21.4 C
Tijuana
lunes, junio 17, 2024
Publicidad

OMS decide que la pandemia por COVID-19 ya no es una emergencia internacional

La Organización Mundial de la Salud (OMS) levantó, el 5 de mayo de 2023, la emergencia internacional por la pandemia por coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), que había sido declarada desde el 30 de enero de 2020.

La decisión fue anunciada por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, después de que el mismo día se reuniera el comité de emergencia del organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para analizar la actual situación de la pandemia, que en más de tres años ha afectado al menos a 765 millones de personas y ha causado la muerte de unos 20 millones.


Publicidad


“Hace mil 221 días, la OMS se enteró de un grupo de casos de neumonía de causa desconocida en Wuhan, China. El 30 de enero de 2020, siguiendo el consejo de un Comité de Emergencia convocado en virtud del Reglamento Sanitario Internacional, declaré una emergencia de salud pública de interés internacional por el brote mundial de COVID-19 , el nivel más alto de alarma según el derecho internacional”, indicó Ghebreyesus.

“En ese momento, fuera de China había menos de 100 casos reportados y ninguna muerte reportada. En los 3 años transcurridos desde entonces, COVID-19 ha puesto nuestro mundo patas arriba. Se han informado casi 7 millones de muertes a la OMS, pero sabemos que el número de víctimas es varias veces mayor, al menos 20 millones”, agregó el director general del organismo internacional.

“Los sistemas de salud se han visto gravemente afectados, y millones de personas se han quedado sin servicios de salud esenciales, incluidas las vacunas para niños que salvan vidas […] Pero la COVID-19 ha sido mucho más que una crisis de salud. Ha causado una grave agitación económica, borrando billones del PIB, interrumpiendo los viajes y el comercio, cerrando negocios y hundiendo a millones en la pobreza”, señaló Ghebreyesus, en una conferencia de prensa.


Publicidad

 


“Ha causado una gran agitación social, con fronteras cerradas, movimiento restringido, escuelas cerradas y millones de personas experimentando soledad, aislamiento, ansiedad y depresión […] La COVID-19 ha expuesto y exacerbado las fallas políticas, dentro y entre las naciones. Ha erosionado la confianza entre las personas, los gobiernos y las instituciones, alimentado por un torrente de información errónea y desinformación. Y ha puesto al descubierto las abrasadoras desigualdades de nuestro mundo, siendo las comunidades más pobres y vulnerables las más afectadas y las últimas en recibir acceso a vacunas y otras herramientas”, abundó el director general de la OMS.

“Durante más de un año, la pandemia ha tenido una tendencia a la baja, con un aumento de la inmunidad de la población a partir de la vacunación y la infección, una disminución de la mortalidad y una disminución de la presión sobre los sistemas de salud. Esta tendencia ha permitido que la mayoría de los países vuelvan a la vida como la conocíamos antes”, insistió Ghebreyesus.

“Durante el último año, el Comité de Emergencias, y la OMS, han estado analizando los datos cuidadosamente y considerando cuándo sería el momento adecuado para bajar el nivel de alarma […] Ayer, el Comité de Emergencia se reunió por decimoquinta vez y me recomendó declarar el fin de la emergencia de salud pública de interés internacional. He aceptado ese consejo”, dijo el directivo etiope.

“Por lo tanto, es con gran esperanza que declaro la COVID-19 como una emergencia de salud global. Sin embargo, eso no significa que COVID-19 haya terminado como una amenaza para la salud mundial. La semana pasada, el COVID-19 cobró una vida cada tres minutos, y esas son solo las muertes que conocemos”, acotó el director general de la OMS.

“Mientras hablamos, miles de personas en todo el mundo están luchando por sus vidas en unidades de cuidados intensivos. Y millones más continúan viviendo con los efectos debilitantes de la condición post [..,] Este virus llegó para quedarse. Sigue matando y sigue cambiando. Sigue existiendo el riesgo de que surjan nuevas variantes que provoquen nuevos aumentos de casos y muertes”, advirtió Ghebreyesus.

“Lo peor que cualquier país podría hacer ahora es usar esta noticia como una razón para bajar la guardia, desmantelar los sistemas que ha construido o enviar el mensaje a su gente de que la COVID-19 no es nada de lo que preocuparse […] Lo que significa esta noticia es que es hora de que los países hagan la transición del modo de emergencia a la gestión de la COVID-19. junto con otras enfermedades infecciosas”, dijo.

“Hago hincapié en que esta no es una decisión repentina. Es una decisión que se ha considerado cuidadosamente durante algún tiempo, planificada y tomada sobre la base de un análisis cuidadoso de los datos […] Si es necesario, no dudaré en convocar a otro Comité de Emergencia si la COVID-19 una vez más pone en peligro a nuestro mundo”, abundó el director general de la OMS.

“Si bien este Comité de Emergencia cesará ahora su trabajo, ha enviado un mensaje claro de que los países no deben cesar el suyo. Siguiendo el consejo del Comité, he decidido utilizar una disposición del Reglamento Sanitario Internacional que nunca se ha utilizado antes, para establecer un Comité de Revisión para desarrollar recomendaciones permanentes a largo plazo para los países sobre cómo gestionar la COVID-19 de forma continua”, insistió.

“En otro nivel, este es un momento de reflexión. La COVID-19 ha dejado, y continúa dejando, profundas cicatrices en nuestro mundo. Esas cicatrices deben servir como un recordatorio permanente del potencial de que surjan nuevos virus, con consecuencias devastadoras”, advirtió.

“Una de las mayores tragedias de la COVID-19 es que no tenía por qué ser así. Tenemos las herramientas y las tecnologías para prepararnos mejor para las pandemias, para detectarlas antes, para responderlas más rápido y para mitigar su impacto”, enfatizó el director general de la OMS.

EU YA NO EXIGIRÁ VACUNA CONTRA LA COVID-19 PARA ENTRAR A SU TERRITORIO

La Casa Blanca -sede del Poder Ejecutivo Federal de Estados Unidos- anunció que el 11 de mayo de 2023, pondrá fin al requerimiento de presentar la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), a turistas y funcionarios de gobierno, para ingresar a territorio estadounidense.

“Hoy anunciamos que la Administración pondrá fin a los requisitos de vacunación contra el COVID-19 para empleados federales, contratistas federales y pasajeros aéreos internacionales, al final del día 11 de mayo, el mismo día en que finaliza la emergencia de salud pública por el COVID-19″, dijo el Gobierno estadounidense, en un comunicado.

“Desde enero de 2021, las muertes por COVID-19 han caído en un 95 por ciento y las hospitalizaciones cedieron cerca de 91 por ciento. Globalmente, las muertes por covid están en sus niveles más bajos desde el comienzo de la pandemia”, señaló la Casa Blanca de EE.UU.

El Gobierno encabezado por Joseph Biden precisó que gracias a su política de vacunación se pudo inocular al 98 por ciento de los trabajadores del país, además de restringir la circulación de las variantes de coronavirus, por las medidas implementadas en la frontera con México y Canadá.

“Nuestros requisitos de vacunación contra el COVID-19 reforzaron la vacunación en todo el país, y nuestra campaña de vacunación más amplia ha salvado millones de vidas”, señaló la Casa Blanca, que también consideró que, pese a la importancia de la inoculación en Estados Unidos, el país transitaba por una “fase diferente de respuesta” y estas medidas “ya no son necesarias” en el combate contra el SARS-CoV-2.

BIDEN FINALIZA OFICIALMENTE LA EMERGENCIA POR COVID-19 EN ESTADOS UNIDOS

El presidente de Estados Unidos, Joseph Robinette Biden Jr. -mejor conocido como Joe Biden, de 80 años de edad-,, firmó, el 10 de abril de 2023, un proyecto de ley, que finalizó la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), en Estados Unidos.

La normativa denomina “H.J. Res. 7”, fue aprobada por la Cámara de Representantes, el 31 de enero de 2023, mientras que la declaratoria de emergencia nacional y de salud pública en EE.UU. por el coronavirus fue emitida en marzo del 2020, por el entonces presidente Donald Trump.

Las medidas permitían al Gobierno Federal estadounidense destinar fondos para apoyar los esfuerzos de las administraciones locales, para combatir la pandemia de la COVID-19, entre otras acciones.

Además, bajo el argumento de la emergencia sanitaria, Trump decidió aplicar el Título 42, la norma que permite la expulsión exprés de migrantes indocumentados que cruzan la frontera sur de Estados Unidos, citando razones de salud pública, pero que está programada para finalizar el 11 de mayo de 2023.

La Casa Blanca había señalado a finales de enero de 2023 su intención de dejar de considerar la COVID-19 como una emergencia nacional el 11 de mayo del presente año, para evitar consecuencias perjudiciales, como pudiera ser un “enorme caos e incertidumbre en el sistema de salud de Estados Unidos”.

LA PANDEMIA DE COVID SE TERMINÓ; YA NADIE USA CUBREBOCAS, AFIRMA EL PRESIDENTE BIDEN

Biden aseguró -durante una entrevista transmitida el 18 de septiembre del 2022-, que la pandemia del coronavirus SARS- CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), ya había terminado, y que los estadunidenses ya no estaban usando cubrebocas o mascarillas para sus actividades cotidianas.

“Se acabó la pandemia. Todavía tenemos un problema con COVID. Todavía estamos trabajando mucho en ello. Pero la pandemia ha terminado”, dijo el mandatario estadounidense, durante una entrevista con el programa de televisión ’60 Minutos’, que se transmite en la cadena CBS, y que se filmó durante el evento ‘Autoshow’, llevado a cabo en Detroit.

“Todavía tenemos un problema con el COVID. Todavía estamos trabajando mucho en ello […] pero la pandemia ha terminado. Si se fijan, nadie lleva mascarillas. Todo el mundo parece estar en buena forma. Y por eso creo que está cambiando. Y creo que este es un ejemplo perfecto de ello”, apuntó Biden en la misma entrevista televisiva, que le realizó el periodista Scott Pelley.

El 7 de agosto de 2022, el presidente de Estados Unidos, Joseph Robinette Biden Jr. -mejor conocido como Joe Biden-, salió de la Casa Blanca -ubicada en Washington D.C.-, por primera vez, desde que dio negativo por coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19).

El mandatario estadounidense viajó a su estado natal, Delaware, para reencontrarse con su esposa Jill Biden. Kevin O’Connor, médico del mandatario estadounidense, explicó que el presidente de EE.UU. dio negativo a la enfermedad el 6 de agosto del 2022, por lo que se le permitió salir de la cuarentena.

El presidente de EE.UU. había vuelto a dar positivo al SARS-CoV-2 una semana antes, pero O’Connor dijo que el estado de salud de Biden era bueno y ya no presentaba fiebre, además de que su pulso, presión sanguínea, tasa respiratoria y saturación de oxígeno eran normales. Fue tratado con el medicamento antiviral Paxlovid -desarrollado por la farmacéutica Pfizer- y sus síntomas principales fueron moqueo, fatiga y tos, según reveló su médico personal.

El mandatario estadounidense salió por primera vez del aislamiento en la Casa Blanca el 27 de julio del 2022, después de dar positivo por COVID-19 por primera vez el día 21 de ese mismo mes y año. Sin embargo, dio positivo a COVID-19 nuevamente el 30 de julio del 2022, en lo que O’Connor describió como un caso de rebote visto en un pequeño porcentaje de personas que toman el medicamento antiviral Paxlovid.

OMS MANTIENE NIVEL MÁXIMO DE ALERTA PARA LA PANDEMIA DE COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió, el 27 de enero de 2023, el mantener el nivel máximo de alerta para la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), exactamente tres años después de haber declarado la enfermedad como urgencia de salud pública internacional.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, siguió las recomendaciones del Comité de Urgencia para la COVID-19, compuesto de expertos, según un comunicado del organismo internacional, emitido el 30 de enero de 2023.

Dicho Comité declaró a la situación derivada de la COVID-19, como una emergencia de salud pública de importancia internacional el 30 de enero de 2020, en momentos en que no se había registrado aún ningún deceso de apenas 100 casos fuera de China.

“Si bien la eliminación de este virus de los reservorios humanos y animales es muy poco probable, la mitigación de su impacto devastador en la morbilidad y la mortalidad es factible y debe seguir siendo un objetivo prioritario”, indicó la OMS, en su comunicado.

El Comité aconsejó a la Organización Mundial de la Salud, que desarrolle una propuesta de mecanismos alternativos para mantener el enfoque “global y nacional” respecto al coronavirus y, a su vez, proporcione una evaluación con respecto a las implicaciones regulatorias, para desarrollar y autorizar vacunas, diagnósticos y terapias si esta emergencia se terminara en los próximos meses.

En ese sentido, el director general de la OMS agradeció al Comité, que haya “mitigado” las posibles consecuencias negativas que tendría dejar de considerar al coronavirus como una emergencia de salud pública de importancia internacional.

“A pesar de que no quiero adelantarme a la opinión del Comité de Emergencia, continúo muy preocupado por la situación en muchos países y el creciente número de muertos”, declaró Tedros a la prensa, el 24 de enero de 2023, en Ginebra, Suiza, donde se ubica la sede del organismo internacional.

Según cifras de la OMS, y desde su irrupción a finales de 2019, la COVID-19 ha provocado oficialmente 6 millones 804 mil 491 muertes al 27 de enero de 2023. Asimismo, dicha enfermedad ha causado 170 mil fallecimientos en los dos últimos meses.

LA COVID-19 CONTINÚA SIENDO UNA EMERGENCIA SANITARIA MUNDIAL, INSISTE OMS

Un Comité de la Organización Mundial de la Salud (OMS) insistió, el 19 de octubre del 2022, que la pandemia del coronavirus SARS- CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19) sigue siendo una emergencia mundial, no obstante que la declaró como tal, el 30 de enero de 2020, una determinación que ayudó a acelerar la investigación, la financiación y las medidas internacionales de salud pública para contenerla.

“Aunque la percepción pública es que la pandemia ha terminado en algunas partes del mundo, sigue siendo un acontecimiento de salud pública que continúa afectando adversa y fuertemente la salud de la población mundial”, dijo el Comité de Emergencia de la OMS.

Asimismo, el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señaló que, aunque el número de muertes semanales es el más bajo desde que comenzó la pandemia, sigue siendo elevado en comparación con otros virus.

La OMS decidió que debe continuar la declaratoria de emergencia en materia de salud por las características del coronavirus, ya que la población mundial está expuesta a los constantes cambios o mutaciones que podrían desencadenar un nuevo brote de contagios.

Después de un debate al interior del Comité de Emergencia, los miembros concluyeron que el riesgo de la enfermedad como una amenaza a la salud pública global aún está presente, aunque se ha enfrentado de manera eficaz gracias a los altos números de vacunación en todo el mundo.

“Esta pandemia nos ha sorprendido antes y es muy posible que vuelva a hacerlo”, dijo a periodistas el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una conferencia de prensa, llevada a cabo desde Ginebra, Suiza.

Según Ghebreyesus, las mejoras tras la irrupción de la pandemia de la COVID-19 son evidentes, aunque no se tiene un control pleno sobre el presente o futuro del comportamiento del coronavirus y las nuevas variantes del SARS-CoV-2

“Aunque es obvio que la situación global ha mejorado desde que empezó la pandemia, el virus sigue cambiando y siguen habiendo incertidumbre y muchos riesgos”, explicó el director general de la OMS, quien insistió en seguir con las medidas de prevención, como el uso de cubrebocas, así como el distanciamiento físico.

FIN DE LA PANDEMIA DE LA COVID-19 ESTÁ CERCA, AFIRMA DIRECTOR DE OMS

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó, el 14 de septiembre del 2022, que el mundo “nunca ha estado tan cerca del fin del fin” de la pandemia del coronavirus SARS- CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), ello después de que la semana pasada se registrara la cifra más baja de fallecidos desde marzo del 2020.

“La semana pasada el número de muertes semanales por COVID-19 cayó a su nivel más bajo desde marzo de 2020. Nunca hemos estado en mejor posición para acabar con la pandemia. Aún no ha terminado, pero su final está al alcance de la vista”, subrayó Tedros en su rueda de prensa semanal, desde la sede de la OMS, en Ginebra, Suiza.

Asimismo, el director general del organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), insistió en que parar ahora “es correr el riesgo de más variantes del coronavirus, más muertes, más problemas y mayor incertidumbre […] Alguien que corre un maratón no se detiene cuando ve la línea de meta. Corre más deprisa, con toda la energía que le queda. Y nosotros, también”.

“Todos podemos ver la línea de meta, estamos a punto de ganar. Sería verdaderamente el peor momento para dejar de correr […] Si no aprovechamos esta oportunidad, corremos el riesgo de tener más variantes, más muertos, más problemas y más incertidumbre”, enfatizó el director general de la Organización Mundial de la Salud.

No obstante, para ayudar en esta “recta final”, Tedros anunció que la OMS emitió, el 14 de septiembre del 2022, un plan de asesoramiento para políticas sanitarias nacionales, “basado en las evidencias de los últimos 32 meses sobre lo que funciona mejor para salvar vidas, proteger las redes de salud y evitar perturbaciones que afecten a la economía y la sociedad”.

Entre las recomendaciones, que mencionó el propio director general de la Organización Mundial de la Salud, figuran el invertir en la vacunación, especialmente en grupos de riesgo, la continuidad de los test de coronavirus en laboratorio para controlar posibles nuevas variantes y mejoras en los sistemas sanitarios.

Desde finales del 2019, 6.5 millones de personas han muerto por la pandemia de la COVID-19 y el SARS-CoV-2 ha causado más de 610 millones de infecciones. Sin embargo, según el último informe epidemiológico publicado por la OMS, el número de casos descendió un 28 por ciento en la semana del 5 al 11 de septiembre del 2022 respecto al mismo lapso precedente, hasta los 3.1 millones de nuevos contagios declarados. Además, la cantidad de decesos retrocedió un 22 por ciento hasta menos de 11 mil.

Según los datos más recientes de la Secretaría de Salud (SSa) del Gobierno Federal, México acumula hasta el corte del 13 de septiembre del 2022, un total de 7 millones 62 mil 822 casos y 329 mil 811 muertes por COVID-19. En las últimas 24 horas se sumaron 2 mil 886 nuevos contagios y 44 muertes por la enfermedad, con una tasa de letalidad del 4.6 por ciento.

OMS DECIDE MANTENER NIVEL DE PANDEMIA POR COVID; LLAMA A “NO BAJAR LA GUARDIA”

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), anunció, el 13 de abril del 2022, que el Comité de Emergencias -órgano compuesto por científicos independientes- recomendó no cambiar el nivel de alerta para el coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), ya que éste seguía transmitiéndose de forma intensa, su evolución era imprevisible y la mortalidad se mantenía a niveles elevados.

El director general del organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), indicó que había que continuar con los esfuerzos para que vacunas, tratamientos y otras herramientas desarrolladas para enfrentar la pandemia fueran distribuidas de forma equitativa entre los países y dentro de ellos.

Además, Ghebreyesus exhortó a que se avanzara en la inoculación de los mayores de 65 años de edad, en particular en África. “Cubrir las brechas que siguen existiendo en el acceso a las vacunas es la mejor manera de protegernos de futuros brotes”, comentó en una conferencia de prensa.

Por su parte, en la misma rueda de prensa, el presidente del Comité de Emergencia de la OMS, Didier Houssin, sostuvo que “no ha llegado el momento de relajarse con respecto a este virus”, ni de perder de vista la importancia de seguir haciendo pruebas de diagnóstico.

“No podemos dejar de vacunar, este es el mensaje que el COmité considera útil enviar a los ciudadanos y gobiernos”, señaló Houssin, quien también explicó que para que la COVID-19 dejara de estar en el nivel máximo de alerta sanitaria, debían confluir distintos criterios, entre ellos epidemiológicos y otros relacionados con impacto del coronavirus en los lugares donde la transmisión se mantenía alta.

“Es erróneo creer que menos cantidad de casos quiere decir que hay menos riesgo. Nos alegramos que haya menos muertes, pero este virus nos ha sorprendido en el pasado, así que tenemos que seguirle la pista todo el tiempo”, señaló Mike Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS.

OMS DECLARA LA COVID-19 COMO UNA PANDEMIA

El coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19) “puede caracterizarse como una pandemia”, dijo el 11 de marzo del 2020, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“La OMS ha estado evaluando este brote durante todo el día y estamos profundamente preocupados tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los niveles alarmantes de inacción. Por lo tanto, hemos evaluado que el Covid19 puede caracterizarse como una pandemia”, dijo el director general de la OMS, durante una conferencia de prensa desde Ginebra, Suiza.

Ghebreyesus informó de que tras los elevados casos de contagio del entonces nuevo coronavirus se pasó a calificar de pandemia el brote. El director general de la OMS pidió a los países intensificar las acciones para mitigar la propagación, proteger a las personas y trabajadores de salud, así como salvar vidas.

“Pandemia no es una palabra para usar a la ligera o descuidadamente. Es una palabra que, si se usa incorrectamente, puede causar un miedo irrazonable o una aceptación injustificada de que la lucha ha terminado, lo que lleva a sufrimiento y muerte innecesarios”, indicó Ghebreyesus.

“Describir la situación como una pandemia no cambia la evaluación de la OMS de la amenaza planteada por este coronavirus. No cambia lo que está haciendo la OMS, y no cambia lo que los países deberían hacer”, insistió el director general del organismo internacional.

“Nunca antes habíamos visto una pandemia provocada por un coronavirus. Y nunca antes hemos visto una pandemia que pueda controlarse al mismo tiempo. La OMS ha estado en modo de respuesta completa desde que nos notificaron los primeros casos”, abundó Ghebreyesus.

“El mandato de la OMS es la salud pública. Pero estamos trabajando con muchos socios en todos los sectores para mitigar las consecuencias sociales y económicas de esta pandemia […] esta no es solo una crisis de salud pública, es una crisis que afectará a todos los sectores, por lo que cada sector y cada individuo deben participar en la lucha”, insistió.

“He dicho desde el principio que los países deben adoptar un enfoque de todo el gobierno y de toda la sociedad, construido en torno a una estrategia integral para prevenir infecciones, salvar vidas y minimizar el impacto”, recalcó Ghebreyesus.

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedo
Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarezacevedo.com
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas