de 2020, tras evadir dos amenazas y connatos de ataques previos del mismo grupo.

La defensa presentó un testigo y un documento en lo que se asegura que el Rayder estaba detenido en otra entidad federativa el día del crimen, información que la FGE no se molestó -de nuevo, en tiempo y forma- en refutar su autenticidad, situación que incluso el juez les recriminó antes de dictar la libertad.

Con raz√≥n justificada, la viuda de Rivera, ex investigadora de la FGE, reprocha el actuar de sus ex compa√Īeros y manifiesta temer por su seguridad y la de su familia. Al tiempo que la fiscal√≠a anuncia que va apelar, pero mientras ya lo dejaron ir y las posibilidades de que se quede esperando sentado que regresen por √©l, ni siquiera existe.

 ‚ÄúSi esto me lo est√°n haciendo a m√≠, que soy su compa√Īera, imaginen a cualquier persona‚ÄĚ, reclam√≥ la viuda, frase que da un panorama claro y tr√°gico de los hechos.

‚ÄúEn M√©xico, de cada 100 delitos que se cometen, s√≥lo 6.4 se denuncian; de cada 100 delitos que se denuncian, s√≥lo 14 se resuelven. Esto quiere decir que la probabilidad de que un delito cometido sea resuelto en nuestro pa√≠s es tan s√≥lo de 0.9%‚ÄĚ, consign√≥ en su m√°s reciente informe la organizaci√≥n Impunidad Cero.

Desde el Gobierno de M√©xico, el ex subsecretario de Seguridad P√ļblica de la Secretar√≠a de Seguridad y Protecci√≥n Ciudadana, Ricardo Mej√≠a Berdeja, habl√≥ del tema con las mismas palabras, asegurando que con la pol√≠tica Cero Impunidad, se logr√≥ detener y procesar a l√≠deres criminales y que se interpondr√≠an denuncias contra jueces que ordenen liberarlos, pero los operadores de los c√°rteles siguen siendo liberados.

En Baja California esa impunidad no es reciente y los casos abundan, por ejemplo, David L√≥pez Jim√©nez Cabo 20 fue detenido y liberado en tres ocasiones antes de ser aprehendido en agosto de 2022, por el homicidio de uno de sus c√≥mplices e identificado como principal sospechoso de la autor√≠a intelectual en los asesinatos de los periodistas Margarito Mart√≠nez y Lourdes Maldonado a principios del a√Īo pasado.

Antes que él, Filiberto Parra Ramos la Perra, detenido en junio de 2009 como cabecilla de sicarios del Cártel de Sinaloa, fue liberado en junio de 2017. Las autoridades reportaron su regreso a las viejas actividades sin que se iniciara expediente en su contra, hasta que fue asesinado a balazos en mayo de 2021.

Caso similar el de Alfonso Lira Sotelo, a quien además de homicidios, lo ligaban con lavado de dinero; fue detenido en septiembre de 2014, quedó libre en noviembre de 2017 y lo mataron en septiembre de 2018.

La lista contin√ļa y muchos siguen vivos, pase√°ndose por Baja California sin una carpeta de investigaci√≥n abierta, lo mismo que la mayor√≠a de los l√≠deres criminales que llevan m√°s de 13 a√Īos identificados por Grupo Coordinaci√≥n, delinquiendo sin √≥rdenes de aprehensi√≥n en su contra.

El contexto obliga a la sociedad bajacaliforniana a vivir en estado de alerta y amenaza permanente, que deja a las autoridades representadas en la Mesa de Coordinaci√≥n por la Paz y Seguridad del Estado sin calidad moral para pedir la confianza ciudadana. Si la quieren, deben gan√°rsela con resultados reales, con detenciones que terminen en sentencias, no en las ya comunes liberaciones. 

Autor(a)

Rosario Mosso Castro
Editora de Semanario ZETA.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas